Galicia gana peso en el panel español de proveedores del sector aeroespacial

La Voz de GaliciaVigo, 5 de diciembre de 2018

La participación de empresas del metal, ingeniería y sistemas en los principales proyectos dispara su negocio un 4,5 %

La industria aeroespacial gallega arrancó el 2018 concontratos firmados para participar en los principales programas lanzados por los cinco mayores constructores aeronáuticos del mundo: el consorcio europeo Airbus, el estadounidense Boeing, el portugués Embraer, el canadiense Bombardier y el gigante estatal chino Comac.

En la cartera de pedidos figuraba también el cohete espacial europeo Ariane 6 y otros proyectos que, a punto de cerrar el ejercicio, se traducen en un volumen de negocio estimado de 225 millones de euros, un 4,5 % superior al año anterior, según datos de la patronal Tedae (Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica y Espacio), que otorga a Galicia un 2 % de peso en el conjunto de una industria que este año rondará los 11.200 millones de facturación.

El sector aeronáutico en España

No es un sector fácil. De esto hablaron ayer los empresarios asistentes a la presentación de la agenda sectorial de la industria aeronáutica elaborada junto al Ministerio de Industria, un acto que las compañías aprovecharon para pedir a la ministra Reyes Maroto un mayor apoyo de las Administraciones.

La nueva agenda sectorial tiene como objetivo duplicar la facturación del sector (casi 9.000 millones, sin contar Espacio y Defensa, en el 2017) hasta alcanzar el 1 % del producto interior bruto el 2025 (actualmente se sitúa en el 0,77 %)

La competencia es feroz, los pedidos de componentes de los grandes constructores se licitan a nivel global y, además de las rigurosas certificaciones, los constructores exigen precios competitivos. Aunque despacio, e incluso por detrás de muchas comunidades (Andalucía, Madrid o Castilla-La Mancha son las grandes referentes), Galicia no lo está haciendo mal.

Así lo afirmó el presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego, Enrique Mallón, que acudió al acto del ministerio en representación de la industria gallega. «El sector necesita seguir incrementando su participación en nuevos proyectos y Galicia puede crecer mucho en la aeronáutica mundial. Estamos presentes en proyectos en China, Seattle [EE. UU.], Canadá o Bélgica; y nuestras empresas ya trabajan para todos los fabricantes mundiales y para los principales proveedores del primer nivel», explicó.

Según los datos que presentó Tedae, las previsiones de crecimiento son muy favorables para el transporte aéreo. Se sitúan en el 4,4 % anual en las próximas dos décadas, y diversas estimaciones calculan que en el 2035 se necesitarán más de 30.000 nuevas aeronaves comerciales.

La carrera que mantienen Airbus y Boeing por liderar el negocio aeronáutico mundial favorece unos planes de construcción muy ambiciosos, que cuentan con un panel de más de 6.000 proveedores de componentes de todo el mundo, entre ellos los gallegos Delta Vigo, Coasa y, en menor medida, Laddes Work, Utingal…; así hasta una docena larga de auxiliares certificadas.

Aviones y cohetes

Solo Delta Vigo tiene cerrados contratos para nueve modelos diferentes de aviones.

Por volumen, los mayores paquetes adjudicados son para los modelos A-380 y A-330 de Airbus, pero también participan en los Boeing B-737 y B-787, este último producido en Charleston (Carolina del Sur).

La canadiense Bombardier, en plena expansión de su modelo comercial CS 300, de 160 plazas, también está entre los clientes a los que se acaba de incorporar Comac con el proyecto C9 19, que es la apuesta de China para competir con Boeing y Airbus. Cerró el 2017 con 30 millones facturados y 184 empleados.

Coasa también ha visto incrementada este año su carga de trabajo. La filial ourensana del grupo Aernnova fabrica dos componentes del modelo A-320 Neo, del que China ha pedido 180 unidades (se suman a las 80 para la mexicana Volaris y las 250 para la aerolínea india Indigo): las puertas del tren de aterrizaje y los spares (repuestos) del estabilizador horizontal. El contrato incrementará la actividad también de sus auxiliares Utingal y Laddes Work.

Además de los proyectos aeronáuticos, Delta y Utingal están inmersas en el desarrollo del cohete europeo Ariane 6, cuyo lanzamiento está previsto para el 2020.

 

 

 

 

 

La aeronáutica gallega pone en marcha su aceleradora de empresas

Diario AtlánticoVigo, 27 de noviembre de 2018

La Aeronautic Business Factory (ABF), impulsada por la Axencia Galega de Innovación (GAIN) se estrena este viernes en Lugo (As Rozas) con su presentación oficial y la primera convocatoria que pondrá en marcha, a la que se podrán presentar candidatos de todo el mundo.

Como novedad, no solo tendrán cabida proyectos relacionados con la industria de los drones civiles, sino que a petición del sector se van a incluir también iniciativas de la aeronáutica tradicional, de aviación comercial y civil. “Lanzaremos retos tecnológicos y promocionaremos la aceleradora a nivel nacional e internacional”, indica Enrique Mallón, presidente del Clúster Aeronáutico de Galicia, institución que coordina la ABF.
La nueva entidad dispondrá de un presupuesto cercano a los 5 millones de euros hasta 2021 y los proyectos seleccionados para la incubadora de empresas y para la aceleradora dispondrán de financiación de dicha aceleradora así como el uso gratuito o bonificado del aeródromo de Rozas o disponibilidad de aeronaves de Indra para probar sus sistemas.
En una primera fase se identificarán una veintena de proyectos, de los que 9 corresponderán a ideas en fase temprana de gestación que provendrán principalmente de universidades (spinn-offs), empresas independientes (start-ups) o de escisiones de empresas (spin-outs). Las otras diez iniciativas serán de pymes del sector aeroespacial ya en marcha o con un modelo de negocio que se encuentre en fase de crecimiento.
Entres los promotores de la ABF se encuentra la Xunta, a través de la Axencia Galega de Innovación, Indra Badcok, el Instituto Galego de Promoción Económica (Igape), la Fundación CEL y el CTAG, mientras que el clúster del sector, que tiene su sede en Vigo, será el representante de todos los colaboradores en el comité ejecutivo.

 

 

 

Tres tecnológicas gallegas se asocian a Boeing para desarrollar drones en Rozas

La Voz de Galicia, Vigo, 24 de noviembre de 2018

Centum, Televés y Gradiant constituyen un consorcio que liderará la aeronáutica

El constructor aeronáutico Boeing se instalará en Galicia para desarrollar sistemas de seguridad aérea, pero no lo hará en solitario, sino en consorcio con tres empresas tecnológicas especializadas en sistemas de telecomunicaciones.

Las firmas gallegas Centum, Televés y Gradiant son socias del proyecto que estará tutelado desde el Centro Europeo de Investigación y Tecnología de Boeing (Boeing Research & Technology-Europe o BR&T-E).

Este consorcio dispondrá de 10,5 millones (4 millones puestos por el grupo aeronáutico, a los que hay que sumar 6,5 millones de la Xunta) para encontrar soluciones tecnológicas a los retos en materia de seguridad que ya está generando el despliegue de los aviones autónomos en los espacios aéreos compartidos con la aviación convencional.

En la sociedad entran también la firma madrileña Soticol Robotics y la Universidade de Vigo, que realiza una investigación académica puntera en aspectos relacionados con las tecnologías del proyecto.

Las firmas gallegas que acompañan a Boeing no son socios menores. Gradiant (Centro Tecnológico de Telecomunicaciones de Galicia), con sede en Vigo, trabaja desde hace años en sistemas de navegación y posicionamiento de aeronaves no tripuladas. Tiene patentes en tecnología de localización de personas extraviadas mediante la combinación de telefonía móvil y drones. Y entre sus innovaciones con mayores perspectivas de mercado destaca un sistema que logra detectar, identificar y derribar, si es preciso, aeronaves no tripuladas que se encuentren operando en situación de ilegalidad o que supongan una amenaza para las personas.

En este campo de seguridad antidrones trabaja también Centum, una empresa con sede en Vigo especializada en tecnologías punteras en el campo de las comunicaciones para gestión y seguridad del tráfico aéreo. Y en la misma línea trabajaTelevés, firma compostelana especialista en servicios de telecomunicaciones y en la fabricación y comercialización de sistemas de recepción y distribución de señales de televisión y radio.

«Hemos hecho un gran esfuerzo para presentar una opción competitiva y atractiva para Galicia y su industria local», dijo este viernes José Enrique Román, director general de Boeing Research & Technology.

Según explicó la adjudicataria del proyecto, el consorcio liderado por Boeing ha adquirido el compromiso de formar en aeronáutica a estudiantes para que los drones tengan un «alto impacto» en Galicia.

JAIME DE RÁBAGO, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE TECNOLOGÍA DE DEFENSA, AERONÁUTICA Y ESPACIO

«Galicia ya es un referente en el sector aeroespacial»

Jaime de Rábago es presidente de Tedae (Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Aeronáutica y Espacio), la gran patronal del sector, desde enero de este año. Hace unos días estuvo en Vigo y, en el Círculo de Empresarios de Galicia, afirmó con rotundidad que «la industria gallega tiene aún mucho que decir en el sector».

-¿Qué peso tiene Galicia en el sector aeroespacial español?

-Galicia ya tiene un lugar destacado en el conjunto de la industria aeroespacial y de defensa de España. Casi el 2 % del volumen total de la facturación de los cuatro sectores de Tedae corresponde a empresas gallegas tan dinámicas como Delta Vigo, Coasa, Centum, Altran, Urovesa, Navantia o Segula. Es una comunidad que está adquiriendo protagonismo creciente, y en buena medida gracias al impulso conjunto de empresas, universidad y Xunta. Además, el sector cuenta con dos polos tecnológicos de referencia, como el Centro gallego de Innovación Aeroespacial (Cinae) y el Centro de Investigación Aerotransportada de Rozas (CIAR), en Lugo. Sin olvidar la importante actividad en investigación del grupo aeroespacial de la Universidade de Vigo. Hay un tejido muy consistente.

-El sector de los aviones no tripulados está en auge. Galicia está haciendo una apuesta muy fuerte. ¿Tenemos potencial para ser un referente en drones?

-Sin duda, el potencial es enorme. Ese impulso decidido de empresas, universidad y Xunta al que me acabo de referir está convirtiendo a esta comunidad en una referencia de primer nivel en aeronáutica, y muy en especial en el desarrollo y fabricación de aviones no tripulados, que es un mercado con enorme potencial de crecimiento. Proyectos de aeronaves no tripuladas, como Targus o Lumes se sitúan en la vanguardia tecnológica para la lucha contra incendios o la protección del medio marino.

-La aeronáutica española , Galicia incluida, debe buena parte de lo que es a Airbus. ¿Esa dependencia es buena?

-La alta participación de nuestras empresas en los programas internacionales de Airbus ha permitido desarrollar una sólida base industrial aeronáutica en España. Ha actuado de empresa tractora de otros proveedores de estructuras, equipos o materiales, y los ha capacitado tecnológicamente para trabajar también para otros grandes fabricantes como Boeing, Bombardier o Embraer. La presencia de Airbus en España nos permite decir con orgullo que la mitad de los aviones de más de cien plazas que hay en el mundo vuelan hoy con tecnología española y gallega

-¿En qué es buena la industria española, dentro de este sector?

-España es actualmente uno de los pocos países con capacidad para diseñar y fabricar un avión de principio a fin, compitiendo con FranciaAlemania, el Reino Unido o Italia. Nuestras empresas tienen presencia en todos los segmentos de fabricación, ingeniería y mantenimiento de una aeronave, y destacamos en aeroestructuras, propulsión, equipos y sistemas.

-¿Qué previsiones de crecimiento de la industria aeronáutica en España manejan en la Tedae?

-Las previsiones de crecimiento son muy favorables para el transporte aéreo. Se sitúan en el 4,4 % anual en las próximas dos décadas, y diversas estimaciones calculan que en el 2035 se necesitarán más de 30.000 nuevas aeronaves comerciales. Serán aviones de menor peso que estarán dotados con mayores avances tecnológicos. Y también equipos de gestión del tráfico aéreo. Nuestras industrias están en buena posición para abordar con razonable optimismo el futuro.

 

Boeing aterriza en Galicia con cuatro millones de inversión y 58 empleos

La Voz de Galicia, Vigo, 26 de noviembre de 2018

Recibe a cambio 6,5 millones de la Xunta con el encargo de investigar sistemas de seguridad para espacios aéreos

El aterrizaje de Boeing en Galicia ha sido suave. Cuatro millones de euros de inversión, tratándose del gigante norteamericano, saben a bien poco. Pero es un primer paso que sitúa la comunidad en el mapa del constructor aeronáutico.

Boeing no ha venido así sin más. Ha habido que traerlo. Mediante una licitación pública lanzada por la Xunta, que convertía al ganador en adjudicatario directo de una partida de 6,5 millones de euros y un encargo: desarrollar tecnología que permita que aviones tripulados y no tripulados puedan operar con seguridad en el mismo espacio aéreo, sin interferencias y sin riesgos.

El constructor estadounidense obtuvo la mayor puntuación, y este jueves el Consello de la Xunta aprobó la adjudicación del proyecto. No constan plazos para que Boeing presente resultados, pero sí el compromiso del grupo aeronáutico de involucrar en el proyecto a la industria gallega y de atraer a la comunidad a los «grandes actores» (dice el documento oficial) de la seguridad aérea.

Según informó este jueves la Consellería de Economía e Industria, está previsto que la actividad de Boeing en el polo aeronáutico de Rozas (Lugo) genere carga de trabajo para la creación de 58 puestos de alta cualificación.

El constructor americano, por su parte, considera que se trata de un proyecto estratégico para el negocio futuro que se moverá en torno a la aviación no tripulada, que a día de hoy se encuentra frenada precisamente por los problemas de seguridad que estos aparatos generan a la aviación comercial.

Impulso económico

La Administración gallega está convencida de que hay todo un nuevo sector tecnológico e industrial latente en torno a estos pequeños aparatos de vuelo por control remoto, y no escatima presupuesto para impulsarlo.

Al tiempo que hizo oficial la adjudicación de Boeing, el Consello da Xunta anunciaba dos contratos más (la suma total licitada es de 14 millones de euros), uno de ellos enfocado al desarrollo de sistemas aéreos autónomos para control y seguridad de la flota pesquera, que dará respuesta a las necesidades expuestas por la Consellería do Mar. El otro deberá centrase en la innovación de tecnologías no tripuladas para el control de infraestructuras y medio ambiente.

Dos consorcios de empresas, el primero formado por Imatia Innovación, Cartogalicia e Industrias Ferri y el segundo por Adantia, Indra Sistemas y Sixtema, asumirán sendos encargos.

La Xunta recordó este jueves que el polo aeronáutico de Galicia, en el que la Administración gallega tiene como socios industriales las empresas Indra y Babcock, comprende una inversión de 115 millones de euros en programas de I+D.

Está previsto que el desarrollo de estos tres programas adjudicados genere empleo directo para 103 trabajadores, incluidos los 58 de Boeing.

Dice el plan estratégico del Ministerio de Fomento para este sector que en el 2035 existirá una flota de unos 51.400 drones de uso profesional en España. Su presencia multiplicaría por diez los actuales registros, que sitúan el número de aparatos en activo en el entorno de los 4.200. Fomento calcula, además, que la actividad desarrollada por los negocios que utilicen los drones alcanzará una facturación de 1.200 millones de euros y generará 11.000 empleos.

 

El registro gallego de operadores de drones suma ya 240 empresas

El tirón de la iniciativa público-privada representada por el CIAR (Centro de Investigación Aeroportada de Rozas), impulsado por la Xunta y sus socios Indra y Babcock (Inaer), ha tenido un efecto inmediato en la iniciativa emprendedora. En apenas tres años, este incipiente sector gallego ha pasado de contar con 14 operadores (año 2015) a sumar a estas alturas de noviembre del 2018 un total de 240 empresas autorizadas por AESA, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. Se reparten así: 103 en A Coruña, que lidera el sector gallego, 88 en Pontevedra, 25 en Lugo y 24 en Ourense. De momento, la mayor parte del sector se dedica a trabajos de tipo audiovisual y cartografía. En menos de dos años, Galicia ha puesto en marcha además cinco escuelas oficiales de formación de pilotos de aviones no tripulados.

 

 

 

 

 

EL CONSORCIO AERONÁUTICO GALLEGO CELEBRÓ UNA ASAMBLEA GENERAL EXTRAORDINARIA EN A CORUÑA

Nota de prensa

Vigo, 19 de noviembre de 2018

 

El Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) celebró hoy, lunes 19 de noviembre, una Asamblea General Extraordinaria, en las instalaciones de la Fundación de Ingeniería Civil de Galicia en A Coruña (E.T.S. de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de A Coruña), en la cual han participado una treintena de empresas.

 

La Asamblea comenzó con la apertura Enrique M. Mallón, Presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego recordando algunas de las actividades que se han llevado a cabo desde entonces como: El II Congreso Internacional Aeronáutico y Espacial de Galicia, las Conferencias del evento AIR SUMMIT PORTUGAL 2018, la recepción en la sede del CAG del Embajador de la República Dominicana en España D. Olivo Andrés Rodríguez Huertas, la firma de un Convenio de colaboración entre el Consorcio Aeronáutico Gallego con Aeronautics, Space and Defense Portugal y con Boeing, entre otras.

El Presidente recordó que, desde el pasado mes de mayo de 2018 el Consorcio Aeronáutico Gallego es miembro honorario de Supply chain Progress towards Aeronautical Comunity Ecellence, SPACE ESPAÑA, así como que desde el pasado 1 de junio el Consorcio Aeronáutico ha sido aceptado como entidad colaboradora de la Plataforma Aeroespacial Española.

 

A continuación, se informó a los asistentes sobre Congresos y Jornadas Técnicas previstas, como:

-Jornada sobre Innovación, cobertura de riesgos y pasos para la digitalización, hoy a las 16:30 en la Fundación de Ingeniería Civil de Galicia en A Coruña, en colaboración con Compitte.

-Participación en la candidatura del Proyecto Europeo VITAL, “Validación y transferencia de tecnologías para monitorización medioambiental de zonas costeras transfronterizas con vehículos no tripulados”.

III Congreso Internacional Aeronáutico y Espacial de Galicia, que tendrá lugar en el mes de mayo en Santiago de Compostela.

-II Edición CEMA 2019, cuyo objetivo es el rediseño de contenidos, ampliar el temario en el ámbito de materiales y dirigirlo también a trabajadores de Formación profesional, perfiles técnicos e ingenieros.

 

Enrique M. Mallón manifestó que “El Consorcio Aeronáutico Gallego participará activamente en la Business Factory (BFAero), iniciativa de carácter vertical orientada a promover la creación y aceleración de empresas innovadoras en la cadena de valor del sector aeroespacial de Galicia, que capten, atraigan y retengan talento, y que contribuyan a fortalecer el posicionamiento del sector y a incrementar su proyección internacional”. Una de las prioridades de esta iniciativa son los materiales y procesos industriales en la fabricación de estructuras y componentes asociados, entre otras.

Por otro lado, se ha llevado a cabo una visita al laboratorio de la Fundación de Ingeniería Civil de Galicia, y el túnel de viento del Grupo de Mecánica de Estructuras. Dicho grupo está constituido por un grupo de profesores e investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad da Coruña dedicados a la docencia, la investigación y a la aplicación práctica de los avances científicos en el ámbito de la ingeniería de estructuras.

 

JORNADA INNOVACIÓN, COBERTURA DE RIESGOS Y PASOS PARA LA DIGITALIZACIÓN

 

El Consorcio Aeronáutico Gallego celebró una Asamblea General en la Escuela de Ing. de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de A Coruña, que es uno de los socios del Consorcio Aeronáutico.

Fotografía de la visita 

 

La jornada se inició con la visita a algunas de las instalaciones relacionadas con el Sector Aeroespacial, como la sala de ordenadores del Grupo de Mecánica de Estructuras, donde los asistentes recibieron información de los trabajos realizados por esos investigadores para la empresa AIRBUS en los programas de las aeronaves A380, A350 y A340.

Tras ello visitaron los dos túneles de viento, el primero de ellos está dedicado a ensayos aeroelásticos de perfiles alares y tableros de puentes y pudieron presenciar uno de estos experimentos.

Seguidamente, accedieron al túnel de viento de capa límite, donde recibieron explicaciones sobre las amplias capacidades de esta instalación para el sector de la ingeniería eólica.

Ambos túneles son únicos en Galicia y sus prestaciones son las más avanzadas a nivel español y competitivas a nivel mundial. En ellas se llevan a cabo investigaciones avanzadas y establecen colaboraciones con empresas.

 

Fotografía de la visita 

 

El Presidente afirmó que “El Consorcio Aeronáutico Gallego participó en la manifestación de interés de los Digital Innovation HUBs”. Por un lado, HUB INNFAB 4.0, coordinado por ASIME cuyo objetivo es el aumento de la intensidad y tecnológica de la estructura industrial de Galicia; y por otro, SMART MOBILITY HUB, coordinado por CTAG, cuyo objetivo es la diversificación de los sectores tractores gallegos hacia nuevos procesos y productos de alto valor añadido.

 

Asamblea de altos vuelos en A Coruña del Consorcio Aeronáutico

El Correo Gallego, 20 de noviembre de 2018

El Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) celebró ayer una asamblea general extraordinaria en las instalaciones de la Fundación de Ingeniería Civil de Galicia en la E.T.S. de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de A Coruña -uno de sus socios-, en la que participaron treinta empresas. Enrique Mallón, presidente del CAG, destacó que “la industria aeronáutica en Galicia tiene mucho presente y todavía más futuro”.

 

 

Vigo consolida su liderato nacional en satélites con lanzamientos comerciales

Atlántico, 5 de noviembre de 2018

 

Ya son seis los pequeños satélites “made in Vigo”  de la mano de la Universidad y el Centro de Innovación Aeroespacial. Tres han sido lanzados, “Lume” será  el cuarto y los nuevos son encargos de empresas

Primero  la Universidad de Vigo y ahora el Centro gallego de Innovación Aeroespacial (CINAE) han consolidado el diseño y montaje de satélites artificiales, la mayoría de pequeño tamaño desde su sede del edificio aeroespacial de Zona Franca Vigo en Porto Molle, en Nigrán y ya son seis los construidos  con el “made in Vigo”, de ellos tres lanzados. Vigo es ta el primer centro en España en este campo, seguido de las universidades politécnicas de Barcelona y Madrid, con un proyecto cada uno.

CINAE es una fundación privada sin ánimo de lucro fundada por la Universidad de Vigo, Consorcio Zona Franca de Vigo, Airbus Defensa y Espacio, UDEGA, Delta Vigo y el Consorcio Aeronáutico Gallego. Su nacimiento es la lógica evolución y crecimiento del Grupo Aeroespacial de la Universidad de Vigo en el ámbito de pequeños satélites, de forma que Fernando Aguado, que dirigía el equipo universitario está también en CINAE. La diferencia es que mientras las primeras unidades estaban vinculadas a planes educativos, los nuevos satélites son encargos comerciales sujetos a fuertes cláusulas de confidencialidad.

Los tres primeros corrieron a cargo de programas de investigación del grupo aeroespacial de la universidad de Vigo, que en breve enviará al espacio al cuarto, llamado “Lume”. Los dos próximos están ya en fase avanzada que  ya forman parte del trabajo de CINAE. Según señalaron fuentes del centro aeroespacial vigués, en estos momentos ya está listo una nueva unidad para su lanzamiento en Estados Unidos y para el próximo año habrá otro satélite más, este de mayores dimensiones. Son aparatos de alta precisión que pueden realizar operaciones de control, pero la clave es que se trata de proyecto comerciales que suponen el desarrollo efectivo de la nueva actividad para Vigo y su área.

Las misma fuentes insistieron en  que todo el proceso está sujeto a confidencialidad por lo que no pueden ofrecerse datos sobre los clientes. No obstante, se sabe que el primero que enviarán al espacio, y que supondrá el 958 de los que se estiman que orbitan la Tierra, estará dedicado a monitorizar aviones, tras conseguir un contrato de la empresa catalana Aistech. Su misión será formar parte de una red global para recoger información en cualquier parte del mundo, al entender que los aviones sobrevuelan zonas “oscuras”, sin radares.

Las mismas fuentes indicaron que el centro aeroespacial en Zona Franca Vigo es a día de hoy el más importante en España por lo que puede convertirse en un nicho de mercado, como señala Enrique Mallón, presidente del Cluter Aeroespacial de Galicia.

 

 

 

 

Aeronáutica, eólica marina, drones o biotecnología sectores de futuro en Vigo

Atlántico, 4 de noviembre de 2018

 

 

La economía viguesa ya es más que automoción, naval y pesca, con sectores emergentes que cada vez tienen más peso. Los empresarios se adentran en nuevas actividades como las TIC o BIO en ámbitos estratégicos y destacan la ventaja de la concentración de centros tecnológicos en Vigo y su área 

Vigo es mucho más que automoción, naval y pesca. Hay sectores emergentes con mucho futuro en los que las empresas del área ya han hecho una apuesta que crece, entre ellos el aeronáutico, drones, robótica, eólica marina o biotecnología, además del sector TIC (tecnologías de la información y comunicación), donde Vigo coloca ya a firmas punteras y hasta es la sede del Consorcio Aeronáutico de Galicia.

El secretario general de Asime y presidente del Consorcio Aeronáutico, Enrique Mallón, explica que “varias de nuestras empresas están adentrándose en nuevas actividades o segmentos”, como “la aeronáutica, que tiene posibilidades de crecimiento”, pero también “la fabricación de elementos o embarcaciones para parques eólicos marinos, que tiene mucho recorrido”.

Considera Mallón que “debemos incrementar la presencia en la eólica marina como sucede en otros puntos de Europa. En Asime, a través del Grupo Gallego de Energías Marinas (GOE), lo estamos desarrollando pero hay que empujar más”, señala.

Coincide el presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, Jorge Cebreiros, en destacar el sector aeronáutico, “que ya cuenta con empresas que han apostado muy fuerte por el área metropolitana de Vigo”, sin olvidar que el Consorcio de la Zona Franca cuenta con el Centro de Innovación Aeroespacial de Galicia en Porto do Molle, donde ya están instaladas empresas como Delta, con contratos en marcha con compañías internacionales punteras como Embraer, Boeing o Bombardier, y Marine Instruments, que está desarrollando un ambicioso proyecto de drones para la flota pesquera.

Cebreiros pone el acento también en el sector TIC, “que está impulsando proyectos de drones e industria 4.0, enfocados en sensorización y digitalización de procesos, visión artificial y visión aumentada o mixta”.
Considera el presidente de la patronal de la provincia de Pontevedra que “deberíamos hacer una apuesta muy firme por desarrollar masa crítica en dos líneas de negocio por los que siento una especial debilidad profesional (proviene de la Química) como son la Biotecnología y la Nanotecnología, dirigidas tanto al sector farmacéutico como al agroalimentario”. En este sentido explica que “todo el desarrollo de los nano elementos aplicados a la medicina y a la alimentación creo que tiene un gran potencial por delante en el futuro inmediato”, precisa.

Destaca asimismo el presidente de la CEP “la concentración de centros tecnológicos y de investigación de la que podemos presumir en Vigo y su área metropolitana, a los que podemos agregar los del Norte de Portugal, con especial mención al Instituto de Nano Tecnología de Braga”.

Vigo diseña drones para poner coto a la basura en las playas

Atlántico, 25 de octubre de 2018

El informe final del proyecto se presentará en Madrid en diciembre y después en Bruselas

La lucha contra la basura en las playas cuenta con unos nuevos aliados, los drones, que ayudarán a agilizar las labores de cuantificación y clasificación de residuos, labor que en la actualidad se realiza mediante métodos tradicionales, para saber con exactitud la dimensión del problema. Esta es la filosofía con la que nació el proyecto LitterDrone, financiado por la Comisión Europea y que ha sido desarrollado por un consorcio que integran la Universidad de Vigo, la Asociación Española de Basuras Marinas y la empresa Grafinta SA. Su objetivo es patentar un sistema piloto para la caracterización de la basura marina en las costas de Europa con la ayuda de drones equipados con cámaras de alta resolución.

Las imágenes obtenidas son procesadas a través de un software especializado de reconocimiento de imagen que permite una rápida caracterización de la basura marina hallada en los muestreos.

El director del proyecto, Fernando Martín, profesor de la Escuela de Telecomunicaciones de la Universidad de Vigo, explicó que toda esta información puede ser de utilidad para que los organismos pertinentes diseñen e implementen medidas de prevención y mitigación contra la basura marina.

En la actualidad las labores de muestreo se realizan a pie de playa en 26 arenales españoles cuatro veces al año, en cada una de las estaciones. El uso de drones permitiría estudiar playas remotas o de difícil acceso, sobre todo en invierno, y aumentar la frecuencia de las campañas de recogida de residuos. La utilidad de estos muestreos está en que permiten determinar que tipo de basura se encuentra, dónde y en qué épocas del año, y diferenciar entre la que generan los bañistas, los procedentes de colectores de la red de saneamiento o los aparejos de pesca o acuicultura que el mar lleva hasta la arena.

El equipo de LitterDrone eligió las playas de A Lanzada y de Rodas (Cíes), como banco de pruebas. Pese a ser playas, sobre todo la segunda, enclavada en un parque nacional, en el que los usuarios son “bastante responsables”, la basura llega también a sus arenales, principalmente la que arrastra el mar. De ahí la necesidad de las instituciones de establecer prioridades a la hora de acometer labores de limpieza en las playas. LitterDrone  se presentará en Madrid en diciembre antes de enviar a Bruselas el informe final del proyecto.

En una segunda fase van a  explorar nuevas vías de implementación de esta tecnología, como la detección de basura flotante en mar abierto, en el medio submarino o en la exploración de fondos oceánicos.

La innovación gallega despega gracias a los aviones no tripulados

Atlántico, 23 de octubre de 2018

Los drones se han convertido ya en una constante en el paisaje urbano y rural. Hasta hace poco los vehículos no tripulados eran cosa de ciencia ficción, pero su presencia está creciendo a un ritmo tan acelerado que cada vez son más los sectores que pueden disfrutar de las grandes posibilidades que ofrecen estas innovaciones. Estos aparatos son herramienta de uso diario en muchas profesiones y en esta creciente industria Galicia tiene mucho que decir. Las innovaciones que se están desarrollando desde hace ya unos años en el polo tecnológico e industrial de Rozas pueden colocar a la comunidad en un lugar privilegiado dentro de un mundo que tiene mucho futuro y que puede convertirse en una de las claves de la economía.

Conscientes de que esta tecnología es parte estratégica de las innovaciones y del futuro económico, la Administración gallega continúa peleando para convertir Rozas en un centro de referencia. La Xunta acaba de adjudicar los seis primeros contra tos de los diez licitados a través de la Compra Pública Innovadora (CPD, AP dentro del Programa de Solucións del polo aeronáutico de Rozas. Con estos proyectos, basados en el uso de vehículos no tripulados, el objetivo que persiguen es el de obtener nueva información geolocalizada que permita una mejor gestión y una planificación eficiente del territorio. Pero hay más. Porque gracias a estos proyectos se puede conseguir un aprovechamiento mucho más óptimo de os recursos del medio rural y en especial de toda la actividad económica vinculada al sector agrícola. Una muestra de que incorporar las últimas tecnologías puede ayudar a exprimir al máximo todo el jugo de los sectores más tradicionales.

Los seis consorcios participantes, formados por 12 empresas y un centro tecnológico, desarrollarán para la Xunta de Galicia (que actúa como primer cliente) soluciones innovado- ras para la prestación de servicios públicos a través del uso de vehículos no tripulados. El proyecto supondrá un gran impulso para las compañías de la comunidad , puesto que el 75 % de las empresas participantes son gallegas, mientras que el 63 96 trabajan por primera vez en el marco del polo de Rozas. Estas cifras son una demostración de que el programa cumple uno de sus grandes objetivos: dar oportunidades a las pequeñas y medianas empresas de Galicia, y no solo a las que se mueven en el ámbito aeronáutico, sino también a sociedades de otros sectores estratégicos para Galicia como el TIC.

UNO DE LOS OBJETIVOS ES APROVECHAR MEJOR LOS RECURSOS DEL MEDIO RURAL

Mayor información

Tres de los contratos fueron licitados a través de la Axencia Galega de Innovación (Gain), y cuentan con la colaboración del Instituto de Estudos do Territorio para desarrollar soluciones destinadas a la gestión territorial. Y es que estos proyectos permitirán, a través de vehículos no tripulados, contar con más información, de mayor calidad y más precisa para dar soporte a la planificación urbanística del territorio. De esta forma, se podrán promover nuevos modelos de negocio vinculados a la geolocalización. Los otros tres contratos fue- ron licitados por la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega) en el marco del programa Primare para desarrollar una plataforma tecnológica que mejore la competitividad del sector agrícola, mejorando así su acceso y posicionamiento en los mercados con la prevención del fraude y la garantía de la calidad, seguridad y trazabilidad de lo: productos. Pero todavía hay muchas oportunidades para seguir encontrando proyectos interesantes para la economía gallega, y las previsiones que manejan desde las administraciones públicas apuntan a que las cuatro licitaciones restantes se adjudiquen a lo largo de este año y que, próximamente, se licite una más para la atención cardiovascular de peregrinos en el Camino de Santiago a través de aviones no tripulados.

150 millones

Las cifras permiten hacerse una idea de lo que puede su- poner el sector de los drones para la economía gallega. Con una movilización inicial pro- gramada de 150 millones de euros, el polo tecnológico e industrial de Rozas-además de este Programa de Solucións financiado al 80 % con fondos Feder-incluye un presupuesto de 115 millones de euros a través del programa de I+D, en los que la Xunta cuenta con dos socios estratégicos: Indra y Babcock. Estas dos multinacionales aportan 75 millones a este proyecto tan competitivo. Además, hay un presupuesto disponible de 10 millones de euros para el Centro de Investigación Aerotransportada de Ro- zas. Gracias al uso de la Compra Pública Innovadora (CPID, la Administración gallega podrá contar con soluciones innovadoras que tendrán un impacto directo en la sociedad, redundando en una mejora de los servicios públicos que se ofrecen a los ciudadanos, y adecuándolos a las necesidades y a las tendencias socioeconómicas No son las únicas consecuencias. Porque también generarán un efecto tractor sobre el tejido empresarial que permitirá incrementar la competitividad de las compañías gallegas y, además, crear empleo cualificado.

Cómo gestionar la información recogida

Atlántico, 23 de octubre de 2018

Los drones pueden ser una gran fuente de información para la sociedad. Los resultados de sus estudios permiten mejorar sectores tan importantes para la economía gallega como el agrícola o el ganadero. Pero gestionar todos los pequeños datos cosechados por estos vehículos no tripulados no siempre es tarea sencilla. Y este es el reto al que se han propuesto encontrar solución a través del proyecto Terra 1 varias empresas gallegas. El consorcio formado por Six tema, Insitu y Cartogalicia tiene su objetivo claro: crear un sistema de almacenamiento capaz de gestionar la ingente cantidad de información que cada día recogen los drones que sobre- vuelan toda la comunidad. «A lo largo de toda Galicia hay a diario drones sobrevolando el territorio y realizando diferentes operaciones con las que genera información con componentes geoespaciales. A lo largo de los próximos años se generará tal volumen de información que habrá que buscar un sistema que nos permita guardarlo de forma que sea aprovechable y accesible», explica Alejandro Lamas, portavoz de Sixtema, una de las compañías del grupo.

 

«A lo largo de toda Galicia hay drones sobrevolando a diario el territorio»

Alejandro Lamas, Portavoz de Sixtema

 

La traducción de todo esto es realmente interesante y puede tener un impacto importante para las cuentas. «Supongamos que se quiere hacer un estudio del impacto ambiental o de la evolución urbanística de un territorio. Podemos encargar en un momento puntual un vuelo para cubrir esa necesidad y acto seguido, almacenar en nuestro sistema esos datos recabados. De esta forma, todo el que posteriormente necesite esas reseñas no va a tener que contratar nuevamente el vuelo y podrá consultarla de una manera mucho más sencilla». Lamas cree que la apuesta por Rozas puede suponer un impulso para la comunidad: «Si conseguimos entre todos que triunfe como centro de innovación, conseguiremos que las empresas de Galicia ven- dan sus soluciones a toda España e incluso al mundo».

 

Aplicaciones para actualizar las bases de datos

Cotesa, Altia y Aeromedia se han propuesto facilitar a los técnicos de la Administración gallega la captura y tratamiento de los datos cartográficos. El trabajo conjunto de estas tres compañías permitirá el desarrollo de la plataforma Terra 3, que permitirá la semiautomatización de la cartografía de la ocupación del suelo de Galicia, así como sus hábitats de interés comunitario, con una mayor precisión y recurrencia que los métodos que actualmente existen en el mercado.

«El objetivo es proveer a los técnicos de la Xunta que elaboran este tipo de cartografía de un conjunto de aplicaciones que faciliten y automaticen la captura de información, la actualización de las bases de datos y el análisis de las reseñas en materias de ordenación y planificación del territorio», ex- plica Roberto García, consejero delegado de la compañía. Para lograr este ambicioso objetivo, Cotesa empleará tecnologías realmente interesantes como, el Big Data, el Cloud Computing -la tecnología que permite acceso remoto a softwares o el almacenamiento y procesamiento de archivos-o la inteligencia artificial.

 

«ACTUALMENTE NO EXISTE NINGUNA PLATAFORMA QUE TENGA LAS CAPACIDADES DE ESTE PROYECTO»

Roberto García, Consejero delegado de Cotesa

 

Aurelio García, uno de los portavoces que se encuentran detrás de este complejo proyecto, explica que la plataforma Terra 3 incluye datos capturados por sensores transporta- dos en aeronaves no tripuladas operadas por control remoto e imágenes de satélite a partir de las que se desarrollan una serie de herramientas que buscan responder a las necesidades de análisis de diferentes organismos gallegos entre los que se encuentran, por ejemplo El Instituto de Estudios del Territorio y Aguas de Galicia.

Desde Cotesa aseguran que actualmente no existe en el mercado ninguna plataforma única que recoja las capacidades de la solución propuesta por su proyecto: «Terra 3 unifica integra herramientas basadas en tres pilares fundamentales totalmente innovadores», aseguran, para después entrar en materia: «Entre las ventajas de nuestro proyecto se encuentra la reducción de tiempo y costes en la producción de cartografía de ocupación del suelo y hábitats, la mejora de la calidad y el tiempo de actualización de la cartografía o el acceso rápido a fuentes primarias durante el proceso de fotointerpretación».

Más allá del Concorde

Faro de Vigo, 14 de octubre de 2018

Ingenieros gallegos diseñan el primer avión hipersónico europeo. El proyecto Stratofly busca una nueva aeronave capaz de realizar el viaje entre Madrid y Sydney en tres horas.

El coordinador del grupo, Santiago Hernández, cree que este modelo será realidad en el año 2030

Cauto y concreto, como cualquier ingeniero que se precie, Santiago Hernández Ibáñez quiere dejar muy claro que “el Stratofly no está relacionado en términos generales con el Concorde. Solo coinciden en que el propósito de ambos es volar a mayor velocidad que el sonido”. Hernández Ibáñez coordina el equipo de ingenieros gallegos de la Universidad de A Coruña que forma parte del Proyecto Stratofly, un avión ultrasónico en el que, pongamos por caso, un pasajero podría desplazarse de Madrid a Sydney en tres horas. ¿Ciencia o ciencia ficción?, preguntamos: “La mayor parte de los objetos cotidianos actuales eran inimaginables hace 100 años y bastantes de ellos hace solo 25. El ser humano ha demostrado que sabe resolver los retos que se plantea”, responde este ingeniero coruñés que, anteriormente, ya ha colaborado con Airbus en tareas similares en los modelos A380, A350 y A340 de aviones comerciales, así como con la mismísima agencia NASA.

El denominado H2020-Stratofly es un proyecto impulsado por la Unión Europea dentro de programa Horizon 2020, cuyo objetivo es acercar a Europa al impulso por las aeronaves hipersónicas que se está viviendo a nivel mundial. El grupo liderado por Santiago Hernández comparte el proyecto con otros grandes institutos europeos, coordinados por el Politécnico de Turín y el Instituto Von Karman. Forman parte de él siete centros de investigación aeroespacial (Suecia, Alemania, Holanda, Bélgica, dos de Francia, e Italia) y tres universidades (de Alemania, Italia y España).

Santiago Hernández, en primera fila (segundo por la izquierda) con otros ingenieros que participan en el consorcio del Proyecto Stratofly. | FOTO: INSTITUTO VON KARMAN

 

Dentro del proyecto, el cometido del equipo gallego es “realizar todos los cálculos de resistencia de materiales y definir las dimensiones de cada una de las partes de la estructura del vehículo para que su peso total sea el menor posible, algo que se lleva a cabo mediante avanzados métodos de análisis de estructuras y algoritmos de optimización que proporcionan la solución a ese problema”.

Para conseguir una nave de estas características, hay unos puntos a cumplimentar y serios problemas que solventar. De ello nos habla también el doctor Hernández: “El vehículo que se va a diseñar tiene que transportar los pasajeros con su equipaje, el combustible y el conjunto de sistemas del avión. Todo ello requiere una estructura que lo soporte y que también resista el conjunto de cargas aerodinámicas que se generan en las distintas fases del vuelo. Dicha estructura tiene que ser segura, pero a la vez tiene que ser ligera”. La altura y la velocidad son sendos “adversarios” a los que derrotar: “Por la altura a la que volará este vehículo, 30 kilómetros, y la velocidad y distancia a recorrer, su forma exterior será diferente de los diseños de la aviación comercial, el combustible será distinto, gases licuados, y también el sistema de propulsión.

Por tanto puede definirse como una mezcla de los de los actuales diseños de aviación comercial y los vehículos espaciales, como la conocida lanzadera de la NASA. Todo ello conlleva investigaciones en campos muy diversos de ingeniería como nuevos materiales, mecánica de fluidos, acústica o seguridad estructural y el resultado tendrá además que cumplir todos los requisitos de las legislaciones medio ambientales que la sociedad actual exige”.

El encargo realizado a Santiago Hernández y su grupo tiene, lógicamente, un plazo de ejecución que finalizará el 31 de diciembre de 2020 aunque “obviamente -aclara el ingeniero- en este plazo no se define completamente un vehículo de estas características. Seguramente habrá una segunda fase Stratofly 2 de mayor duración y, tras ella, podría pensarse que el vehículo fuera una realidad hacia 2030”.

El motivo por el que desde los programas de investigación de la Unión Europea se apoye la conveniencia de diseñar aeronaves hipersónicas se debe a que a que el mercado de transporte aéreo pide trayectos cada vez más largos. Ello hace que los vuelos acaben teniendo duraciones muy largas, de 18-19 horas. El número total anual de pasajeros de aviación comercial crece continuamente, el año pasado superó los 3.600 millones de personas, por ello la idea de un avión que tenga la capacidad de reducir drásticamente la duración del vuelo es atractiva y necesaria, de manera que cobra sentido la iniciativa de desarrollar un vehículo hipersónico. Y ello no se percibe solamente en Europa. Estados Unidos, que es el otro país con una gran compañía de aviación, Boeing, también es consciente de esta necesidad y está propiciando el diseño de aviones hipersónicos.

La carrera así pues está ya en marcha: ¿quiénes llegarán antes? En cualquier caso, y como era de esperar, seguro que habrá gallegos en podium.

Más allá del Concorde

Faro de Vigo, 14 de octubre de 2018

Ingenieros gallegos diseñan el primer avión hipersónico europeo. El proyecto Stratofly busca una nueva aeronave capaz de realizar el viaje entre Madrid y Sydney en tres horas.

El coordinador del grupo, Santiago Hernández, cree que este modelo será realidad en el año 2030

Cauto y concreto, como cualquier ingeniero que se precie, Santiago Hernández Ibáñez quiere dejar muy claro que “el Stratofly no está relacionado en términos generales con el Concorde. Solo coinciden en que el propósito de ambos es volar a mayor velocidad que el sonido”. Hernández Ibáñez coordina el equipo de ingenieros gallegos de la Universidad de A Coruña que forma parte del Proyecto Stratofly, un avión ultrasónico en el que, pongamos por caso, un pasajero podría desplazarse de Madrid a Sydney en tres horas. ¿Ciencia o ciencia ficción?, preguntamos: “La mayor parte de los objetos cotidianos actuales eran inimaginables hace 100 años y bastantes de ellos hace solo 25. El ser humano ha demostrado que sabe resolver los retos que se plantea”, responde este ingeniero coruñés que, anteriormente, ya ha colaborado con Airbus en tareas similares en los modelos A380, A350 y A340 de aviones comerciales, así como con la mismísima agencia NASA.

El denominado H2020-Stratofly es un proyecto impulsado por la Unión Europea dentro de programa Horizon 2020, cuyo objetivo es acercar a Europa al impulso por las aeronaves hipersónicas que se está viviendo a nivel mundial. El grupo liderado por Santiago Hernández comparte el proyecto con otros grandes institutos europeos, coordinados por el Politécnico de Turín y el Instituto Von Karman. Forman parte de él siete centros de investigación aeroespacial (Suecia, Alemania, Holanda, Bélgica, dos de Francia, e Italia) y tres universidades (de Alemania, Italia y España).

Santiago Hernández, en primera fila (segundo por la izquierda) con otros ingenieros que participan en el consorcio del Proyecto Stratofly. | FOTO: INSTITUTO VON KARMAN

 

Dentro del proyecto, el cometido del equipo gallego es “realizar todos los cálculos de resistencia de materiales y definir las dimensiones de cada una de las partes de la estructura del vehículo para que su peso total sea el menor posible, algo que se lleva a cabo mediante avanzados métodos de análisis de estructuras y algoritmos de optimización que proporcionan la solución a ese problema”.

Para conseguir una nave de estas características, hay unos puntos a cumplimentar y serios problemas que solventar. De ello nos habla también el doctor Hernández: “El vehículo que se va a diseñar tiene que transportar los pasajeros con su equipaje, el combustible y el conjunto de sistemas del avión. Todo ello requiere una estructura que lo soporte y que también resista el conjunto de cargas aerodinámicas que se generan en las distintas fases del vuelo. Dicha estructura tiene que ser segura, pero a la vez tiene que ser ligera”. La altura y la velocidad son sendos “adversarios” a los que derrotar: “Por la altura a la que volará este vehículo, 30 kilómetros, y la velocidad y distancia a recorrer, su forma exterior será diferente de los diseños de la aviación comercial, el combustible será distinto, gases licuados, y también el sistema de propulsión.

Por tanto puede definirse como una mezcla de los de los actuales diseños de aviación comercial y los vehículos espaciales, como la conocida lanzadera de la NASA. Todo ello conlleva investigaciones en campos muy diversos de ingeniería como nuevos materiales, mecánica de fluidos, acústica o seguridad estructural y el resultado tendrá además que cumplir todos los requisitos de las legislaciones medio ambientales que la sociedad actual exige”.

El encargo realizado a Santiago Hernández y su grupo tiene, lógicamente, un plazo de ejecución que finalizará el 31 de diciembre de 2020 aunque “obviamente -aclara el ingeniero- en este plazo no se define completamente un vehículo de estas características. Seguramente habrá una segunda fase Stratofly 2 de mayor duración y, tras ella, podría pensarse que el vehículo fuera una realidad hacia 2030”.

El motivo por el que desde los programas de investigación de la Unión Europea se apoye la conveniencia de diseñar aeronaves hipersónicas se debe a que a que el mercado de transporte aéreo pide trayectos cada vez más largos. Ello hace que los vuelos acaben teniendo duraciones muy largas, de 18-19 horas. El número total anual de pasajeros de aviación comercial crece continuamente, el año pasado superó los 3.600 millones de personas, por ello la idea de un avión que tenga la capacidad de reducir drásticamente la duración del vuelo es atractiva y necesaria, de manera que cobra sentido la iniciativa de desarrollar un vehículo hipersónico. Y ello no se percibe solamente en Europa. Estados Unidos, que es el otro país con una gran compañía de aviación, Boeing, también es consciente de esta necesidad y está propiciando el diseño de aviones hipersónicos.

La carrera así pues está ya en marcha: ¿quiénes llegarán antes? En cualquier caso, y como era de esperar, seguro que habrá gallegos en podium.

José Enrique Román: «Boeing tiene un proyecto puntero en navegación autónoma para Galicia»

La Voz de Galicia, 17-10-2018

Para el gigante de la aeronáutica, la base de drones de Rozas «es una envidiable plataforma de ensayos», según el director general del Centro Europeo de I+D de Boeing

El grupo aeronáutico Boeing Company puja en una licitación de la Xunta para poner en marcha un proyecto de tecnología para drones en el CIAR (Centro de Investigación Aeroportada de Rozas, en Lugo). Su misión será tutelada por el Centro Europeo de I+D (Boeing Research & Technology Europe), con sede en Madrid, donde el gigante estadounidense centraliza desde hace 15 años toda la investigación y el desarrollo de tecnologías en las que trabaja en colaboración con socios de distintos países europeos. José Enrique Román es el director del centro y máximo responsable de Boeing en Europa en materia de innovación.

-¿Qué peso tiene la aviación no tripulada en el actual negocio de Boeing y qué importancia tendrá en el futuro?
-El mercado de la aviación no tripulada empezó en el ámbito militar y ese es ahora el mayor mercado. Llevamos años operando en este segmento. A través de nuestra filial Boeing Insitu hemos fabricado estáticos tripulados de ala fija para muchos países, también aviación de carga y combate; y tenemos contratos muy importantes para abastecimiento en vuelo.

-¿Pero dónde está el mayor potencial de negocio de los drones, en objetivos militares o civiles?
-En estos momentos, en los militares, pero el mercado de ámbito civil en un plazo corto será más importante. Fíjese: el 2017 fue el primer año en el que la proporción de población rural y urbana se equiparó a nivel mundial. Esta tendencia hará que en el 2050 hasta dos tercios de la población mundial estén concentrados en grandes ciudades. Esto nos indica que tenemos que cambiar el paradigma de transporte, y Boeing está preparando su tecnología para ese escenario. Somos una compañía puntera en el desarrollo del prototipo de taxis voladores.

-Taxis voladores no tripulados… para mensajería, no para llevar personas, ¿no?
-Nuestro enfoque es global: transporte de carga y de pasaje con aviones hipersónicos puerta a puerta en las grandes ciudades.

-Perdone la incredulidad, pero suena fantasioso.
-Nos hemos tomado muy en serio la reinvención del transporte a escala global. ¿Sabía que a día de hoy el 97 % de los viajes se producen en distancias de menos de 500 kilómetros? Las revoluciones son imposibles hasta que son inevitables [cita a Leon Trotsky]; y le puedo decir que ya hay al menos 70 importantes empresas de todo el mundo trabajando en ese nivel de vehículo aéreo autónomo. La tecnología está, la tenemos. Pero en aeronáutica la seguridad es un elemento clave y es donde se centran ahora nuestros mayores desafíos y nuestra investigación.

-¿Y es ahí donde se enmarca su proyecto para desarrollar en Galicia?
-Hemos presentado una propuesta muy sólida. Por parte de Boeing, es puntera en lo que tiene que ver con navegación autónoma. No puedo decirle más que el proyecto se centra en problemas de alto nivel en seguridad aérea que queremos resolver con nuestra tecnología.

-¿Por qué les interesa hacerlo precisamente aquí en Galicia?
-España es el país con las mejores instalaciones para ensayo. Contamos con tres infraestructuras envidiables: las andaluzas de Jaén (centro Atlas Villacarrillo) y Huelva (Centro de Experimentación de El Arenosillo), y la gallega, el Centro de Investigación Aeroportada de Rozas (CIAR). Hay además un plan estratégico de la Xunta para desarrollar esta tecnología e impulsar a empresas gallegas. Creemos que es una envidiable plataforma de ensayos, con firmas de Galicia que nos pueden ayudar, y tomamos este proyecto como una oportunidad para posicionarnos.

-La seguridad es el primer reto. ¿Cuáles serán los siguientes?
-Sin duda, el gran reto de la navegación autónoma ahora es conseguir desarrollar un ecosistema que permita a los vehículos maniobrar de forma segura, pero hay otros muchos: conseguir aparatos más silenciosos y no contaminantes, avanzar en la propulsión eléctrica…

-El coche sin conductor ya está pidiendo paso. ¿Cuándo cree que viajaremos en uno de sus taxis sin piloto?
-Nuestro consejero delegado, Dennis Muilenburg, anunció hace unos días el primer vuelo de un prototipo en el 2019. En cinco años los veremos operando en zonas controladas. El nivel de madurez es similar al de la industria del automóvil.

-El coche autónomo necesita autopistas y carreteras inteligentes que no hay. ¿Los aeropuertos están preparados para los aviones autónomos?
-En Estados Unidos, más del 90 % del tráfico aéreo se concentra en tan solo un 3 % de los aeropuertos. Será necesario desplegar una red de infraestructuras de apoyo, con un concepto diferente del de gran aeropuerto. Sería un modelo de hubs de traslado.

Airbus amplía su planta en Toledo con un centro logístico

Expansión, 10-10-2018

 

Airbus construirá un nuevo centro logístico junto a sus instalaciones de Illescas, en Toledo, para potenciar las actividades que desarrolla en la zona, relacionada con su división Operations, dedicada a programas de aviación civil.

Esta ampliación se suma a las que el grupo aeronáutico prepara en Getafe, donde levantará una fábrica para producir el nuevo cohete espacial Ariane 6 y construirá en una parcela de 50.000 metros cuadrados un complejo en el que albergará sus oficinas centrales y un nuevo campus.

El proyecto de Illescas será desarrollado por P3 Logistic Parks, especializada en la adquisición y gestión de propiedades. El centro logístico tendrá una superficie de 31.280 metros cuadrados y se ubicará en el parque P3 en Illescas.

Los trabajos comenzarán a finales de 2018 y la entrega se producirá previsiblemente en el tercer trimestre de 2019. Con el nuevo centro, Airbus dispondrá de dos plataformas logísticas en la zona, donde ya cuenta con 200.000 metros cuadrados de superficie construida o en desarrollo.

El parque industrial de Airbus forma parte de la conocida como Plataforma Central Iberium, una zona logística de 350 hectáreas. El gigante aeronáutico dispone además en España de uno de sus cinco centros de ensamblaje del mundo, el de Sevilla, donde fabrica el avión de carga militar A400M.

El satélite Lume 1 sube al espacio a final de diciembre desde Rusia

Atlántico, 10-10-2018

Todas las pruebas resultaron satisfactorias y están a la espera de su traslado a Holanda

El cuarto satélite contruido por la Universidad de Vigo, bautizado como Lume 1, saldrá al espacio a finales del mes de diciembre desde el cosmódromo ruso de Vostochni. Será poco antes de la Navidad, hacia el 20 de diciembre, según el coordinación de la Agrupación Aeroespacial de la Universidad de Vigo, Fernando Aguado, y viajará a bordo de una nave Soyuz.

Los investigadores seguirán desde Vigo el lanzamiento, que se llevará a cabo a miles de kilómetros, en una nueva  estación espacial situada en el llamado Lejano Oriente Ruso que empezó a funcionar en abril de 2016. Asistirán a la primera fase de “lanzamiento y peraciones tempranas”, que incluye el contacto inicial y comprobar que los primeros parámetros que se reciben son adecuados.

La Universidad de Vigo había adjudicado el lanzamiento del Lume 1 en marzo de este año a una empresa holandesa por unos 180.000 euros con cargo a fondos europeos. La idea inicial era utilizar el Centro Espacial de India y el lanzador Polar Satellite Launch Vehicle, pero se cambió.

Todas las pruebas del nuevo satélite resultaron satisfactorias y la Universidad ya teminó su cometido por ahora, en espera de la puesta en órbita. Están a la espera de su integración en el dispensador (el sitio donde se transporta y se lanza), tarea que se hará en Holanda.

Este satélite forma parte del proyecto Fire RS que financia la UE a  través del Programa de Cooperación Territorial del Espacio Sudoeste Europeo (SUDOE). Es una pieza más de un sistema complejo formado por sensores de tierra y aviones no tripulados que permite detectar incendios de forma precoz y organizar mejor la estrategia para combatirlos. Además, el satélite facilitaría las comunicaciones en países o en zonas donde hay menos intraestructuras.

La primera aceleradora de la aeronáutica en Galicia movilizará casi 5 millones

Faro de Vigo, 21-09-2018

La Xunta de Galicia impulsará la puesta en marcha de la primera aceleradora gallega del sector aeronáutico, como parte del polo tecnológico-industrial de Rozas (Lugo), con la previsión de que se movilicen 4,75 millones de euros en apoyo a la innovación hasta el final de 2021, y el objetivo de impulsar 19 iniciativas que podrían generar en torno a 60 empleos.

La aceleradora cuenta con el impulso de la Xunta de Galicia y el apoyo de la Fundación de la Confederación de Empresarios de Lugo, el CTAG, Indra y Babcock. El objetivo es facilitar la creación y el crecimiento de un ecosistema de compañías innovadoras en el sector aeronáutico de Galicia.

La aeronáutica gallega salta al espacio

La Voz de Galicia, 13-08-2018

Delta Vigo y Utingal, ambos proveedores de primer nivel de Airbus, entran en el proyecto del cohete espacial europeo Ariane 6, cuyo lanzamiento será en el 2020

El próximo año será el 40 aniversario del lanzamiento del primer cohete europeo Ariane 1. A lo largo de estas cuatro décadas, la familia de la lanzadera Ariane, que va por su quinta versión, ha puesto en órbita centenares de satélites de telecomunicaciones. Hay una nueva generación en marcha, el Ariane 6, impulsada por la ESA (Agencia Espacial Europea). Atravesará por primera vez la atmósfera en el 2020 con muchas aportaciones novedosas sobre su predecesor, entre ellas, la elección de la nueva planta que Airbus ya está levantando en Getafe para su construcción.

El proyecto incorpora una mayor participación de la industria española, pero lo más interesantes es que y da entrada al sector aeronáutico gallego, de la mano de dos de los proveedores de primer nivel del consorcio europeo: Delta Vigo, con sede en el municipio vigués; y Utingal, con sede en Tui(Pontevedra).

Ambas compañías, junto con Coasa (Ourense) fabrican componentes (utillaje, robótica y piezas de fibra de carbono) para toda la familia de aviones comerciales de Airbus, incluido el nuevo A350 y el militar A400. Delta Vigo ya había aportado su ingeniería al proyecto Ariane 5. Pero ahora el sector gallego adquiere mayor peso con el Ariane 6 «un tren que coge velocidad de crucero», según fuentes de Airbus Space Systems.

Más peso de España

Airbus Safran Launchers (ASL), compañía formada por la europea Airbus y la francesa Safran es la joint venture constituida para fabricar la nueva nave espacial.

«Hemos tenido la revisión preliminar de diseño recientemente, empiezan a surgir los primeros contratos comerciales y ya hay fecha para el primer vuelo, que será en junio del 2020», explica el constructor. En este proyecto de nave espacial paneuropea la industria española aspira a «doblar el compromiso de contribución que hacía al Ariane 5, y fabricar en torno al 6 % del cohete», aseguran fuentes de la división espacial en España. Ese es el compromiso.

La Xunta impulsará una aceleradora para empresas del sector aeronáutico

Faro de Vigo, 07-08-2018

La directora de laAxencia Gale­ga de Innovación (Gain), Patricia Argerey,visitó ayer las instalaciones de la empresa aeronáutica Delta Vi­go. Mediante este encuentro, la Xun­ta busca implicar a firmas de refe­rencia del sector en Galicia para su­marse para la aceleradora de em­presas· de la aeronáutica que tiene previsto asentar en la localidad de Lugo. A través de ella se persigue. apoyar a emprendedoras y a pymes mediante servicios de consultoría, financiación o asistencia técnica.

En pleno despegar del sector en Galicia, a través de firmas como la propia Delta Vigo, Coasa o Utingal, o  con el polo de Rozas.de referencia en la carrera por el desarrollo de drones, Gain busca consolidar un ecosistema de·empresas que aproveche este tirón.

La aceleradora que pondrá en marcha la Xunta se ubicará a me­nos de 2O kilómetros del Aeródromo de Rozas.en el que un total de 19 empresas gallegas están llevan­do a cabo proyectos de investiga­ción y desarrollo (l+D).

El satélite Lume 1 sube al espacio a final de diciembre desde Rusia

Atlántico, 10-10-2018

Todas las pruebas resultaron satisfactorias y están a la espera de su traslado a Holanda

El cuarto satélite contruido por la Universidad de Vigo, bautizado como Lume 1, saldrá al espacio a finales del mes de diciembre desde el cosmódromo ruso de Vostochni. Será poco antes de la Navidad, hacia el 20 de diciembre, según el coordinación de la Agrupación Aeroespacial de la Universidad de Vigo, Fernando Aguado, y viajará a bordo de una nave Soyuz.

Los investigadores seguirán desde Vigo el lanzamiento, que se llevará a cabo a miles de kilómetros, en una nueva  estación espacial situada en el llamado Lejano Oriente Ruso que empezó a funcionar en abril de 2016. Asistirán a la primera fase de “lanzamiento y peraciones tempranas”, que incluye el contacto inicial y comprobar que los primeros parámetros que se reciben son adecuados.

La Universidad de Vigo había adjudicado el lanzamiento del Lume 1 en marzo de este año a una empresa holandesa por unos 180.000 euros con cargo a fondos europeos. La idea inicial era utilizar el Centro Espacial de India y el lanzador Polar Satellite Launch Vehicle, pero se cambió.

Todas las pruebas del nuevo satélite resultaron satisfactorias y la Universidad ya teminó su cometido por ahora, en espera de la puesta en órbita. Están a la espera de su integración en el dispensador (el sitio donde se transporta y se lanza), tarea que se hará en Holanda.

Este satélite forma parte del proyecto Fire RS que financia la UE a  través del Programa de Cooperación Territorial del Espacio Sudoeste Europeo (SUDOE). Es una pieza más de un sistema complejo formado por sensores de tierra y aviones no tripulados que permite detectar incendios de forma precoz y organizar mejor la estrategia para combatirlos. Además, el satélite facilitaría las comunicaciones en países o en zonas donde hay menos intraestructuras.

La primera aceleradora de la aeronáutica en Galicia movilizará casi 5 millones

Faro de Vigo, 21-09-2018

La Xunta de Galicia impulsará la puesta en marcha de la primera aceleradora gallega del sector aeronáutico, como parte del polo tecnológico-industrial de Rozas (Lugo), con la previsión de que se movilicen 4,75 millones de euros en apoyo a la innovación hasta el final de 2021, y el objetivo de impulsar 19 iniciativas que podrían generar en torno a 60 empleos.

La aceleradora cuenta con el impulso de la Xunta de Galicia y el apoyo de la Fundación de la Confederación de Empresarios de Lugo, el CTAG, Indra y Babcock. El objetivo es facilitar la creación y el crecimiento de un ecosistema de compañías innovadoras en el sector aeronáutico de Galicia.

La aeronáutica gallega salta al espacio

La Voz de Galicia, 13-08-2018

Delta Vigo y Utingal, ambos proveedores de primer nivel de Airbus, entran en el proyecto del cohete espacial europeo Ariane 6, cuyo lanzamiento será en el 2020

El próximo año será el 40 aniversario del lanzamiento del primer cohete europeo Ariane 1. A lo largo de estas cuatro décadas, la familia de la lanzadera Ariane, que va por su quinta versión, ha puesto en órbita centenares de satélites de telecomunicaciones. Hay una nueva generación en marcha, el Ariane 6, impulsada por la ESA (Agencia Espacial Europea). Atravesará por primera vez la atmósfera en el 2020 con muchas aportaciones novedosas sobre su predecesor, entre ellas, la elección de la nueva planta que Airbus ya está levantando en Getafe para su construcción.

El proyecto incorpora una mayor participación de la industria española, pero lo más interesantes es que y da entrada al sector aeronáutico gallego, de la mano de dos de los proveedores de primer nivel del consorcio europeo: Delta Vigo, con sede en el municipio vigués; y Utingal, con sede en Tui(Pontevedra).

Ambas compañías, junto con Coasa (Ourense) fabrican componentes (utillaje, robótica y piezas de fibra de carbono) para toda la familia de aviones comerciales de Airbus, incluido el nuevo A350 y el militar A400. Delta Vigo ya había aportado su ingeniería al proyecto Ariane 5. Pero ahora el sector gallego adquiere mayor peso con el Ariane 6 «un tren que coge velocidad de crucero», según fuentes de Airbus Space Systems.

Más peso de España

Airbus Safran Launchers (ASL), compañía formada por la europea Airbus y la francesa Safran es la joint venture constituida para fabricar la nueva nave espacial.

«Hemos tenido la revisión preliminar de diseño recientemente, empiezan a surgir los primeros contratos comerciales y ya hay fecha para el primer vuelo, que será en junio del 2020», explica el constructor. En este proyecto de nave espacial paneuropea la industria española aspira a «doblar el compromiso de contribución que hacía al Ariane 5, y fabricar en torno al 6 % del cohete», aseguran fuentes de la división espacial en España. Ese es el compromiso.

La Xunta impulsará una aceleradora para empresas del sector aeronáutico

Faro de Vigo, 07-08-2018

La directora de laAxencia Gale­ga de Innovación (Gain), Patricia Argerey,visitó ayer las instalaciones de la empresa aeronáutica Delta Vi­go. Mediante este encuentro, la Xun­ta busca implicar a firmas de refe­rencia del sector en Galicia para su­marse para la aceleradora de em­presas· de la aeronáutica que tiene previsto asentar en la localidad de Lugo. A través de ella se persigue. apoyar a emprendedoras y a pymes mediante servicios de consultoría, financiación o asistencia técnica.

En pleno despegar del sector en Galicia, a través de firmas como la propia Delta Vigo, Coasa o Utingal, o  con el polo de Rozas.de referencia en la carrera por el desarrollo de drones, Gain busca consolidar un ecosistema de·empresas que aproveche este tirón.

La aceleradora que pondrá en marcha la Xunta se ubicará a me­nos de 2O kilómetros del Aeródromo de Rozas.en el que un total de 19 empresas gallegas están llevan­do a cabo proyectos de investiga­ción y desarrollo (l+D).

Galicia impulsa una lanzadera de empresa aeronáuticas

La Voz de Galicia, 07-08-2018

Galicia tiene un sector aero­náutico relativamente peque­ño, en comparación con las comunidades punteras (Ma­drid, Andalucía, País Vasco), integrada por media docena de proveedores de compo­nentes de primer, segundo y tercer nivel, y una treintena de auxiliares.

Juntas ocupan a 1.200 trabajadores y el año pasado facturaron 127 millo­nes, un 6 % más que en el ejer­cicio anterior, según el Con­sorcio Aeronáutico Gallego.

La Xunta quiere aprovechar el potencial, favoreciendo la creación de start-up que ayu­den a impulsar uno de los sec­tores de mayor actividad in­novadora. La idea con la que trabaja la Consellería de In­dustria es la puesta en marcha de una lanzadera de empresas aeronáuticas y, para ello quie­re contar con el apoyo de las firmas líderes, como es el ca­so de Delta Vigo. De eso habló ayer la directora de la Axencia Galega de Innovación (Gain), Patricia Argerey, con Francis­co Puga, presidente de Del­ta; una empresa que provee a Airbus, Bombardier, Boeing y Embraer; y colabora con Bab­cock en I + D para drones en el aeródromo de Rozas.

Boeing gana a Airbus la primera batalla comercial del año

Expansión, 23-07-2018

LOGRA PEDIDOS POR 84.830 MILLONES/ La feria aeronáutica de Farnborough, en Londres, se cierra con 1.104 pedidos.

Boeing y Airbus han medido sus fuerzas esta semana en la feria aeronáutica de Farnborough (Londres), la primera gran ocasión del año para calibrar la salud comercial de ambos gigantes. Tras una semana de frenética exhibición de acuerdos, el resultado ha sido favorable a la corporación norteamericana, que ha sumado pedidos valorados en 98.400 millones de dólares (84.830 millones de euros), frente a los 63.070 millones de dólares (56.510 millones de euros) de su gran rival.

Boeing ha logrado 673 pedidos y compromisos de compra de aviones, además de 2.100 millones de dólares en contratos de servicios, un área de negocio con gran proyección, en la que los fabricantes acaban obteniendo ingresos más elevados que por la producción de aparatos.

“MARCAR EL RITMO”

“Hemos marcado el ritmo” y consolidado a la compañía como “líder global del sector aeroespacial”, aseguró su presidente, Dennis Muilenburg, para dejar claro que el fabricante norteamericano ha sido, al menos en Farnborough, el líder del sector.

Airbus, que se encuentra en pleno proceso de relevo de la cúpula directiva y en el centro del debate en torno a las incertidumbres por la salida de Reino Unido de la UE (Brexit), cerró órdenes para 431 aeronaves y pudo apreciar el “enorme apetito” del mercado, aseguró su director comercial, Eric Schulz.

Al margen de la batalla de cifras entre los fabricantes hegemónicos, los catálogos de venta muestran un resurgimiento de la demanda de aviones de carga y la consolidación de los modelos de pasillo único 737, de Boeing, y A320, de Airbus. También ha quedado patente el recobrado ímpetu de la industria de Defensa, apenas unos días después de la cumbre de la OTAN en la que Estados Unidos ha presionado a sus aliados para que eleven el gasto militar.

Entre las aerolíneas más activas en las adquisiciones destacó VietJet, que se comprometió a adquirir 100 aviones a Boeing y otros 60 a Airbus. Más relevante aún fue la cantidad de anuncios de pedidos en las que se ocultó el nombre de la aerolínea, unos 400.

La industria atribuye el secretismo al temor de aerolíneas chinas y del conjunto de Asia a dar visibilidad a sus acuerdos con un gigante norteamericano como Boeing, en un momento de agravamiento de la tensión comercial.

Boeing aprovechó la feria para presentar su informe anual de previsiones para los próximos 20 años. Las perspectivas mejoran e incluyen una demanda de casi 43.000 aviones en dos décadas valorados en 6 billones de euros. Si se suman los ingresos por servicios, el mercado global alcanza un valor de casi 13 billones.

 

Airbus gana un 54% menos por las divisas y las provisiones

Expansión, 27-07-2018

Airbus ganó 496 millones de euros en el primer semestre del año, un 54% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. La fuerte caída se debió a factores extraordinarios, como la reevaluación de sus instrumentos financieros en otras divisas y nuevas provisiones, de las que casi 100 millones proceden del avión militar A400M.

Pese a estos elementos no recurrentes, los resultados superaron las previsiones de los analistas. Por eso, fueron bien acogidos por el mercado. Los títulos de Airbus cerraron ayer con una subida del 3,71%, hasta 108,9 euros, tras repuntar un 5% a primera hora y alcanzar durante la sesión un máximo histórico, de 111 euros por acción. La compañía se ha aplicado en el ahorro de costes en el programa del A350, hasta el punto de duplicar, hasta 1.200 millones, el beneficio operativo en términos homogéneos. Los ingresos ascendieron a 24.970 millones, un 1% menos.
Sus resultados contrastan con los de Boeing, de fuerte progresión en todas las variables. El grupo norteamericano ganó 4.673 millones de dólares en el semestre, un 40% más, después de elevar un 17% el ebitda, hasta 5.425 millones, y un 6% los ingresos, hasta 47.640 millones.

MOTORES DEL A320

Al valorar los resultados del semestre, el consejero delegado de Airbus, Tom Enders, destacó la “fuerte mejora” en el programa del A350 y también el efecto negativo provocado por los retrasos en las entregas de los aparatos A320neo provocados por los problemas con los motores. “Hubo una mejora en el segundo trimestre”, indicó.

Al margen de estas dificultades y a la vista de la “fortaleza” del mercado, Airbus confirmó sus previsiones para este año, que pasan por entregar 800 aviones a los clientes y obtener un ebitda ajustado de 5.200 millones.

El directivo aprovechó para negar que su compañía esté negociando una fusión con BAE Systems para integrar las unidades de aviones de combate de ambos grupos.

Boeing gana a Airbus la primera batalla comercial del año

Expansión, 23-07-2018

LOGRA PEDIDOS POR 84.830 MILLONES/ La feria aeronáutica de Farnborough, en Londres, se cierra con 1.104 pedidos.

Boeing y Airbus han medido sus fuerzas esta semana en la feria aeronáutica de Farnborough (Londres), la primera gran ocasión del año para calibrar la salud comercial de ambos gigantes. Tras una semana de frenética exhibición de acuerdos, el resultado ha sido favorable a la corporación norteamericana, que ha sumado pedidos valorados en 98.400 millones de dólares (84.830 millones de euros), frente a los 63.070 millones de dólares (56.510 millones de euros) de su gran rival.

Boeing ha logrado 673 pedidos y compromisos de compra de aviones, además de 2.100 millones de dólares en contratos de servicios, un área de negocio con gran proyección, en la que los fabricantes acaban obteniendo ingresos más elevados que por la producción de aparatos.

“MARCAR EL RITMO”

“Hemos marcado el ritmo” y consolidado a la compañía como “líder global del sector aeroespacial”, aseguró su presidente, Dennis Muilenburg, para dejar claro que el fabricante norteamericano ha sido, al menos en Farnborough, el líder del sector.

Airbus, que se encuentra en pleno proceso de relevo de la cúpula directiva y en el centro del debate en torno a las incertidumbres por la salida de Reino Unido de la UE (Brexit), cerró órdenes para 431 aeronaves y pudo apreciar el “enorme apetito” del mercado, aseguró su director comercial, Eric Schulz.

Al margen de la batalla de cifras entre los fabricantes hegemónicos, los catálogos de venta muestran un resurgimiento de la demanda de aviones de carga y la consolidación de los modelos de pasillo único 737, de Boeing, y A320, de Airbus. También ha quedado patente el recobrado ímpetu de la industria de Defensa, apenas unos días después de la cumbre de la OTAN en la que Estados Unidos ha presionado a sus aliados para que eleven el gasto militar.

Entre las aerolíneas más activas en las adquisiciones destacó VietJet, que se comprometió a adquirir 100 aviones a Boeing y otros 60 a Airbus. Más relevante aún fue la cantidad de anuncios de pedidos en las que se ocultó el nombre de la aerolínea, unos 400.

La industria atribuye el secretismo al temor de aerolíneas chinas y del conjunto de Asia a dar visibilidad a sus acuerdos con un gigante norteamericano como Boeing, en un momento de agravamiento de la tensión comercial.

Boeing aprovechó la feria para presentar su informe anual de previsiones para los próximos 20 años. Las perspectivas mejoran e incluyen una demanda de casi 43.000 aviones en dos décadas valorados en 6 billones de euros. Si se suman los ingresos por servicios, el mercado global alcanza un valor de casi 13 billones.

 

“Boeing necesita un esfuerzo digital de sus proveedores”

Expansión, 20-07-2018

ENTREVISTA MARC ALLEN, presidente de Boeing International/ La compañía quiere crear una gran cadena de valor de escala global y reclama bajas barreras comerciales”

Boeing espera que el mercado mundial de la aviación demande casi 43.000 aviones en los próximos 20 años valorados en 6 billones de euros. Las previsiones no dejan de superar a las anteriores y, para afrontarlas, la compañía quiere poner en guardia a toda su cadena de suministro. “Estamos trabajando muy duro en reformarnos tanto nosotros como a nuestros suministradores” y “queremos crear una gran cadena de valor de escala global” para responder a los retos del sector, afirma el presidente de Boeing International, Marc Allen, en una entrevista con EXPANSIÓN.

Allen se encuentra en Madrid para, entre otras cosas, visitar el centro tecnológico de la empresa en la capital. El tratamiento de datos es una parte fundamental de la innovación con la que el fabricante aeronáutico quiere “ser el primero en los cambios disruptivos”. Los retos son “impresionantes” y “necesitamos tener una mayor visibilidad digital en la cadena de suministro de la que tenemos”, asegura en alusión a los proveedores de la empresa.

FABRICANTES ESPAÑOLES

Boeing trabaja en España con suministradores de primer nivel –Tier 1– como Aernnova o Aciturri, de los que elogia su labor en la producción de aeroestructuras para el 787 y a los que quiere implicar en su nueva estrategia. El gigante aeronáutico ha invertido en el país cerca de 200 millones de dólares en los dos últimos años.

La compañía, que aguarda además un contrato de unos 1.000 millones de euros con el Ministerio de Defensa para modernizar los helicópteros Chinook, “confía en continuar viendo una consistencia en su relación con la industria española, como ya ha ocurrido en el pasado”.

Allen llega a Madrid procedente del Salón Aeronáutico de Farnborough, en Reino Unido, donde ha comprobado el interés del sector por el proceso de consolidación de algunos proveedores. “No creo que sea una tendencia intrageográfica que pueda verse en un país, sino que creo que veremos más alianzas, quizás entre compañías españolas y de otros países”. Y advierte: “Si hay una necesidad, no es una cuestión que de-bamos decidir nosotros”.

POSVENTA

Aparte de en la cadena de suministro, Boeing se centra en sus servicios de posventa. “La fabricación solo supone el 30% del negocio, por lo que hemos creado una división específica de servicios, al margen de la de aviación comercial y de defensa”.

Su rival Airbus ya ha anunciado que triplicará en 10 años los ingresos en el área de servicios, hasta 10.000 millones de dólares al año. “Creo que vamos a ver también una reflexión entre los proveedores acerca de la posventa”, indica.

BARRERAS COMERCIALES

Al hablar de las crecientes tensiones comerciales, Allen se muestra partidario de la libre circulación de “bienes, personas e ideas”. Y afirma: “Necesitamos un mundo que tenga bajas barreras, donde la conexión sea fácil”.

Este principio forma parte de la nueva estrategia global de la compañía, con la que quiere aprovechar las oportunidades de regiones como Asia y adaptarse a las tendencias del mercado. “En cada sitio hacemos cosas diferentes, pero lo más consistente es que hacemos más cosas fuera de EEUU que nunca”. El 40% de los pedidos de Defensa ya procede de fuera del país, así como el 84% de los de aviación comercial.

Pese a su vocación internacional, Boeing puede ser, junto a su rival Airbus, el detonante de nuevos aranceles. La UE y EEUU tienen abierto un cruce de demandas ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por las ayudas recibidas por cada uno de los grandes gigantes aeronáuticos en sus países de origen. Las acusaciones rondan para cada empresa los 20.000 millones de euros y la región afectada podrá imponer gravámenes por los importes que finalmente se establezcan.

“No hay subsidios ilegales recibidos por Boeing”, afirma Allen. “Hubo una parte muy minoritaria que se investigó y el Gobierno estadounidense lo remedió. Solo hay una pequeña excepción sobre beneficios fiscales que Boeing nunca llegó a recibir ni recibirá antes de 2020”.
En cambio, Airbus ya ha “perdido” su litigio. A la espera de la confirmación en septiembre, “el siguiente paso es, desafortunadamente, que el Gobierno estadounidense impongan tarifas territoriales”.

BREXIT

La salida de Reino Unido de la UE (Brexit) es otro elemento de incertidumbre. Para el presidente de Boeing International, “es el momento para que todas las partes resuelvan las cuestiones abiertas, no sólo Londres, sino también Bruselas”. Así, señala que “es muy importante que haya predictibilidad y seguridad acerca de lo que va a venir”.

A diferencia de Airbus, con una fuerte exposición al Brexit al producir las alas de sus aviones en Reino Unido, Boeing solo tiene una fábrica en el país, el centro de alta tecnología de Sheffield, su única instalación de este tipo en Europa. “Es un símbolo y una señal de nuestra estrategia global. Cuando tomamos la decisión de invertir, estábamos al tanto de la situación. Para Boeing, el Brexit es una cuestión regional, no macroestratégica”.

“Creo que veremos más alianzas entre proveedores, quizás entre compañías españolas y de otros países”

“Necesitamos un mundo que tenga bajas barreras comerciales, donde la conexión sea fácil”

“Airbus ha perdido ante la OMC; el siguiente paso es que EEUU imponga tarifas territoriales”

“Es muy importante que haya predictibilidad y seguridad acerca de lo que va a venir tras el Brexit”

“Sí, Me Subo A Los Aviones, Pero Tengo Mucho Miedo A Volar”

Faro de Vigo, 17-07-2018

Francisco Puga, presidente de Delta Vigo, primera empresa gallega del sector aeronáutico, exige a sus 206 trabajadores que lo tuteen

A Francisco Puga, presidente de Delta Vigo -la primera empresa gallega del sector aeronáutico-, nadie lo trata de usted en sus fábricas. Se lo tiene prohibido a las 206 personas de la plantilla, a las que conoce -a todas y cada una- por su nombre y apellido. El respeto mutuo entre empleados y jefes es una de las máximas exigencias de este ejecutivo de conversación distendida y pensamiento profundo.

-El respeto no está en que me traten de usted o me vean como el presidente de la empresa. Me siento muy querido y respetado y todo el mundo me trata de tú. Les cuesta, es verdad, sobre todo a los más jóvenes. Se les escapa el usted, pero yo rápido les corrijo.

-¿Francisco o Paco?

-Aquí me llaman Paco.

-Su padre creó la compañía en 1947. Dedicada a la conserva y al naval. Después llegó el sector del automóvil y el aeroespacial. Por lo que se ve, no le dan miedo los cambios.

-Te los va imponiendo el mercado. No los eliges tú. Sin embargo, el modelo de esta empresa, que tardé en diseñar dos años, no lo he cambiado. En la parte de actividad participamos en sectores exigentes y complejos: aeronáutica, automóvil, defensa, espacio, y dentro de ellos, en proyectos de muy alta dificultad. Es una de las mejores maneras de que no haya muchos competidores, te permite diferenciarte tecnológicamente y, a la larga, tener una mejor cuenta de resultados.

-Es aquí cuando usted defiende eso de dirigir desde el conocimiento y no desde la gestión.

-¡Vamos a ver cómo lo explicamos! En general, en toda Europa, hoy se dirige más desde la gestión que desde el conocimiento. Cada vez es menor el número de ingenieros que ejercen de verdad su profesión. Hablar de ingeniería es hablar de innovación, de creatividad (yo no soy ingeniero), pero si el 90 % de los ingenieros realizan tareas de gestión, algo no estamos haciendo bien. Dirigir desde el conocimiento más profundo de la actividad significa dominar el mercado. Pero quien controla los procesos tiene la llave. Los ingenieros tienen que centrar sus esfuerzos en hacer ingeniería, no tanto en márketing, relaciones laborales… La gestión es importante en la empresa. Yo puedo dirigir, pero si no hablo el mismo idioma que un ingeniero, un tornero, un rectificador, un soldador o un robótico, no van a querer hablar conmigo ni aunque me tuteen.

-¿Hay sucesión?

-La tercera generación es complicada. Llevo más de tres años trabajando el relevo. Tengo un libro gordo que debatimos capítulo a capítulo. En el relevo están un sobrino y dos sobrinas. No tengo hijos. Mis sobrinos llevan unos 20 años en la empresa. También estoy trabajando en el relevo por la parte del conocimiento con los directivos más antiguos, que conocen mucho la actividad.

-¿Quién va a ser el futuro presidente? ¿Lo negociará?

-Tengo ya 64 años [empieza la frase y al percatarse de la segunda parte de la pregunta continúa]. Nooo, no habrá que negociarlo. Sí habrá que definir cómo se trabajar a futuro en la tercera generación… Lo que más me preocupa es que el relevo esté basado en el rigor, en el convencimiento de lo que es una empresa familiar.

-¿Qué quiere decir?

-El modelo de esta empresa está basado en valores humanos y conocimiento. Aquí prima la responsabilidad, el rigor, la reputación, la honestidad, la implicación, la transparencia, la prudencia, la humildad, el juego limpio… En la actualidad esto es algo que se dice en muchas ocasiones, pero después no se cumple. Cuando las actuaciones de un directivo no se corresponden con sus palabras, está desautorizado durante toda su vida para dirigir equipos. Un directivo se desacredita para toda la vida si le miente una sola vez a un empleado. Ese trabajador podrá demostrar cuando quiera que le ha engañado y perjudicado. Los demás empleados pensarán: igual que engaña a este, me engañará a mi. Esto, que parece una tontería, no lo es.

-¿Tuvo que despedir a alguien?

-Sí. Creo que en 40 años me ha ocurrido en tres ocasiones.

-¿Se acuerda de ellos?

-Sí, y repito: sé el nombre y primer apellido de todos. Conozco a mi gente, me tratan de tú y me siento la persona más querida y respetada. No es fácil, pero se gana día a día. Además hay otros dos valores que son imprescindibles para poder dirigir una compañía: capacidad de sacrificio e ilusión por el proyecto.

-¿Cómo era su padre?

-Riguroso y muy buena persona. Muy diferente en casa y en la empresa.

-¿Quién mandaba en su casa?

-Creo que siempre mandan las mujeres. Mi madre, evidentemente [ríe]. Mi padre, como yo, no sabía freír un huevo.

-¿Usted no sabe freír un huevo?

-No, no sé. Tengo amigos que son unos cocinillas, pero no tengo complejo. No sé freírlo porque tenía tres hermanas mayores que yo en aquella época… [una de ellas falleció cuando solo tenía 50 años.]

-¿Eso no es machismo?

-No, no. En aquellos momentos, a mí nadie me dijo: «Hazte la cama».

-¿Ahora tampoco?

-Sé hacer infusiones [risas]

-Se lo perdonarán. Sabe hacer aeronaves. ¿Pilota aviones?

-No, no.

-¿Qué coche conduce?

-Un Audi. A 8. Voy a Toledo a menudo.

-¿Le gusta la velocidad?

-No, no crea. Me falta algún punto, pero no soy…

-¿Cuántos puntos le faltan?

-En total, desde que salió la ley, me habrán quitado seis u ocho.

-¿Nos llevarán de Vigo a Buenos Aires en aviones sin piloto?

-Sí, esa es la idea.

-¿Usted se subiría a un avión sin piloto?

-Me subo en los aviones, pero tengo mucho miedo a volar. Hubo un año que cogí 224 vuelos. No me da miedo la avioneta (es más desenfadada), pero sí el avión, que es más imponente, vamos muchos dentro.

-¿Cómo llegó al sector de la aviación?

-Hace 21 años, diversificando y aplicando la ingeniería que teníamos. Nos fue bien.

-Trabajan para Airbus, Boeing, Bombardier… y hacen componentes para un cohete, el Ariane 5.

-Este cohete lleva unas piezas de fibra de carbono que fabrica la planta de Illescas. De cohetes, que así les llamáis, hay seis lanzamientos al año. [Ríe] Preferimos trabajar en componentes, que se fabrican más. Pero, bueno, hay que estar en todo. Ahora mismo tenemos un proyecto de bienes de equipo para el Arian3 6.

-La cartera de contratos es de 37 millones de euros. ¿Le ha costado alguna comida? Vamos, ¿esto va por enchufe?

-No, no, eso ya forma parte del pasado. La pregunta [dice casi susurrando con cierto grado de pudor] no procede. El sector aeronáutico lleva en todo el mundo un componente político importante, porque hay unas apuestas muy serias de los Gobiernos hacia sus constructoras. Cada país intenta atraer proyectos para su territorio. Le digo una cosa, además: cada vez está peor visto cortar la reunión para salir a comer. Si tenemos una reunión, comemos de pie, picamos algo.

-Viendo la empresa, el I+D+i no es una entelequia.

-Hoy el I+D+i no es negociable. La empresa que renuncie al conocimiento está renunciando también a la investigación. El 9 % de las horas globales de trabajo las dedicamos a la investigación y desarrollo.

-Tienen una plantilla altamente cualificada.

-El 38 % son ingenieros.

-En los momentos más duros ¿les bajó los sueldos?

-No. Nosotros hemos tenido la gran suerte de que no nos ha afectado la crisis económica. Hemos tenido el mayor crecimiento. En la empresa no ha cambiado nada.

LA FAMILIA Y LOS AMIGOS

El capital del grupo, que facturará este año unos 36 millones, está repartido entre Puga y dos hermanas. La empresa le absorbe mucho tiempo, pero él está convencido de que lo que te vas a llevar de esta vida son la familia y los amigos. No hace demasiado tiempo, todos los sábados y domingos se reunían 24 o 25 personas, incluido al que él llama el frente de juventudes (madre y tíos, que hacían una media de más de 80 años). «Y para faltar a esas reuniones había que justificarlo por escrito». Ahora siguen manteniendo los encuentros, aunque ya hay algunas faltas. Él, en todo caso, no cocina. Eso sí, colabora con ganas: «Pongo la mesa, llevo el vino y organizo senderismo».

El sector aeronáutico gallego se prepara para pedidos de Boeing tras su llegada a Portugal

Faro de Vigo, 10-07-2018

El “gigante” aterriza en la península tras el acuerdo con Embraer – Darán impulso al KC-390, para el que trabajan Delta Vigo, Coasa y Utingal – “Tiene mucho potencial”, dice la industria

Las compañías Boeing y Embraer anunciaron la semana pasada la creación de una joint ventureque da co-mo el resultado una tercera compañía en el segmento de la avión comercial, valorada en 4.750 millones de dólares (unos 4.000 millones de euros al cambio actual). El acuerdo ha supuesto la llegada de Boeing a la península ibérica, en concreto, a la macroplanta que posee Embraer a 110 kilómetros al este de Lisboa, en Évora. Este movimiento se ha traducido en un soplo de aire fresco para el sector aeronáutico gallego, que ya se prepara para acoger pedidos del giganteamericano y que, de forma paralela, espera un aumento de la carga de trabajo que acompañará al avión militar de Embraer, el KC-390, para el que ya fabrican piezas Co-asa, Delta Vigo y Utingal.

Fuentes de la industria consultadas estiman como una “buena noticia” el acercamiento de Boeing a España. En-tienden que las consecuencias “no se-rán inmediatas” debido a los procesos de certificación y de la ratificación del propio acuerdo, pero sí señalaron que “tiene mucho potencial” de cara a los próximos años. El gigante europeo Air-bus -que también firmó un alianza con Bombardier para la producción de los aviones comerciales C Series- es el que más carga de trabajo deja en la industria gallega (especialmente en modelos como el A320, A350 o el A380), siendo más residual la presen-cia de la compañía americana. Firmas como Utingal (a través de la española Aciturri) y Delta Vigo realizan piezas para el modelo B787. Además esta última llevó a cabo un proyecto de bienes de equipo para la planta de la marca en Charleston (en Caroli-na del Sur).

La marca brasileña en Galicia

El conocimiento profundo de Embraer de las empresas gallegas hace que “figuren en el panel de proveedo-res potenciales” para Boeing, según las mismas fuentes. Y es que el sector ya trabaja tanto en los aviones comerciales de la marca (la serie E-Jets ) como, especialmente, en el avión militar KC-390.

Por este motivo, la aeronáutica de la comunidad está más ilusionada con otros de los puntos del acuerdo: la creación de otra joint venture para “promover y desarrollar nuevos mercados y aplicaciones para productos y servicios de defensa, especialmente el avión multimisión KC-390”. Jesús González, responsable de la tudense Utingal, concretó que la “reactivación” del proyecto “dará más carga de trabajo” al sector gallego.

Esta unidad militar (en fase de certificación y lastrado en el aspecto comercial hasta la fecha) crecerá en volumen de trabajo. Actualmente se realizan cuatro aviones al año (comenzó este curso) y se prevé que suba a las seis unidades. En este caso, la ourensana Coasa realiza para Aernnova (grupo vasco del que forma parte) todos los componentes de las partes móviles del avión (flaps y alerones del ala y los timones de dirección de cola) y un paquete directamente con Évora para las piezas del estabilizador horizontal. De la misma forma también Delta Vigo y Utingal (esta última a través de la firma de Ourense) participan en el avión. En este sentido, González explicó que están “a punto de ganar un nuevo paquete”.

Boeing y Embraer acuerdan crear un nuevo gigante de aviación comercial

Faro de Vigo, 06-07-2018

Las aeronáuticas gallegas fabrican piezas para los aviones de ambas firmas

Las compañías Boeing y Embraer anunciaron ayer la creación de una tercera compañía en el segmento de aviación comercial, valorada en 4.750 millones de dólares y que estará controlada por el gigante estadounidense. Boeing asumirá la fabricación de aviones comerciales de la aeronáutica brasileña, que hoy es el tercer mayor fabricante de aviones del mundo y líder en el segmento de aeronaves para vuelos regionales, según el memorando de entendimiento. Las firmas aeronáuticas gallegas Delta Vigo, Utingal y Coasa realizan o realizaron piezas para aviones de ambos gigantes del aire.

La nueva empresa es el resultado de unas negociaciones que se iniciaron en diciembre pasado y en las que participó el Gobierno brasileño, que ahora tiene la llave para aprobar la operación al ser poseedor de una acción dorada con derecho a veto. El acuerdo es estratégico a nivel global ya que ampliará la presencia de Boeing en el mercado exterior y contrarresta la asociación entre la empresa canadiense Bombardier y el gigante aeronáutico europeo Airbus.

La nueva sociedad que crearán Boeing y Embraer, con “operaciones y sede” en Brasil, será de capital cerra-do y tendrá un valor de 4.750 millones de dólares. Boeing será titular del 80 % del capital de la compañía, por el que deberá pagar 3.800 millones de dólares a la fabricante brasileña, mientras que Embraer poseerá el 20 % restante.

VISITA A INDRA, FIDAMC Y AIRBUS

27-06-2018

En el mes de junio, los asociados del Consorcio Aeronáutico Gallego visitaron las instalaciones de Indra, concretamente en San Fernando de Henares y Aranjuez (Madrid), En estas visitas, se expuso el potencial y capacidades del Consorcio Aeronáutico Gallego, así como las capacidades individuales de cada socio asistente a la visita. Indra, por su parte, nos mostró sus capacidades y posibilidades de colaboración que pueden surgir entre ambas entidades. (FOTO INDRA)

Al día siguiente, El CAG visitó la Fundación para la Investigación, Desarrollo y Aplicación de Materiales Compuestos, dónde se no explicó los diferentes proyectos en los que este centro está inmerso, tales como Pre impregnado termoestable, fibra seca y transferencia de resina, termoplástico, procesos de alta cadencia, análisis y simulación de procesos, fabricación aditiva, etc.

A continuación, visitamos las instalaciones de Airbus en Getafe.

ENCUENTRO CON LA EMBAJADA DE REPÚBLICA DOMINICANA- 21 de junio 2018

Faro de Vigo, 21-06-2018

El jueves 21 de junio recibimos en nuestra sede al Embajador de la República Dominicana en España, D. Olivo Andrés Rodríguez Huertas.

En este encuentro empresarial con la Embajada de la República Dominicana en España, además de acompañarnos el Embajador, estuvieron presentes D. Emilio Vicente Pérez, Cónsul honorario en Galicia y Dña. Carolina Peguero, Ministra consejera encargada de sección comercial, quienes nos mostraron las oportunidades de negocio e inversión en el país.

Galicia se engancha a los programas estrella de drones de Boeing y Airbus

La Voz de Galicia, 24-06-2018

El sector se posiciona para entrar en el reparto de piezas del «eurodrone» militar

La aviación comercial es el presente, pero la no tripulada es el futuro, y ahí sí es posible que Galicia se encuentre en posición ventajosa frente a la competencia, que crece no solo a escala mundial, sino también regional, entre comunidades.

La fabricación, el mantenimiento y los servicios derivados de drones (o vehículos aéreos no tripulados), que van desde las telecomunicaciones a la seguridad de navegación, forman ya la división aeronáutica más vibrante y con mayor potencial de negocio, y lo mejor de todo es que los gigantes de esta industria cuentan con el sector gallego para sus programas estrella.

Para empezar, el Centro de Investigación Aerotransportada de Rozas (CIAR), en Lugo, en el que la Xunta impulsa un polo tecnológico e industrial en torno a la tecnología de aviones no tripulados, ha conseguido captar la atención del gigante norteamericano Boeing.

La compañía, que arrancó el 2018 con una cartera de pedidos de 5.864 aviones, por valor de 111.400 millones de euros, quiere entrar en Rozas con un proyecto de tecnología para espacios aéreos compartidos.

La oferta ha sido presentada por la división europea Boeing Research and Technology Europe, y compite con media docena de propuestas en una licitación pública cuyo ganador, que se conocerá antes de septiembre, deberá desarrollar un programa de gestión y seguridad de tráfico para espacios aéreos compartidos, con el apoyo de 6,2 millones de euros que aporta la Xunta.

Boeing tiene grandes expectativas de que su proyecto sea el elegido.

Mientras, el sector gallego se prepara para entrar en otro programa estrella de la aviación no tripulada, el dron militar de Airbus Male 2020. España optará a producir el fuselaje de la aeronave, lo que podría denominarse el cuerpo del eurodrone, con 20 metros de longitud.

La industria gallega se ha revelado como una de las más competitivas en aeroestructuras, incluidas las de fibra de carbono. En esta fase tendría entrada Delta Vigo, proveedor de referencia de Airbus. Y, a partir de ahí, se abrirá la adjudicación entre subcontratistas de primer y segundo nivel que entrarán en el proyecto, en donde se posicionan otras firmas de la comunidad, según confirma el Consorcio Aeronáutico Gallego.

El filón del «Male 2020»

Fuentes de Defensa, previamente a la salida de Dolores de Cospedal, explicaron que España participa con un 23 % en el consorcio y que haría valer ese peso en cuanto a pedidos y retorno industrial del programa en nuestro país. También señalaron que será en el 2019 cuando las industrias participantes en el lanzamiento de la aeronave (Airbus Alemania y España, Dassault desde Francia y Leonardo desde Italia) harán una oferta a los países clientes, y entonces se conocerá su coste. Inicialmente, se trabaja con una previsión de 300 pedidos cuyo precio total podría ascender a 10.000 millones, según fuentes de la industria.

Los gigantes Airbus y Boeing son los dos jugadores más relevantes en el negocio aeronáutico a nivel global, y ambas compañías compiten fuerte para impulsar tecnología y servicios alrededor de los vehículos no tripulados, un sector que en el 2020 estará moviendo 127.000 millones en el mundo, según un estudio del constructor americano.

Indra y Babcock consolidan 200 nuevos empleos en Rozas

Explicado de un modo sencillo, los drones son vehículos aéreos no tripulados, equipados con cámaras y sensores de alta precisión. La competición por desarrollar la tecnología más eficaz y certera se libra a nivel mundial, y Galicia corre en puestos cabeza, con los proyectos de los dos constructores instalados en el aeródromo de Rozas: Indra y Babcock (antes, Inaer).

Dice la Xunta que la inversión asociada al CIAR (150 millones hasta el 2020) «ya es una realidad que está dando resultados concretos». Genera 190 empleos de alta calificación, 20 proyectos de I+D desarrollados por las empresas Indra y Babcock, y la participación en ellos de 18 compañías especializadas y centros de conocimiento.

De momento, alrededor de una veintena de proveedores gallegos están ya trabajando para los dos constructores instalados el aeródromo lucense en el desarrollo del polo industrial. Esas firmas desarrollan proyectos de I+D para esos dos gigantes en un programa que, según la Xunta, ha movilizado ya unos 150 millones de euros y tiene implicadas en el trabajo a unas 200 personas de las 440 previstas en el plan hasta el 2020.

Una veintena de firmas

En concreto, tienen contratos para esas dos compañías las pontevedresas Centum, Sivsa, Softwcare, Soldatec, Acubens, Lourizán y Gradiant, los clústeres CTAG, Cetmar y Aclunaga; las firmas de Lugo Soarnor y Gaerum, junto al Inta (público, con sede en la propia Rozas); y las firmas coruñesas R-Cinfo, Coremain y Aeromedia, y las instituciones Cesga, ITG y la Universidade de Santiago.

Dice la Administración gallega que con la venta de los productos desarrollados en Rozas, entre los que se encuentran las aeronaves Targus (de Indra); y Lua y Lumes (Babcock), la previsión es que se produzca un crecimiento de las empresas del sector en Galicia. «Por eso Rozas non será solo un aeródromo, senón un parque industrial no que se irán implantando empresas», dice la Consellería de Industria.

“Quien tiene la tecnología es quien va a dominar el mercado; el éxito depende de la colaboración entre todos”

Faro de Vigo, 30-05-2018

Delta Vigo es una de las empresas de referencia en la provincia de Pontevedra y, sobre todo, es puntera en aeronáutica como proveedor de primer nivel para los principales constructores de todo el mundo. Con tres plantas (en Peinador, Valladares y Toledo) y otra que será inaugurada en septiembre en Nigrán, la firma que dirige Francisco Puga acaba de adquirir a Zona Franca la tercera parcela de terreno en el polígono de Porto do Molle. “Quien tiene la tecnología es quién va a dominar el mercado y quien tiene los procesos tiene la llave”, resume el empresario, que apuesta por ver como una “oportunidad” la cercanía de Portugal y su realidad laboral. “El mercado lo que demanda es valor, seguridad, ergonomía empresarial… Los países de bajo coste solo pelean los precios”, comenta Puga.

A su juicio, el “éxito” de que Galicia sea una referencia industrial “depende de la colaboración entre todos” y, sobre todo, de que exista una mayor “velocidad de reacción” a la hora de ofrecer “flexibilidad” y de “hacer frente a la competencia”. “Las zonas geográficas que trabajan conjuntamente son más fuertes en el mercado, que es global”, puntualiza.

El presidente de Delta Vigo insiste en la importancia de hacer de Galicia una “zona geográfica tecnológica” y cree que “la mano cualificada” tiene que estar en la comunidad, para lo que sitúa la formación como uno de los pilares fundamentales a desarrollar en el futuro cercano.

De igual forma, Puga también hace hincapié en la importancia de “vender nuestra propia marca” a nivel de comunidad autónoma. “No sabemos hacerlo”, sentencia Puga.

Las aerolíneas y la UE, entre los grandes perdedores del petróleo a 80 euros

Expansión, 29-05-2018

La OPEP da por equilibrado el mercado de crudo y se prepara para acabar con los recortes a la producción

Por fin, Arabia Saudí y otros productores del petróleo han colocado los precios donde querían. La política de restricción de la oferta anunciada en noviembre de 2016 ha mostrado su efectividad. El barril de brent pasó de los 45 dólares de hace un año a rozar los 80 la semana pasada. Por el camino quedan los vencedores y perdedores de una carrera alcista que por ahora no parece haber tocado techo. A un lado de la balanza se sitúan los exportadores y las petroleras. Al otro, en el de los damnificados, las aerolíneas, muy sensibles al precio de los combustibles, y países importadores de energía, como los de la UE.

La inquietud entre los consumidores de petróleo llevó el viernes al Gobierno saudí y a sus aliados a dar un paso inesperado. Tras año y medio de contención a la producción, los exportadores mostraron su disposición a comenzar a abrir la mano en el segundo semestre del año. Estos comentarios bastaron para que el precio del brent cayera un 2,5%, al entorno de los 76 dólares. En la reunión de la OPEP de junio, los miembros del cartel deberán decidir hasta dónde están dispuestos a aumentar la oferta. El alza podría ir de 300.000 barriles al día —la opción más conservadora, defendida por Arabia Saudí— hasta 700.000 u 800.000, posición más cercana a las tesis rusas.

La OPEP y otros países como Rusia certifican ahora que, tras más de un año intentándolo, el mercado del petróleo se equilibró en abril por primera vez. Los productores han logrado su objetivo de reducir el stock a menos de la media de los últimos cincos años en los países desarrollados, según concluyeron en una reunión celebrada la semana pasada en la ciudad saudí de Yeda, según informaron a Bloomberg tres integrantes de esta reunión.

Mientras los productores concretan sus planes para los próximos meses, ya es posible hacer un balance de daños. Entre las empresas, las más castigadas por el alza son las aerolíneas y el sector naval. En las primeras, el combustible representa un tercio de sus costes operacionales, que finalmente serán repercutidos a los consumidores con billetes más caros. En cinco meses, aerolíneas como American Airlines y Lufthansa se han dejado más del 20% en Bolsa. Air France-KLM, acosada por los problemas y la dimisión de su presidente, ha perdido el 63%. Mientras, los hispano-británicos de IAG-Iberia han ganado un 5%.

Los nuevos precios también golpean la economía de los países consumidores. A los miembros de la UE les afecta por una doble vía. Además de que ahora se pague por barril un 69% más que hace un año, el euro se ha devaluado respecto al dólar casi un 8% desde febrero, por lo que las compras de petróleo —efectuadas en divisa estadounidense— salen más caras. El Ministerio de Economía español puso recientemente números al efecto en el país del petróleo caro. Así, de mantenerse el barril en torno a 70 dólares, a España le supondrá solo en 2018 un desembolso extra de 5.500 millones en 2018. Este mayor coste de la energía tendrá además efectos perniciosos en el consumo y en el empleo. La subida del precio del petróleo también reper-cutirá en la inflación en la eurozona y, por lo tanto, en las medidas del BCE.

Harry Tchilinguirian, estratega jefe de petróleo en BNP Paribas, recuerda sin embargo que el efecto de la subida del crudo en el consumidor final es mayor en países en vías de desarrollo como India, donde estos años se han reducido los subsidios a la compra de gasolina y diésel. “En EE UU, donde los impuestos son muy bajos, los cambios en el precio se transmiten muy rápidamente a la venta minorista. En países europeos como España, Reino Unido o Francia, los impuestos son una parte muy importante del precio que paga el consumidor final. En estos casos, las variaciones en el coste del barril son menos visibles”, explica Tchilin-guirian en un correo electrónico.

En el otro lado de la balanza, los grandes vencedores son países como Arabia Saudí, que ha logrado reducir su abultadísimo déficit público. Del 12,8% del PIB, prevé dejarlo este año en el 7%. Y las grandes petroleras y gasistas han visto subir su cotización en Bolsa. BP, por ejemplo, anunció el pago de dividendo por primera vez desde 2014.

¿HACIA EL TOPE DE 100 DÓLARES POR BARRIL?

Hace casi cuatro años que el barril de brent cotiza por debajo de los 100 dólares. Los analistas creen que la actual subida de precios puede continuar en los próximos meses. Sin embargo, Harry Tchilinguirian, de BNP Paribas, ve difícil que el crudo alcance los 100 dólares debido a la potencia exportadora de EE UU. Eso sí, si no hay “nuevos shocks geopolíticos negativos”, advierte.

Airbus baraja tres ofertas por Alestis, con Aciturri favorita

Expansión, 29-05-2018

Airbus España tiene sobre la mesa tres ofertas de compra por el fabricante andaluz de piezas para aviones Alestis, a cuyo rescate tuvo que acudir en 2014. Los interesados son un fondo de inversión de perfil indus-trial, un suministrador francés de primer nivel (Tier 1) y la burgalesa Aciturri, que es la mejor situada en el proceso y a la que se le atribuyen mayores opciones por su capacidad para encontrar sinergias e integrar Alestis de su ecosistema industrial.

La operación de Alestis, que en 2017 facturó 285 millones de euros y obtuvo un resultado bruto de explota-ción (ebitda) de 41,5 millones, es uno de los grandes movimientos en el sector aeronáutico español. Tiene como aliciente el interés de proveedores de componentes extranjeros, lo que refleja el nuevo entorno interna-cional en el que deben operar las empresas españolas. La tendencia no es nueva, ya que el año pasado Air-bus vendió la española Cesa a la canadiense Héroux-Devtek, pero es un indicio de que las empresas nacio-nales también están en el punto de mira dentro del proceso de consolidación del sector a nivel mundial.

PROVEEDOR CLAVE

La venta de Alestis se encuentra ya en la fase de due diligencey de negociación de los términos de la opera-ción, en el que a Airbus le toca jugar un doble papel. No solo es el vendedor, sino también el primer cliente de Alestis, que fabrica piezas esenciales para el Airbus A350, por lo que su compromiso con los pedidos es un aspecto clave para garantizar la rentabilidad del proveedor.

Alestis ha logrado entrar en beneficio operativo, pero a los candidatos no les salen las cuentas debido a la deuda contraída por la empresa, de 350 millones de euros. Parte del pasivo tiene a la Administración pública como acreedor y esta circunstancia ha dificultado realizar quitas.

La empresa, que superó hace cuatro años el concurso de acreedores, tiene que devolver la deuda a partir de 2021 conforme a un plan de viabilidad y al convenio firmado en 2013. Esta deuda es precisamente lo que está retrasando la operación y obligando a Airbus a plantearse concesiones. El grupo ha inyectado 150 millo-nes en Alestis desde que la rescató. Como parte del proceso, Airbus tomó el 61,9% de Alestis, frente al 24,05% de Sepi y el 14,04% de Unicaja.

“Gradiant tiene una tasa de éxito muy elevada en proyectos europeos”

Expansión, 28-05-2018

ENTREVISTA FERNANDO JIMÉNEZ Gerente del centro tecnológico de telecomunicaciones/ Destaca que el ‘data analytics’ tiene un gran potencial y que la ciberseguridad abre un campo de oportunidades de negocio.

 

Ingeniero de Telecomunicaciones, Fernando Jiménez Míguez asumió la gerencia del centro tecnológico Gradiant hace cinco años. Lo hizo  después de dar un vuelco a su carrera profesional cursando un MBA que ponía fin a su trayectoria en la ingeniería radio y de diseño de red para  las principales operadoras de telefonía. Después de poner en marcha la delegación noroeste de la ingeniería Acisa y lanzar y fracasar en su  ropio proyecto empresarial –una editorial online– dio el salto a la industria textil como ecommerce manager de Adolfo Domínguez. “En Gradiant  me encuentro muy a gusto. Es mi sitio”, afirma.

– ¿Por qué la Xunta, a través de la Consellería de Economía, ha dejado el patronato de la Fundación Gradiant?

Las Administraciones Públicas fomentaron los centros tecnológicos (surgidos en Alemania para resolver el llamado ‘valle de la muerte’) y la Xunta se apoyó en la iniciativa de idea de tres profesores de teleco. Su papel fue de pepita y a la iniciativa se unieron las empresas. En su estrategia de adelgazar la Administración paralela, la Xunta fue saliendo de casi todos los patronatos.

– ¿Hay intención de ampliar el número de patronos?

Nuestra vocación es incorporar a la mayor parte del tejido empresarial y, en breve, vamos a iniciar una campaña para integrar a nuevos agentes con el fin de que sea incluyente y amplio. Para nosotros siempre es una fuente sobre las necesidades de las empresas, para estar al  tanto de lo que necesitan. Ya entramos en contacto con algunas. Espero que de aquí a finales de año tengamos nuevos patronos con empresas  relevantes de Galicia. Su principal función es que Grandiant no haga a competencia a las empresas y el centro ha sido siempre muy exquisito a la hora de evitarlo.

Grandiant nació en 2007 con apoyo público. ¿Cómo ha cambiado su financiación?

En su mayor parte es financiación privada procedente de la facturación con empresas, entre un 60% y 65%, y el resto, financiación pública competitiva de proyectos. Los que más nos gustan son los europeos y consorciados con empresas.

– ¿Por qué?

Porque ves toda la cadena de valor y tiene la ventaja de que son con empresas. Se trata de proyectos supercompetitivos, muy exigentes  técnicamente, que te ponen en contacto con lo mejorcito de Europa y nos abre una capacidad relacional importante.

– ¿En cuántos ha participado?

En catorce europeos y tenemos tres activos. Siempre estamos presentándonos a muchos. Tenemos un tasa de éxito del 10%, muy por encima de la media europea, donde hay proyectos en los que esa tasa es del 3%. Esa exigencia hace que la mera concesión sea un éxito en sí mismo.

– ¿Con qué referentes europeos se mide?

Con el TNO holandés y el gran referente que siempre es el Fraunhoffer alemán. Tiene decenas de miles de trabajadores y muchísimas patentes, incluso con BMW. En España los líderes siempre han sido los vascos, pero fuera de ellos, Gradiant debe ser el tercero en volumen.

– En 2017 el centro facturó 5,2 millones, un 6,1% más. ¿Entre empresas tiene una gran concentración de clientes?

Nuestro abc de clientes es súper disperso. Tenemos seis clientes anuales que facturan más de un 3% con nosotros. Es bueno, aunque nos  gustaría que fueran muchos con mucho volumen. Al ser fundación, nuestro KPI implícito (key performance indicator o indicador clave de  rendimiento) es el impacto en el sector y a cuantos más mejoremos, mejor.

-¿Comercializa mejor su tecnología en el exterior?

Tenemos que ir a donde está el cliente. Hoy el mercado exterior aporta entorno al 15% de la facturación, pero la apuesta es brutal para llegar al 25% en el año 2020.

-¿Qué otros objetivos tienen?

El volumen de ingresos rondará los 5 millones y 6 millones, porque no pensamos crecer exponencialmente. En cuanto a recursos humanos, también nos manetndremos, pero mejoraremos la rentabilidad,  porque nuestra IP (propiedad intelectual) ya está lista. Estamos  empezando a tener bastante retorno de ventas hechas en el pasado. En 2017 fue del 8%, y en 2020 contamos que el 15% de la facturación sea
de licencias y royalties.

– ¿Demandan las pymes las herramientas de inteligencia o ‘data analytics’?

El 85% de nuestros clientes son pymes y la innovación hoy es una necesidad imperiosa para competir para culaquier empresa. En data analytics queda mucho por hacer en el  campo de la empresa, estamos a tan solo un 2% o 3%. Precisamente estamos participando en un  proyecto europeo de identificación de radicalización de personas a través del análisis de datos que se generan en Internet. Podemos saber más  de una posible radicalización que su propia familia. Participan también Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Europa.

-¿Y en materia de seguridad?

Es la parte que más crece  como oportunidad de negocio. Para garantizar la seguridad y privacidad exigida, necesitas tratar la información y comunicación de manera distinta, utilizando tecnologías y algoritmia diferentes y eso es  una gran oportunidad.

Indra y sus proveedores generan un retorno de 19 millones

Expansión, 28-05-2018

Uno de los principales socios tecnológicos de la Civil UAVs Initiative lanzada por la Xunta en Rozas (Lugo) ha cerrado con éxito y cumpliendo al 100% los dos primeros hitos en el desarrollo del vehículo aéreo opcionalmente pilotado (OPV) denominado Targus. Indra, que resultó adjudicataria de la compra pública precomercial –Xunta y empresa comparten los riesgos y beneficios del proyecto– ha realizado subcontrataciones entre seis empresas por importe de 7,5 millones de euros para sus tres proyectos. El retorno indirecto del conjunto asciende a 19 millones de euros, según cálculos de fuentes cercanas a la compañía.

La ingeniería Gaerum, del grupo Aerum, ha sido su principal proveedor en el desarrollo de Targus, mientras que Seadrom lo es en el del vehículo marino (USV). También han trabajado con ella Soarnor, Gradiant, Aeromedia e ITG. Son 56 profesionales los que están trabajando de forma directa, de los que unos 30 son gallegos, según fuentes próximas a la compañía tecnológica.

Ahora Indra estudia las ofertas de una decena de proveedores locales para participar en el desarrollo de sistemas y fabricación de equipos.

DRON COMPLEJO

El Targus es un dron civil de más de una tonelada de peso con entre ocho y diez horas de autonomía. A bordo llevará sistemas de vigilancia avanzados para recoger información y enviarla en tiempo real a tierra, utilizando sistemas de comunicación de última generación. Sus primeras pruebas de vuelo están previstas para el año 2020 y todo marcha según el plan marcado por la Axencia Galega de Innovación (Gain), la contratante.

La nave ha completado las primeras pruebas funcionales en tierra; ha elaborado el plan de certificación y solicitado la modificación de la estructura a la Agencia Europea de Seguridad Aeronáutica (Easa).

La compra pública precomercial, por 20 millones de euros, establecía un primer pago de 2,5 millones en 2016; de 3,5 en 2017; de 3,8 millones este año, y de 4,1 millones y 5,9 millones en los dos siguientes.

Airbus y Boeing disparan sus ventas a Asia en pleno viraje a la región

Faro de Vigo, 26-05-2018

BATALLA COMERCIAL/ El grupo norteamericano supera en pedidos al europeo, cuestionado por algunos de los grandes clientes por los retrasos en el suministro de aviones y los problemas con los motores.

 

Los dos mayores fabricantes de aviones del mundo, Airbus y Boeing, ya ven cómo sus profecías comienzan a cumplirse por anticipado y Asia se convierte en el gran mercado mundial para la aviación comercial.

En el primer cuatrimestre del año, recibieron pedidos procedentes de aerolíneas de este continente, Turquía y Oriente Medio incluidos, por cerca de 28.000 millones de dólares (24.000 millones de euros), frente a los encargos por unos 22.000 millones procedentes del resto de regiones del mundo.

Detrás de estos datos se encuentra la tendencia ya adelantada por los fabricantes a un incremento de capacidad en la aviación comercial y a un desplazamiento del centro de gravedad del negocio, que ahora se encuentra en Asia.

La demanda de este continente será el factor que confirme, una vez más, una recurrente predicción en el sector, la de que cada 15 años se duplica el tráfico aéreo en el mundo. Así ocurrió entre 1986 y 2001, y entre 2001 y 2016. Si se confirman las previsiones, pasará lo mismo entre 2016 y 2031.

Airbus prevé que, hasta 2036, el mercado mundial crezca a un ritmo del 4,4% anual, requiera 35.000 nuevos aviones de pasajeros y alcance un valor de 5,3 billones de dólares. La región de Asia Pacífico concentrará el 41% de la demanda y China será con diferencia el mayor mercado doméstico, al multiplicar por 3,6 su volumen actual.

Boeing dibuja un escenario parecido. Su informe de previsiones a largo plazo apunta a que en 2035 habrá tantos pilotos en Asia y Oriente Medio como en la suma de Europa, Norteamérica y Latinoamérica. Cada año hasta 2035, el mercado asiático sumará 100 millones de pasajeros nuevos.

PRIMER CUATRIMESTRE

Hasta abril de este año, Airbus sumó pedidos procedentes de seis aerolíneas, de las que cuatro son asiáticas, una norteamericana y otra europea. Emirates ha concretado su encargo de 20 aviones superjumbo A380, cuyo valor unitario a precio de catálogo es de 495 millones de dólares. La hongkonesa Calc quiere 15 A320neo, cada uno de ellos valorado en 108 millones de dólares, mientras que la vietnamita VietJet Air comprará dos A321ceo por 232 millones y la butanesa Druk Air, un A320neo por 108 millones.

En total, los clientes asiáticos de Airbus han movido pedidos por 10.680 millones de dólares, frente a los 4.395 millones del resto de geografías. Este volumen se registra en un cuatrimestre en el que el consorcio europeo sumó 136 pedidos brutos, y 50 sufrieron cancelaciones.

En los cuarteles generales de su rival norteamericano, el arranque del año ha sido más boyante, pero parecido en cuanto al origen de los clientes. La compañía sumó 333 pedidos brutos, mientras que 65 quedaron cancelados. De Asia llegaron órdenes por 17.325 millones de dólares, mientras que del resto del mundo la cifra es de 17.980 millones de dólares.

El pedido más cuantioso fue de la aerolínea india Jet Airways, que adquirirá por unos 8.625 millones de dólares 75 aviones Boeing 737. Turkish Airlines encargó 25 aviones 787 por unos 6.250 millones de dólares a precio de catálogo.

En su estudio Predicciones de la industria aeroespacial y de defensa 2018, Deloitte identifica a Asia como principal región de crecimiento y pronostica para este año una intensa actividad de fusiones y adquisiciones, relacionada en parte con esta tendencia.

El viraje del sector hacia Asia no pasa desapercibido en España. El presidente de Airbus Comercial, Manuel Huertas, ha advertido a la industria local del riesgo de deslocalización y de la importancia de aunar esfuerzos para conformar una solución industrial que dé respuesta a esta tendencia.

La dirección de Airbus en España ha abogado tradicionalmente por la integración de los principales fabricantes nacionales de piezas y sistemas, que son Aciturri, Aernnova y Alestis. Las operaciones de fusión han estado sobre la mesa y, si no se han concretado, ha sido por falta de determinación de las propias empresas de componentes, indican fuentes del sector.

Aciturri está interesada en Alestis, pero la operación se está retrasando por problemas con la deuda de la segunda. Airbus había comprado en 2013 Alestis para rescatar una empresa a la que considera estratégica para sus suministros y su idea era abandonar el capital en 2014.

Aernnova es otra de las empresas susceptibles de participar en un proceso de consolidación que dé visibilidad a las compañías nacionales frente a los retos asociados al despegue de Asia. Springwater vendió el año pasado la empresa a varios fondos de inversión dirigidos por TowerBrook.

El dron civil de Indra supera las primeras pruebas para estar operativo en 2020

Faro de Vigo, 27-05-2018

El proyecto “Targus” se desarrolla en la base aeronáutica de Rozas

Avanza en un buque no tripulado con base en Vigo

 

El proyecto Targus, que Indra desarrolla en la base tecnológica del Aeródromo de Rozas (Castro de Rei, Lugo), quema etapas para estar completamente operativo en 2020. La aeronave ha completado ya las primeras pruebas funcionales en tierra y ha elaborado el plan de certificación, además de haber solicitado la modificación de la estructura de la aeronave a la Agencia Europea de Seguridad Aeronáutica (EASA). Para la compañía el Targus el proyecto “más complejo de desarrollo de un dron civil que se está llevando a cabo en España”.

Fuentes cercanas al proyecto destacaron el grado de cumplimiento de Indra de las tres iniciativas que desarrolla en la base tecnológica de Rozas, que le han permitido superar el 100% de los objetivos establecidos en el proyecto Civil UAVs Initiative para la utilización de sistemas aéreos no tripulados (UAVs en sus siglas en inglés). La aeronave Targues, de más de una tonelada de peso, está preparada para ser opcionalmente tripulada o pilotada remotamente para volar a decenas de kilómetros de su base, con una autonomía de varias horas. “Dispondrá de los sistemas de vigilancia más avanzados que existen en el mercado para recoger información y enviarla en tiempo real a tierra”, con sistemas de comunicación de “última generación”.

Además del Targus, Indra ha conseguido superar los objetivos previstos inicialmente para el desarrollo de una embarcación remotamente pilotada (USV) o el Centro de Misión y Proceso de Datos, apuntaron las mismas fuentes. En el caso de la embarcación no tripulada, Indra trabaja ahora en un segundo prototipo de esta embarcación con más capacidades. Cuando se complete su desarrollo, “Vigo dispondrá de la embarcación no tripulada más avanzada de España” con capacidad de vigilancia y protección de puertos, infraestructuras marítimas, vigilancia de bancos de pesca, control medioambiental, toma de muestras para análisis científico, y apoyo en tareas de salvamento y rescate.

Esta segunda fase se inicia después de que el primer prototipo superase ya con éxito las pruebas iniciales de mar realizadas en la ría de Vigo, en las que realizó una demostración de nagegación sin piloto en el entorno de las primeras millas. En los últimos meses la compañía ha integrado en la embarcación elementos de salvamento que pueden accionarse remotamente desde tierra, así como distintos sensores y cámaras que actúan como los ojos del piloto.

Indra ha empleado a 56 personas para estos proyectos, de los que 30 son profesionales gallegos.

Boeing, alas para la aeronáutica gallega

Faro de Vigo, 06-05-2018

La compañía de EE UU aterrizará en la península con la futura compra de la línea civil de Embraer, para la que ya trabajan Delta, Coasa o Utingal, firmas que aspiran ahora a mayores contratos

 

La estadounidense Boeing está a punto de hacerse con la línea de aviación civil de Embraer. Esto provocaría el aterrizaje del gigante americano en la Península Ibérica al hacerse con las plantas que la compañía brasileña tiene en Portugal y supondría también alas para el sector aeronáutico gallego, que califica el futuro acuerdo como una “noticia muy positiva” y que aspira a conseguir un mayor número de contratos con ambas constructores.

El gigante europeo Airbus, principal empresa para la que trabaja el sector aeronáutico gallego, se hizo con la producción de los aviones comerciales C Series de la canadiense Bombardier -una de las marcas punteras en el mundo- a mediados de octubre del año pasado. Una “jugada maestra”, como apuntan desde la propia industria. Para contrarrestar este movimiento, su principal rival en el mercado, la estadounidense Boeing, inició conversaciones con la brasileña Embraer para hacerse con su potente línea civil. Además de lo que supondría a nivel económico en la industria, la estrategia es vista por parte del sector como un “claro acercamiento” a una Europa dominada por Airbus, ya que de concretarse -se espera para este año- la firma llegaría a Portugal, donde Embraer tiene una macroplanta en Évora. “Una noticia muy positiva desde el punto de vista de la aeronáutica gallega”, explican las mismas fuentes, “porque supondría poder optar a más contratos” para los aviones de ambas compañías.

Tanto Delta Vigo como la ourensana Coasa realizan ya piezas para los aviones de Embraer. En ambos casos participan en la construcción del avión militar KC-390, en el que también está inmersa la tudense Utingal a través de Coasa. Esta última, además, está también trabajando para toda la gama comercial de la firma brasileña, desde el ERJ-145 hasta el ERJ-195, pasando por los 190, 175 y 170.

Por lo que respecta a Bombardier o Boeing, los trabajos en Galicia son más limitados, siendo principalmente Delta Vigo la que más contratos tiene con ambos constructores. Para la estadounidense, le firma que dirige Francisco Puga se hizo con un proyecto de bienes de equipo para la planta de Charleston (en Carolina del Sur). Puga explicaba durante la jornada técnica del Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) de enero del año pasado que “trabajar para ellos es importante”. Además, al igual que el grupo español Aernnova -al que pertenece Coasa- Delta también trabaja ya con la C Series de Bombardier.

El acuerdo entre Boeing y Embraer “está al caer”, según informan medios especializados, e incluso podría cristalizarse este mismo mes. “Esto puede significar que el día de mañana consigamos contratos con Boeing y con Embraer”, insisten las fuentes del sector gallego aeronáutico, que además acaba de firmar -a través del CAG- un acuerdo de colaboración con su homóloga lusa, la Aeronautics, Defense and Space Cluster, para acercarse aún más a la firma brasileña en el país vecino. Dos movimientos que dan alas a la industria en Galicia.

Delta Vigo: nunca la ingeniería gallega había volado tan alto

La Voz de Galicia, 06-05-2018

El grupo vigués entra en el macromercado aeronáutico asiático como proveedor de la estatal china Comac; su plan estratégico prevé duplicar su negocio en dos años, colocando el 85 % de su producto fuera de España

Hablar de sector aeronáutico en Galicia es hablar de Delta Vigo. Ninguna otra empresa ha logrado una cartera de clientes tan completa, en la que no falta ninguna de las principales compañías aeronáuticas del mundo: Airbus, Boeing, Bombardier, Embraer y ahora la estatal china Comac, que lanzará en el 2020 su primer avión comercial.

Con clientes repartidos por todo el mundo, lo normal es que su negocio esté cada vez más fuera que dentro de España. «En el 2017 exportamos un 50 % de nuestra producción y en el 2020 estaremos en el 85 %», asegura Francisco Puga, presidente de Delta Vigo.

Para entonces, el grupo vigués, que acaba de poner en marcha su cuarta planta de producción (tiene dos en Vigo, una en Illescas, junto a la planta de ensamblaje del A350 de Airbus, y esta última, en el polígono de Porto do Molle, en Baiona), estará facturando 65 millones (cerró el 2017 con 30 millones) y tendrá una planti-lla de 270 empleados (tiene ahora 184), según establece su plan estratégico.

Airbus es su principal cliente. También Boeing ocupa un lugar cada vez más destacado en su cartera de pedidos; y la llamada de Comac es un éxito que viene a reconocer el prestigio internacional de la aeronáutica gallega.

El C919 no es el pedido más importante que tiene entre manos Delta Vigo, pero sí tal vez el de mayor recorrido. Es la apuesta de China para competir con Boeing y Airbus en el segmento de los aviones de pasillo único en el mercado más goloso de la aviación comercial, y que incorporará a bordo la más avanzada tecnología.

Delta Vigo nació en 1947 ligada a la industria naval y al sector conservero, para entrar luego en la automoción, en donde sigue en activo como proveedor de primer nivel de PSA, entre otros.

Empezó en la planta de Peinador, en la que todavía desarrollan algunas de las actividades originarias: mecanizado de piezas de utillaje y calderería. Pero sobre todo está especializada en automatismos, programación de robots, simulación de líneas productivas y sistemas de calidad.

Uno de sus hitos industriales ha sido la puesta en marcha de Delta Illescas. Arrancó en el 2011 para partici-par directamente en el nuevo avión comercial Airbus A350. Allí fabrica piezas complejas mediante innovadores procesos de impregnación de fibras secas. En este campo ha desarrollado cuatro patentes relacionadas con las tecnologías textiles.

Cuatro plantas operativas, y una quinta en proyecto a medio plazo fuera de España

La ampliación de su capacidad de producción es para Delta Vigo una necesidad. Las nuevas instalaciones de Porto do Molle permitirán al grupo dar respuesta a nuevos proyectos, ya que tanto la factoría de Peinador (12.000 metros cuadrados) como la del parque tecnológico de Valladares (10.000 metros cuadrados) están prácticamente saturadas y la de Illescas (20.000 metros cuadrados) estiman que lo estará antes de dos años.
De hecho, el presidente de la compañía, Francisco Puga, reconoce que ya están pensando en una quinta planta, «pero no a corto plazo», en este caso fuera de España. Antes de abrir Illescas, ya manejaron la posibilidad de implantarse en Estados Unidos.

Puga señala que, además de bienes de equipo, producen componentes metálicos y de composites. «Solo perseguimos fabricar componentes que enca-jen con procesos desarrollados internamente por nuestro depar-tamento de I+D, porque enten-demos que nos pueden hacer más competitivos», sostiene.

Estados Unidos, China, Inglaterra, Alemania, Francia y Portugal son algunos de los países para los que produce Delta Vigo, en la mayor parte de los casos para la industria aeronáutica, pero también para el sector del automóvil. En el caso de este último, la estadística que manejan habla por sí sola. Han participado en más un millar de proyectos llave en mano.«Nuestra tecnología nos permite competir y ganar por conocimiento»

Francisco Puga, presidente de Delta Vigo, siempre ha tenido claro que la clave para competir en un sector de gigantes es ser buenos en aquello que pocos saben hacer.

-¿Cómo una empresa que nació vinculada a la automoción hace 66 años ha conseguido llegar a los despachos de alta dirección de Airbus o Boeing?

-Lo más importante es ser capaces de aportar soluciones integrales. Somos la única empresa, yo diría que de Europa, que movemos todo el proceso de conocimiento interno. En una cadena de valor no se pueden separar eslabones y eso es lo que quiere el constructor.

-¿Es así como ganan a sus rivales? ¿No es cuestión de costes?

-Nosotros competimos con empresas enormes, pero nuestra tecnología nos permite ganar por conocimiento. Vamos a los componentes de mayor dificultad y ahí es donde aportamos valor.

-¿Qué supone la entrada de Delta en China, con Comac?

– Se pusieron en contacto con nosotros hace un par de años, y hace seis meses cerramos el contrato para la grada de montaje y prototipos de componentes. Vamos a ver cómo evoluciona el proyecto. Las aerolíneas asiáticas son en estos momentos los principales clientes de Boeing y Airbus, y Comac entra a romper ese mercado. Es la gran apuesta del Gobierno de China.

-¿Le sorprendió la llamada?

-En cierto modo. Pero Galicia hoy ya tiene nombre en la aeronáutica. Antes no estábamos en el mapa. Y hoy Delta es conocida en todo el mundo.

La aeronáutica gallega fija su objetivo en Portugal y busca más contratos con la planta de Embraer

Faro de Vigo, 05-05-2018

El consorcio firma un acuerdo con el cluster luso y visita Airbus en Alemania

Fichados cinco ingenieros formados en el curso del CAG

Las empresas aeronáuticas gallegas apuestan por conseguir nuevos contratos con Embraer, asentando con una planta productiva en Évora, Portugal. Pese a que firmas como Delta Vigo, Coasa o Utingal -a través de esta última- ya cuenta con carga de trabajo para los aviones de la empresa brasileña, la intención del Con-sorcio Aeronáutico Gallego (CAG) es la de “acercarse” más al polo que tiene el gigante del sector en el país vecino y aspirar a más contratos. Para ello, han formalizado ya un convenio de colaboración con el Aeronau-tics, Defense and Space Cluster de Portugal, el homólogo del CAG que servirá de trampolín para “fortalecer relaciones” con Embraer.

El presidente del consorcio Enrique Mallón, concretó que la mayoría de los miembros del consorcio tienen una presencia “testimonial” o inexistente en la producción de la empresa brasileña salvo en los casos de Delta Vigo y, sobre todo, la ourensana Coasa, que realiza piezas para toda la gama comercial de la aeronáutica, además de en el avión militar KC-390. En este último también participa Utingal, que precisamente ya anunció la intención de construir una planta en Valença tras saturar sus instalaciones actuales en Tui (como anunció FARO).

Y es que Gobierno portugués ha apostado fuerte por Embraer. Junto a la construcción de la macroplanta en Évora, la Administración lusa también impulsó la creación de una red de proveedores ( Clube de Fornecedores) para dar carga de trabajo a las pequeñas y medianas empresas del sector, entre las que se quieren colar las firmas gallegas.

Junto a este movimiento, el CAG también prevé realizar una serie de visitas a entidades como Indra, Airbus, PIEP o FIDAMC, así como una misión comercial a Alemania, donde visitarán la planta de ensamblaje del gigante europeo o el Cluster BavAIRa, entre otros.

Todas estas medidas fueron acordadas tras la asamblea general celebrada esta semana en la que también se aprobaron las cuentas del año pasado y el presupuesto para 2018, además de la unión a las entidades Supply chain Progress towards Aeronautical Community Excellence (Space) y a la Plataforma Aeroespacial Española (PAE). “La industria aeronáutica es y será una de las actividades industriales que más va a crecer en Galicia en los próximos años”, comentó Mallón.

Ingenieros

Por otro lado, la asamblea también sirvió para realizar la entrega de diplomas del Curso de Estructuras y Ma-teriales Aeronáuticos (CEMA) que organizó el consorcio. Del total de diez alumnos, la mitad han sido ya fi-chados por las empresas que pertenecen al CAG, mientras que los otros cinco ya pertenecían a alguna.

La aeronáutica gallega hará lobby en Alemania

Faro de Vigo, 05-05-2018

El Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) celebró ayer en Vigo su asamblea general en la que reunió a las principales empresas gallegas de este ámbito industrial.La asamblea aprobó las actividades del próximo año, entre ellas una misión comercial a Alemania, donde visitarán la planta de ensamblaje de Airbus o el Cluster BavAIRa, entre otros. También visitarán entidades como Indra, Embraer, Airbus, PIEP o FIDAMC.

El presidente del CAG, Enrique Mallón, manifestó ayer que “la industria aeronáutica es y será una de las actividades industriales que más va a crecer en Galicia en los próximos años”. Por ello, entiende que “es fundamental para Galicia la diversificación de actividades y mercados y la hibridación de empresas de unos sectores a otros”.

Tras dar luz verde a las cuentas de 2017 y el presupuesto de 2018, se aprobó la incorporación del CAG a las entidades SPACE (Supply chain Progress towards Aeronautical Community Excellence); PAE (Plataforma Aeroespacial Española) y se firmó un convenio con AED Portugal.

 

EL CAG HIZO ENTREGA DE LOS DIPLOMAS DE LA PRIMERA EDICIÓN DEL CURSO DE ESTRUCTURAS Y MATERIALES AERONÁUTICOS (CEMA)

El Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG), organización creada en el año 2007, coordinadora e impulsora de la actividad aeronáutica y espacial en todo el territorio gallego, ha hecho entrega, el pasado 3 de mayo de 2018, de los Diplomas de la primera edición del Curso de Estructuras y Materiales Aeronáuticos (CEMA), que comenzó el 14 de febrero y finalizó en 19 de abril.

Esta acción formativa, dirigida a Ingenieros y Técnicos Superiores, constó de 136 horas de duración, en las cuales sus alumnos abordaron cuatro módulos diferenciados. Estos son, “Conceptos Básicos de Aeronáutica”, “Diseño de Productos y Utillajes y Cálculo”, “Tecnologías de Fabricación” y “Ensayo de Materiales”. Todas estas materias fueron impartidas por expertos de la industria aeronáutica, tanto por empresas como por entidades de formación.

En el primer módulo, impartido por ingenieros altamente cualificados de la empresa Coasa Componentes Aeronáuticos, S.A., del Grupo Aernnova, se abordaron temas como la evolución histórica de la aeronáutica, la mecánica de fluidos (y del aire en particular), aerodinámica o aeroelasticidad, entre otros.

El segundo módulo, impartido por la empresa CT Solutions, estudiaron temas más específicos como la introducción al cálculo de estructuras, materiales y procesos de fabricación o seguridad y calidad aeronáutica. En este módulo, se entró de lleno en el diseño y ensamblado de piezas, en la que se ubica el uso de la estructura Product como entorno habitual del diseño, así como en la metodología de diseño de utillaje.

El tercer módulo lo impartió el Polo de Innovaçao em Engenharia de Polímeros (PIEP) a través de tres sesiones teóricas en las que se abordaron, sobre todo, las cualidades y características de los diferentes compuestos y laminados, y una cuarta sesión teórico-práctica en las que se estudiaron nuevos materiales y se realizó una práctica de laboratorio consistente en tres test (mecánico, de impacto y físico-químico).

En el cuarto módulo, impartido por la Fundación para la Investigación, Desarrollo y Aplicación de Materiales Compuestos (FIDAMC), se vieron de cerca los procesos de fabricación de materiales compuestos en la industria aeronáutica, así como el curado y desmoldeado de piezas, el utillaje, la inspección de piezas aeronáuticas y la termología.

Por último, los alumnos realizaron dos visitas, una a las Instalaciones de Fidamc en Madrid y otra a la planta de Airbus en illescas (Toledo).

Enrique M. Mallón, Presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego, indica que, “la organización de este curso es fruto de la implicación del Consorcio Aeronáutico con la industria” y que “estamos contribuyendo a fortalecer esta actividad industrial que está atrayendo y que puede atraer todavía más beneficios para nuestra comunidad autónoma”. “Esta formación implicará una mayor capacitación para los alumnos, lo que se traducirá en puestos más cualificados en las empresas del CAG”.

Airbus rompe con la británica BAE en pleno Brexit

Expansión, 26-04-2018
Airbus anunció ayer una alianza con la francesa Dassault Aviation para la fabricación de los nuevos aviones militares europeos, que sustituirán a los cazas Eurofighter y Rafale entre 2035 y 2040.

La decisión es un jarro de agua fría para el fabricante británico BAE Systems, con el que Airbus ha colabora-do históricamente en el desarrollo de sus cazas. Llega en plena negociación sobre del Brexit y apenas un día después de que el consejero delegado del grupo europeo, Tom Enders, lanzase un mensaje acerca de las incertidumbres que genera el proceso de salida de Reino Unido de la UE.

El acuerdo con Dassault para la construcción del Futuro Sistema Aéreo de Combate (FCAS) fue suscrito ayer con motivo del salón aeroespacial de Berlín entre el consejero delegado de la división de Defensa y Es-pacio de Airbus, Dirk Hoke, y su homólogo en el grupo francés, Eric Trappier.

Al anunciar el contenido de la firma, Airbus destacó de la alianza su capacidad para garantizar la “soberanía” europea. “Europa nunca había estado hasta ahora tan decidida a salvaguardar su autonomía política e in-dustrial” fue el mensaje del directivo de Airbus.
Francia y Alemania, que son los países que lideran el proyecto, lanzarán este año un estudio conjunto para abordar el desarrollo de los nuevos cazas.

Hasta la fecha, BAE había sido el gran aliado en la producción de los Eurofighter, mientras que Dassault se encargaba del modelo alternativo, el Rafale. Enders aseguró en Berlín que cualquier factor que reduzca la competitividad de Reino Unido supondrá un lastre para nuevos proyectos.

Fomento espera aprobar su plan para los drones antes del fin del verano

Atlántico, 24-04-2018
Fomento espera aprobar el plan estratégico de los drones antes del verano

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha explicado hoy en el Congreso el ‘Plan estratégico para el desa-rrollo del sector civil de los ‘drones’ en España 2018-2021′ presentado recientemente, para un sector cuyo impacto anual directo es de 3.500 empleos y 40 millones de euros de volumen de negocio, que pretende aprobar de forma definitiva “antes de que concluya el verano” para su aplicación de “forma inmediata”.
De la Serna ha expresado su intención de poner en marcha 26 proyectos en 2018, a través de un grupo in-terministerial de drones en coordinación con el sector, que contará con una estructura de gobernanza que incluye un comité de dirección y un comité de seguimiento, dirigido por la Dirección General de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Fomento.

En cuanto al plan de acción, Fomento ha planteado la creación de un laboratorio de drones, desde donde se impulsará el estudio del sector, así como de un Observatorio de drones que recopile la información y las es-tadísticas de este sector, y que serán impulsados desde el sector público.
De la Serna ha destacado el “enorme potencial” de este sector, que aún está en una “fase temprana de su desarrollo”, si bien se estima que en 2035 genere 1.200 millones de volumen de negocio con un total de 51.400 drones civiles de uso profesional, que crearán 11.000 puestos de trabajo asociados.

Dossier de prensa
II Congreso Internacional Aeronáutico y Espacial de Galicia (CIAG)

– Faro de Vigo

El sector aeronáutico despega en Galicia de la mano de los drones del Polo de Rozas y del proceso de ampliación de flota comercial

La secretaria técnica de CAG, Jennifer González, junto a Rosa Eguizábal, Abel Caballero, Enrique Mallón, Carmela Silva y el rector de la Universidade de Vigo, Salustiano Mato.

Más de 40 empresas componen el sector aeronáutico en Galicia, que orbita en torno al polo de drones de Rozas y de los encargos para gigantes como Airbus o Embraer. El sector, que ayer se reunió en Vigo en el “II Congreso Internacional Aeronáutico y Espacial de Galicia” se encomienda a estos dos motores para dejar pequeñas las cifras de 1.200 empleos actuales.

Galicia es ya uno de los motores industriales de España gracias a la pujanza de sectores ya consolidados como la automoción, el textil, el naval o el agroalimentario y otros que ya comienzan a asomarse, como el aeronáutico. El despegue de este último deja ya 1.200 empleos en la comunidad, una cifra que el sector espera que se quede corta gracias al impulso de la construcción de aeronaves comerciales y del terreno aún por explorar (y conquistar) con los drones.

“Es un sector con futuro, pero también con presente”, resaltó ayer el presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG), Enrique Mallón, durante el II Congreso Internacional Aeronáutico y Aeroespacial de Galicia, que congregó a más de 150 asistentes entre los que se encontraban representantes de algunas de las principales compañías del sector como Boeing o Airbus. Mallón prevé que este sector, que en Galicia deja su pegada a través de más de 40 empresas, crezca este año “a ritmo de doble dígito” en facturación, que el año pasado ascendió a los 127 millones de euros.

El 80% de la población mundial no ha volado nunca en avión y la progresiva incorporación de viajeros, especialmente del continente asiático, y las necesidades de construcción de flota comercial que traerá consigo será una de las palancas de crecimiento del sector en los próximos años. Y Galicia, con el área de Vigo al frente, parte en una posición destacada para “ganar el futuro”, como destacó el alcalde Vigo, Abel Caballero, durante la apertura del acto.

Firmas como Delta Vigo o la tudense Utingal apuntalan carga de trabajo con sus planes de expansión para abastecer a gigantes como Airbus o Embraer, unas actividades que complementan con su papel de proveedores para otros sectores como la automoción. “Hemos desterrado el mito de que para dedicarse a la aeronáutica es necesario dedicarse exclusivamente a ello”, argumentó Mallón, que abogó por crear “una cadena de suministro más fuerte”.

Estas dos firmas se unen a las otras “cuatro firmas del sector” instaladas en Porto do Molle, entre ellas Aistech -dedicada al lanzamiento de nanosatélites al espacio para generar información geoespacial-, que “decidió trasladarse desde Cataluña”, como puso en valor ayer la directora de Promoción Económica de la Zona Franca de Vigo, Rosa Eguizábal.

La presidente de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, puso en valor “las bases de la aeronáutica” para potenciar un sector industrial, al que considera “fundamental para la creación de actividad económica y empleos de calidad”. Unos puestos en los que desembarcarán los titulados del recién creado grado en Ingeniería Aeroespacial, que vive su segundo curso académico en el campus ourensano de la Universidade de Vigo.

– La Voz de Galicia

La aeronáutica gallega acuña su marca en la aviación comercial y no tripulada

Consolida un panel de 30 proveedores con pedidos para los cinco grandes constructores

La industria estaba ahí, con su fuerte potencia instalada en torno a la automoción y el naval. Solo había que abrir el objetivo y enfocar bien. Delta Vigo fue la primera que emprendió el camino hace 20 años. Sin dejar de ser proveedor de cabecera del grupo PSA, hoy su ingeniería viaja a bordo de los aviones comerciales de los cinco mayores constructores aeronáuticos: Airbus, Boeing, Embraer, Bombardier y Comac.

Con Coasa como segundo gran motor tractor de pedidos, fundamentalmente para Airbus (en casi todos sus modelos comerciales), la construcción aeronáutica ha logrado conformar en Galicia un panel integrado por una treintena de proveedores de distinto nivel que, según las cifras actualizadas ayer por el Consorcio Aeronáutico Gallego, generan 1.200 empleos directos y crecen al ritmo del 6 % anual (127 millones de facturación en el 2017).

No es un sector fácil. De esto hablaron ayer los ponentes del congreso aeronáutico celebrado en Vigo. La competencia es feroz, los pedidos de componentes se licitan a nivel global y, además de las rigurosas certificaciones, los constructores exigen precios competitivos.

Las previsiones hablan de una necesidad de más de 30.000 aviones en veinte añosAunque despacio, e incluso por detrás de muchas comunidades (Andalucía o Madrid son referentes), Galicia no lo está haciendo mal. Esa es la idea fuerte de la sesión de ponencias, que abrió el propio sector gallego con una llamada a la diversificación. «Debemos apostar por nichos de mercado menos explotados, como pueden ser, por ejemplo, los vehículos aéreos no tripulados», afirmó Enrique Mallón, el presidente del Consorcio Aeronáutico, que expuso como segunda idea la necesidad de consolidar en Galicia «una cadena de suministro más fuerte».

Apuntando alto

La treintena de proveedores aeronáuticos ya acuñan su marca en los modelos superventas de los dos principales constructores, Airbus y Boeing, pero el objetivo es ganar peso, porque el mercado no para de crecer.

«Las previsiones hablan de una necesidad de más de 30.000 aviones de más de cien plazas para los próximos veinte años, por lo que la industria aeronáutica tiene garantizada carga de trabajo para casi una década al ritmo actual de producción», afirmó Santiago Benito Rodríguez, presidente de Space en España. «Eso supone un gran desafío para la cadena de suministro. Es necesario hacer esfuerzos en innovar e industrializar el producto para reducir los plazos de entrega», añadió.

La aviación comercial es el presente, pero la no tripulada es el futuro, y ahí sí es posible que Galicia se encuentre en posición ventajosa frente a la competencia, que crece no solo a escala mundial, sino también regional, entre comunidades.

El Centro de Investigación Aerotransportada de Rozas (CIAR), en Lugo, en el que la Xunta impulsa un polo tecnológico e industrial en torno a la tecnología de aviones no tripulados, ha conseguido captar la atención del gigante norteamericano Boeing. Eduardo Carrillo, director de estrategia de esta firma, insistió en que la compañía quiere entrar en Rozas con un proyecto de tecnología para espacios aéreos compartidos. «El reto de la autonomía es lo próximo que está por venir en la aeronáutica», dijo.

Airbus se mantiene como primer cliente del sector gallego, seguido a distancia de Boeing

La carrera que mantienen Airbus y Boeing por liderar el negocio aeronáutico mundial favorece unos planes de construcción muy ambiciosos, que cuentan con un panel de más de 6.000 proveedores de componentes de todo el mundo, entre ellos los gallegos Delta Vigo, Coasa y, en menor medida, Laddes Work, Utingal…; así hasta una treintena de auxiliares certificadas y agrupadas en Udega (Unión de Empresas Gallegas de la Aeronáutica).
«Tenemos cerrados contratos para nueve modelos de aviones», afirma Francisco Puga, presidente de Delta Vigo. Por volumen, los mayores paquetes adjudicados son para los modelos A380 y A330 de Airbus, pero también participan en los Boeing B-737 y B-787, este último producido en Charleston (Carolina del Sur).

La canadiense Bombardier, en plena expansión de su modelo comercial CS 300, de 160 plazas, también está entre los clientes a los que se acaba de incorporar Comac con el proyecto C9 19, que es la apuesta de China para competir con Boeing y Airbus. Cerró el 2017 con 30 millones facturados y 184 empleados.

Coasa también verá incrementada este año su carga de trabajo. La filial ourensana del grupo Aernnova fabrica dos componentes del modelo A320 Neo, del que China acaba de hacer un pedido de 180 unidades (se suman a las 80 para la mexicana Volaris o las 250 para la aerolínea india Indigo): las puertas del tren de aterrizaje y los spares (repuestos) del estabilizador horizontal. El contrato incrementará la actividad también de sus auxiliares Utingal y Laddes Work.

– Expansión

“Boeing compite con otras tres por la licitación del Civial UAV”

– Diario de Pontevedra

– Atlántico

La aeronáutica gallega busca diversificar y crear una cadena de suministro fuerte

El presidente de Delta Vigo cree que las empresas tienen que ganar dimensión para atraer a las grandes compañías

El Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) anima a las empresas gallegas a diversificar su actividad para consolidarse en la industria aeronáutica y aeroespacial, y crear “una cadena de suministros más fuerte”, para atraer a las grandes constructoras. Así lo señaló el presidente del Consorcio, Enrique Mallón, en el II Congreso Internacional Aeronáutico y Espacial de Galicia. Según auguró, el sector aeronáutico, junto con la eólica marina, van a ser las industrias que den “más satisfacciones” a nivel empresarial en Galicia.

Subrayó que la consolidación de una cadena de suministros será “la clave del éxito”, y apostó por nichos de mercado con gran proyección, como las aeronaves no tripuladas (UAV), los asientos, o los materiales compuestos.
Enrique Mallón recordó que, en los últimos tres años, administración y empresas han realizado inversiones por 100 millones en esta industria y que más de 40 empresas forman ya parte del CAG, generan 1.200 empleos y una facturación de más de 127 millones de euros. Precisó que en Galicia hay cuatro empresas proveedoras de primer nivel, y más de 30 firmas proveedoras de segundo y tercer nivel. “Estamos consiguiendo crear un ecosistema industrial aeronáutico”, afirmó.

Entre los ponentes de este Congreso, estuvo Eduardo Carrillo de Albornoz, Strategy & BD Director de Boeing, que hizo mención al proyecto (que opta en la fase B de Civil UAVs Initiative de Rozas) para desarrollar sistemas que permitan las operaciones seguras en naves no tripuladas. Carrillo incidió en que “el reto de la autonomía es lo próximo que está por venir”.

El presidente de Delta Vigo, Francisco Puga, que suministra “prácticamente a todos” los grandes constructores aeronáuticos, subrayó la importancia de que el sector aeronáutico y espacial de Galicia conforme una “masa crítica” para fortalecer su posición y atraer la atención de las grandes compañías. Para ello, ha apuntado, las empresas gallegas “tienen que tener una dimensión un poco mayor”.

ç

FOTOS:

Apertura: Jennifer González (CAG), Rosa Eguizábal (ZFV), Abel Caballero (Alcaldía de Vigo), Carmela Silva (Diputación de Pontevedra), Salustiano Mato (Cinae), Enrique M. Mallón (CAG)

Asistentes al evento

Jennifer González (CAG), F. Javier Barcala (Indra), João Romana (AED Portugal), Jose Luis Saiz (Babcock)

Eduardo Carrillo (Boeing)

Café – Networking

Jose Antonio Veroz (Alestis Aerospace), Jesús González (Utingal), Patricia Argerey (Gain), Sebastían Díaz (MTorres)

Francisco Puga (Delta Vigo), Eduardo Carrillo (Boeing), Santiago Benito (Space)

Clausura: Francisco Conde López

El CAG celebra esta semana su congreso aeronáutico

Atlántico, 09-04-2018

El Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) celebra el próximo jueves 12 de abril su segundo congreso interna-cional aeronáutico y espacial de Galicia. El evento, que congregará a importantes empresas del sector, ten-drá lugar en el hotel pazo Los Escudos de 9 a 14 horas.

El evento tiene por objetivo aumentar el número de empresas que trabajan en este sector, que tiene grandes previsiones de crecimiento en la próxima década por el incremento de población y perspectivas de número de vuelos comerciales.

Cobrará especial importancia el segmento de drones, en el que está especializado el aeródromo de Rozas (Lugo), y hará una ponencia el subdirector de Boeing en España, Eduardo Carrillo. También asistirá el direc-tor de innovación de Babcock, José Luis Saiz.

El CAG presenta la Segunda Edición del Congreso Internacional Aeronáutico y Espacial de Galicia

26-03-2018

El Consorcio Aeronáutico Gallego presentó hoy, 26 de marzo, en su sede de Vigo, la segunda edición del CIAG (Congreso Internacional Aeronáutico y Espacial de Galicia)

Esta nueva edición del Congreso Internacional Aeronáutico y Espacial de Galicia tendrá como novedad principal una gran presencia en la temática de los UAVs (Vehículos Aéreos no Tripulados). Acudirán empresas como Indra, Alestis Aerospace, el AED Cluster de Portugal o Boeing, así como instituciones como GAIN (Axencia Galega de Innovación) que realizarán ponencias relacionadas con la tecnología en el sector y el contexto actual de la industria aeronáutica a nivel global y regional.

 

Boeing opta a instalarse en Galicia con un proyecto de tecnología para drones

La Voz de Galicia, 19-03-2018

El Centro de Investigación Aerotransportada de Rozas (CIAR), en Lugo, en el que la Xunta impulsa un polo tecnológico e industrial en torno a la tecnología de aviones no tripulados (como drones), ha conseguido cap-tar la atención del mayor constructor aeronáutico del mundo: el gigante norteamericano Boeing.

La compañía, que arrancó el 2018 con una cartera de pedidos de 5.864 aviones, por valor de 111.400 millo-nes de euros, quiere entrar en Rozas con un proyecto de tecnología para espacios aéreos compartidos. La oferta ha sido presentada por la división europea Boeing Research and Technology Europe, y compite con media docena de propuestas, en una licitación pública cuyo ganador deberá desarrollar un programa de ges-tión y seguridad de tráfico para espacios aéreos compartidos, con el apoyo de 6,2 millones de euros que aporta la Xunta.

Deimos Space, Everis Aeroespacial y Defensa, la UTE Ineco-SRM Consulting y Babcock, entre otras ofertas también presentadas, tendrán que competir con Boeing, que parte en el proceso como clara favorita.

Dice la Xunta que la inversión asociada a Rozas (150 millones hasta el 2020) «ya es una realidad que está dando resultados concretos». Genera 190 empleos de alta calificación, 20 proyectos de I+D desarrollados por las empresas Indra y Babcock, y la participación en ellos de 18 empresas y centros de conocimiento.

Explicado de un modo sencillo, los drones son vehículos aéreos no tripulados, equipados con cámaras y sen-sores de alta precisión. La competición por desarrollar la tecnología más eficaz y certera se libra a nivel mun-dial, y Galicia corre en puestos cabeza, con los proyectos de los dos constructores instalados en el aeródromo de Rozas, Indra y Babcock (antes, Inaer).

 

Proveedores gallegos

 

Formaba parte del contrato (como ganadores de la primera fase de licitación) que ambos grupos integraran en sus respectivos programas industriales suministradores gallegos, y lo que está ocurriendo es que ya hay una decena de empresas incorporadas, lo que conforma el primer panel de proveedores de componentes de drones de Rozas.

Entre las veteranas, liderando la cartera de subcontratas de Indrase encuentran Delta Vigo, auxiliar de se-gundo nivel de los grandes constructores aeronáuticos (Airbus, Boeing, Embraer o Comac). Se ha incorpora-do también Seadrone, compañía creada para diseñar, desarrollar y construir barcos no tripulados, que lanza-rá al mar su primer prototipo, para misiones de análisis y control, el mes que viene en la ría de Vigo.

Fuentes de la Xunta citan otras dos empresas, Soarnor y Gaerum Ingeniería, como auxiliares de Indra, am-bas creadas para el proyecto de avión opcionalmente tripulado Targus. No constan, de momento, la actividad ni los paquetes de trabajo asignados a ambas.
La otra gran adjudicataria de Rozas es Babcock, que está trabajando en dos prototipos de helicópteros no tripulados. Una vez que ambos aparatos obtengan las correspondientes certificaciones, Babcock comenzará la producción en serie, un proceso que se hará íntegramente en Rozas, con la participación de una veintena de proveedores de la comunidad.

De momento, ya hay cinco subcontratadas. R-Cinfo es una filial del grupo R especializada en vídeo inteligen-te y descubrimiento de contenidos; y Softewcare, una empresa de ingeniería y consultoría desarrolladora de software. También figuran Coremain, especializada en tecnología sanitaria; Soldatec, dedicada al campo de la soldadura técnica aplicada a todos los sectores de la industria; y Pildogalaica, creada por Babcock para dedicarse a la gestión del tráfico aéreo a baja cota.

No faltan, pues, argumentos para explicar el bum de nuevas empresas vinculadas el negocio que se están dando de alta en Galicia. En apenas dos años, el sector dedicado a la aviación no tripulada en la comunidad gallega ha pasado de contar con 14 operadores (en el año 2015) a arrancar el 2018 con 185 empresas auto-rizadas por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

Airbus vende en Asia el nuevo A350-1000

Expansión, 21-02-2018

ESTRENO/ Qatar Airways recibe el primer avión, rival del Boeing 777, que consume un 25% menos de combustible.

La mejor clientela de Airbus se encuentra en Asia, y especialmente en los Emiratos. Ayer, el gigante aeroespacial europeo entregó en sus instalaciones de Toulouse a Qatar Airways su primer A350-1000, el nuevo modelo de doble pasillo utilizado para viajes de largo recorrido con el que quiere plantar cara al Boeing 777. La aeronave consume un 25% menos de combustible y reduce los costes operativos y las emisiones de CO2 en la misma proporción. Es siete metros más largo que el A350-900 y transporta a 40 personas más.

“Encaja a la perfección en nuestra hoja de ruta”, dijo Akbar al Baker, consejero delegado Qatar Airways, que este año espera recibir seis aviones del modelo. Al Baker aprovechó para criticar con dureza el bloqueo a Qatar impuesto por los países vecinos y para anunciar una nueva aerolínea en India con 100 aviones.

Apenas unas semanas después de que otra aerolínea del Golfo Pérsico Emirates, salvase el superjumbo A380 de Airbus con un gran pedido, las compañías de la región siguen haciendo demostración de fuerza. De los 169 pedidos del A350-1000, Qatar Airways acumula el mayor número, 37, por delante de la aerolínea Etihad, de Abu Dabi, que quiere 22. Otra empresa asiática, la china Cathay Pacific, comprará 20, frente a los 18 de British Airways, los 13 de Japan Airlines, los 12 de Latam y los 10 de Asiana Airlines. Air Lease Corporation ha encargado nueve, frente los ocho de Virgin Atlantic, los tres de Air Caraibes y los tres de Iran Air.

Cada A350-1000 tiene un precio de catálogo de cerca de 360 millones de dólares (291,65 millones de euros), de modo que solo el pedido de Qatar Airways alcanza un valor de 13.320 millones de dólares. Los 169 aparatos comprometidos hasta la fecha cuestan cerca de 60.840 millones.

Con el nuevo avión, “no tenemos miedo a la competencia”, aseguró en alusión a Boeing la responsable comercial del A350, Marisa Lucas, uno de los directivos españoles con más proyección dentro del grupo europeo. “El A350-1000 lleno pesará tanto como un 777 vacío”, afirmó.

 

El CAG forma a ingenieros de quince empresas del motor en aeronáutica

Faro de Vigo, 11-2-2018

El sector metalúrgico quiere diversificar sus inversiones y prevé un gran crecimiento en el sector de la aviación civil

Las empresas de la automoción de Galicia quieren dar el salto a la aeronáutica para diversificar su carga de trabajo. No todas tienen previsto entrar de lleno en la competición de la adjudicación de piezas o proyectos, pero sí quieren probar con pequeños pasos, según explican desde el CAG.

Las previsiones apuntan a que en los próximo años incrementará de forma sustancial el número de vuelos de aviación civil, lo que obligará a renovar y aumentar las flotas de las aerolíneas, cuenta Enrique Mallón, secretario general de Asime y presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego. Por ello, organizan tanto este curso de formación como otras actividades con el objetivo de crear más empleo en este segmento “en el que Galicia ya se ha hecho un nombre a nivel nacional”, destaca Mallón.

Esto se traduce en el interés por un sector en el que actualmente trabajan 30 empresas u organizaciones en Galicia. Por ello, el CAG inicia esta semana el curso CEMA de estructuras y materiales aeronáuticos, en el que un grupo de quince ingenieros y técnicos procedentes del sector metalúrgico y la automoción se formarán en este nuevo campo. Según explica Mallón, el objetivo “es que se formen en distintas áreas y así tener personal cualificado en la aeronáutica gallega”.

Además, en los próximos meses Asime organizará varios “workshops” -talleres de trabajo- en los que los pro-veedores de primer nivel (empresa que suministra directamente al fabricante final) de Galicia (Delta Vigo, Utingal, Coasa y CT Ingenieros) harán un intercambio de proyectos e información.

Mallón destaca que desde el Consorcio Aeronáutica Gallego mantienen cada vez más contactos con las dos principales empresas del sector, Airbus y Boeing, “para saber qué soluciones están demandando e intentar que las empresas gallegas tengan más participación en sus proyectos”.

Destaca que los proveedores de segundo y tercer nivel tienen posibilidades, porque cada vez hay mayor exi-gencia en el sector. Enrique Mallón confirma que son cada vez “más empresas las que nos llaman preguntando” y que las inversiones que están haciendo empresas como Delta Vigo o Coasa “hacen confiar en las posibilidades del sector”.

Sobre la oportunidad de que Galicia reciba una inversión directa de los grandes fabricantes, Mallón señala que “lo ideal sería que se instalen” si bien de momento no hay movimientos al respecto.

Delta Vigo proyecta su área logística en Nigrán por tres millones y aumenta carga de trabajo

Faro de Vigo, 5-1-2018

Los encargos a Airbus y nuevos pedidos urgen la obra, que contará con 1.300 metros cuadrados cubiertos y comenzará en dos semanas

Prevén inaugurar la planta en junio

La firma aeronáutica Delta Vigo ya tiene definido su plan de expansión en Porto do Molle, Nigrán, con la proyección de una nueva nave por tres millones de euros. Las dos parcelas compradas el pasado mes de octu-bre serán destinadas a la construcción de una área logística para la macroplanta anexa, todavía en construcción. Según explicaron fuentes del grupo, la obra contará con 1.300 metros cuadrados cubiertos y comenzará en dos semanas, con la previsión de que esté terminada en el mes de mayo. “Estamos satisfechos con los contratos que hemos cerrado en 2017 que, además, llevan implícito una carga importante de trabajo de ingeniería interna para poner en marcha los procesos de fabricación”, indican desde la empresa.

La aeronáutica desembolsó el año pasado algo de más 1,87 millones de euros por las dos parcelas de 15.380 metros cuadrados contiguas a la tres adquiridas en 2015 (la superficie total son 38.185 metros cuadrados). Un mes después de la compra el presidente de la firma, Francisco Puga, explicó a FARO que estaban trabajando en el diseño de un punto logístico en el que ubicar una zona de “embalaje y expediciones” de las piezas creadas en la factoría, denominada Delta Vigo Aeroestructuras.

El nuevo “pabellón” contará finalmente con 1300 metros cuadrados (se preveía que fuera de unos 2.000) y la inversión no incluye la desembolsada por el terreno correspondiente a esta parte de logística. Según explica-ron en Delta Vigo, las obras de todo el complejo serán inauguradas en junio, suponiendo un retraso en “la finalización de la última fase del proyecto por la coordinación de tareas entre fábrica y edificio técnico”. La inversión total supera los 31 millones de euros.

Pedidos

Por otro lado, la aeronáutica anunció la firma “hace diez días” de un nuevo encargo, pero explicó que no po-drá hacerlo oficial “hasta dentro de tres o cuatro meses”. A ello cabe destacar el aumento significativo en la producción debido a los altos pedidos de uno de sus principales clientes, Airbus. El gigante europeo salvó el pasado mes el proyecto del A380 -el avión comercial más grande del mundo que, por falta de pedidos, pendía de un hilo tras un pedido de 36 aeroplanos por parte de Emirates Airline por 16.000 millones. Tanto Delta como la ourensana Coasa fabrican piezas para los alerones.

De la misma forma, los dos encargos a Airbus en el mes de noviembre de 520 aviones supuso un motivo de alegría para el sector aeronáutico gallego. En aquel caso se trataba de los modelos A320neo y A321neo, aviones en los que participan Delta Vigo, Coasa o la tudense Utingal.

El próximo 15 y 16 de febrero tendrá lugar en la sede del Consorcio Aeronáutico Gallego la FORMACIÓN PARA AUDITORES INTERNOS DEL SISTEMA DE GESTIÓN DE CALIDAD EN AERONÁUTICA BASADO EN LA NORMA EN 9100:2016.

Este curso, de 16 horas de duración permitirá desarrollar las competencias necesarias para la planificación, organización y realización de auditorías internas que permitan comprobar la eficacia de un sistema de gestión de calidad aeronáutica basado en la norma EN9100:2016. Asimismo, se pretende identificar los conocimientos, funciones, habilidades y responsabilidades de los auditores a fin de garantizar procesos imparciales, orientados a la mejora y basado en la ética y excelencia. Por último, identificar eficazmente los aspectos de mejora en los sistemas de gestión de calidad aeronáutico a fin de impulsar la mejora organizativa.

 

Dicha formación será impartida por Dña. María Eugenia Fernandes Montilla, Consultora Organizacional y Lead Auditor EN9100-EN9110), en un horario de 9:00h a 14:00h y de 15:00h a 18:00h. Adjunto se envía en programa, estructurado de la siguiente forma:

 

MÓDULO 1: AUDITORÍAS SISTEMA DE GESTIÓN DE CALIDAD AERONÁUTICO

MÓDULO 2: DESARROLLO DE LAS AUDITORÍAS

MÓDULO 3: AUDITORÍAS AERONÁUTICAS- CASOS PRÁCTICOS

 

Tendrá un aforo máximo de 20 asistentes y un coste de 200 euros/ persona para empresas asociadas y 220 euros/ persona para empresas no asociadas. Dado el reducido número de plazas, las matriculaciones se harán por estricto orden de inscripción, a través del siguiente enlace: inscripción.

Para más información puedes contactar con la Secretaria Técnica,  Jennifer González, en su email  sec.tecnico@consorcioaeronautico.com  o en los teléfonos 986 410 727 / 986 410 139.

Bombardier se impone en la batalla comercial con Boeing

El País, 27-1-2018

El Departamento de Comercio deberá suspender el arancel especial del 290% que aplica a las importaciones del modelo CSeries

Los aviones supersónicos volverán a surcar los cielos a partir de la próxima década. Si el mítico Concorde plegó sus alas hace catorce años, otros fabricantes se están preparando ahora para tomar su relevo y poder responder a los nuevos desafíos que plantea la aviación comercial: el número de pasajeros, que en la actualidad supone una cifra récord de 3.600 millones anuales, aumenta de forma constante y cada vez realizan más vuelos intercontinentales, en buena parte motivados por el proceso de diversificación de los centros económicos y financieros a lo largo del planeta.

Victoria inesperada de Bombardier en la batalla comercial con Boeing por el nuevo avión regional CSeries. La Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos votó por unanimidad a favor del fabricante canadiense, al considerar que sus prácticas comerciales no dañan al gigante estadounidense. El rechazo de la queja implica que el Departamento de Comercio tendrá que suspender el arancel especial que impuso en septiembre y que elevó después al 290%.

La decisión del panel se conoce cuando Estados Unidos, Canadá y México celebran la sexta ronda de negociaciones para renovar el tratado de libre cambio que rige las relaciones comerciales entre los tres países norteamericanos. El gobierno canadiense, además, viene de denunciar ante la Organización Mundial de Comercio las medidas de castigo adoptadas por la Administración que preside Donald Trump, porque considera violan las reglas internacionales.

La familia CSeries, con capacidad para entre 100 y 150 pasajeros, cubre un segmento de mercado que Boeing abandonó hace años. Este bimotor de pasillo único, sin embargo, es una alternativa en las rutas regionales para los modelos más pequeños del B737. El arancel irritó también a Reino Unido, porque las alas del avión se fabrican en una fábrica de Bombardier en Irlanda del Norte.

“Es una victoria para la innovación, la competencia y el respeto de la ley”, valoró Alain Bellemare, consejero delegado de Bombardier, “su desarrollo y producción beneficia a miles de empleados en EE UU, Canadá y Reino Unido”. Boeing, por su parte, calificó la decisión de la comisión de “decepcionante” y advierte que mantiene abierta la batalla contra los subsidios que recibe su rival, porque la considera una práctica ilícita que daña el empleo.

En plena batalla comercial, Bombardier anunció un acuerdo con el consorcio europeo Airbus por el que le cedía el control del programa CSeries. La alianza se interpretó como una táctica para esquivar el arancel especial que acaba de imponer a EE UU. Boeing, por su parte, lleva meses negociando con la brasileña Embraer un acuerdo de cooperación que le permita cubrir ese mercado. El rechazo a su queja podría forzarle a mover ficha con más agresividad.

Para Canadá, la resolución es una gran noticia. “Es un buen resultado para Bombardier, para nuestros trabajadores y para la equidad”, valora el ministro de Comercio Internacional, informa Ignacio Fariza. “La decisión es justa y equilibrada. Los mecanismos de controversias de comercio son esenciales para negocios efectivos, pero no se puede utilizar de manera exagerada”, apuntan desde la Cámara de Comercio de Canadá, que representa a 450 organizaciones empresariales.

Boeing tiene aún la opción de apelar la decisión o de llevarla a la OMC. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ya advirtió que si Boeing seguía adelante con sus quejas, se vería obligado a cancelar la compra de 18 cazabombarderos F-18 F/A Super Hornet e incluso romper sus relaciones. El choque puso en evidencia la tensión que hay entre EE UU y Canadá en plena negociación de la revisión del acuerdo de libre cambio, que está totalmente estancado.

Galicia participará en el diseño del futuro avión supersónico europeo

La Voz de Galicia, 29-1-2018

La aeronave permitirá realizar un vuelo de Madrid a Australia en tres horas

Los aviones supersónicos volverán a surcar los cielos a partir de la próxima década. Si el mítico Concorde plegó sus alas hace catorce años, otros fabricantes se están preparando ahora para tomar su relevo y poder responder a los nuevos desafíos que plantea la aviación comercial: el número de pasajeros, que en la actualidad supone una cifra récord de 3.600 millones anuales, aumenta de forma constante y cada vez realizan más vuelos intercontinentales, en buena parte motivados por el proceso de diversificación de los centros económicos y financieros a lo largo del planeta.

Pero la futura aviación supersónica ya no será igual que la pasada. Deberá superar los retos que no pudo soslayar el Concorde y entre los que se encuentran la razón de su declive: el bum sónico producido por las aeronaves, que solo podían aterrizar en un número limitado de aeropuertos, un consumo exagerado de combustible y una gran emisión de gases de efecto invernadero. Varias compañías estadounidenses, algunas con la ayuda de la NASA, están planteando ya prototipos que pueden responder a las nuevas exigencias, una carrera a la que ahora también se sumará Europa. Y lo hará mediante el proyecto de investigación Stratofly, financiado por el programa de la UE Horizonte 2020. ¿El objetivo? Indagar en el diseño conceptual y en las características fundamentales que deberá reunir una aeronave de aviación comercial capaz de transportar del orden de 100 pasajeros a una velocidad de crucero en la estratosfera -a una altura de entre 30 y 40 kilómetros- de hasta ocho veces la velocidad del sonido, mucho mayor que la prevista en cualquiera de los proyectos norteamericanos. O, lo que es lo mismo, casi diez mil kilómetros por hora, por lo que será posible viajar en tres horas desde cualquier capital europea, Madrid o Barcelona, por ejemplo, a Australia.

El único socio españolEs un ambicioso proyecto liderado por el Instituto Von Karman de Bruselas y en el que participan algunos de los más importantes institutos de investigación aeronáutica. No estará su equivalente en España, el Inta, pero sí la Universidade da Coruña a través del grupo de Mecánica de Estructuras de la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. El equipo, dirigido por el catedrático Santiago Hernández Ibáñez, será el responsable de la optimización de la geometría de la aeronave. El diseño, aparte de la eficiencia del motor, es un aspecto clave para cumplir con las exigencias ambientales y de ahorro de combustible que ahora se le exige a aviación. «Nuestra misión será conseguir que tenga la resistencia adecuada para poder soportar las cargas fijadas y mantener la trayectoria de vuelo, pero que al mismo tiempo sean más ligeros para reducir su bum sónico y consumo de combustible», explica Hernández Ibáñez, que cuenta con una amplia trayectoria de colaboración con la industria. En el proyecto se trabajará a partir de un diseño inicial de la Agencia Espacial Europea (ESA), que todavía no se ha hecho público. El proyecto, que tendrá una duración de 30 meses, comenzará dentro de dos. A su finalización, y si los resultados son los esperados, será cuando tendrá que entrar en juego la industria.

Un equipo de excelencia que ha suscrito 24 contratos con Airbus

El consorcio para el futuro avión supersónico europeo fue auspiciado por la Agencia Espacial Europea (ESA) y está coordinado por el Instituto Von Karman de Bélgica, que contó con el equipo de la UDC por su amplia experiencia en la optimización del diseño de las aeronaves. De hecho, desde el 2004 ha suscrito 24 contratos con Airbus para realizar esta función, además de haber realizado colaboraciones con la NASA. Entre otros socios también participan los centros de investigación aeronáutica de Alemania, Holanda, Francia e Italia, además de universidades y centros de Suecia e Italia.

Las aeronáuticas gallegas se hacen con pedidos de los 5 grandes cons-tructores

La Voz de Galicia, 22-1-2018

Participan en las gamas comerciales de Airbus, Boeing, Embraer, Bombardier y Comac

Es el gran momento de la aviación comercial. El mundo entero quiere volar de punta a punta, y hacen falta miles de aviones para llegar a donde las líneas del cielo están aún a medio pintar.
La aerolíneas están de compras y todas quieren lo mismo: aparatos ligeros, manejables, de bajo consumo y capacidad media para 200 pasajeros. Y ese es el gran nicho de mercado en el que se está posicionando la industria aeronáutica gallega, que arranca el 2018 con contratos firmados para participar en los principales programas comerciales de los cinco mayores constructores aeronáuticos del mundo: el consorcio euro-peo Airbus, el estadounidense Boeing, el portugués Embraer, el canadiense Bombardier y el gigante estatal chino Comac.

La carrera que mantienen Airbus y Boeing por liderar el negocio aeronáutico (Airbus se anotó 1.109 pedidos netos de aviones en el 2017 de 44 aerolíneas, y Boeing cerró el año con 912 unidades para 71 clientes) favorece unos planes de construcción muy ambiciosos que cuentan con un panel de más de 6.000 proveedores de componentes de todo el mundo, entre ellos los gallegos Delta Vigo, Coasa y, en menor medida aunque tomando fuerza, Utingal, junto a un pequeño grupo de auxiliares certificadas en el sector y agrupadas en Udega (Unión de Empresas Gallegas de la Aeronáutica).

Nuevos pedidos

«Tenemos cerrados contratos para nueve modelos de aviones», afirma Francisco Puga, presidente de Delta Vigo. Por volumen, los mayores paquetes adjudicados son para los modelos A 380 y A 330 de Airbus, pero también participan en los Boeing B-737 y B-787, este último producido en Charleston (Carolina del Sur).

La canadiense Bombardier, en plena expansión de su modelo comercial CS 300, de 160 plazas, también está entre los clientes a los que se acaba de incorporar Comac con el proyecto C9 19, que es la apuesta de China para competir con Boeing y Airbus por el segmento de los aviones de pasillo único en el mercado más goloso de la aviación comercial.

Delta acaba de poner en marcha su cuarta planta de producción (dos en Vigo, una en Nigrán y otra en Illescas, junto a la planta de ensamblaje del A 350 de Airbus). Cerró el 2017 con 30 millones facturados y 184 empleados.

Coasa también verá incrementada este año su carga de trabajo. La filial ourensana del grupo Aernnova fabrica dos componentes del modelo A 320 Neo, del que China acaba de hacer un pedido de 180 unidades (se suman a 80 de la mexicana Volaris o las 250 de la aerolínea india Indigo): las puertas del tren de aterrizaje y los spares (repuestos) del estabilizador horizontal. El contrato incrementará la actividad de la planta y de sus auxiliares Utingal (Tui, Pontevedra) y Laddes Work, en Ourense.

Aernnova es la adjudicataria del 100 % de las puertas del tren de aterrizaje del A 320 Neo y Coasa asume el 25 % de esa producción. También participa con Airbus Nantes en la fabricación de los alerones del A 380, el mayor avión de pasajeros del mundo, que acaba de recibir un esperado pedido de 36 unidades de la aerolínea Emirates, que garantiza su producción unos años más.

Entre los nuevos contratos destaca el adjudicado por la brasileña Embraer a Utingal para el modelo KC-390, avión militar de transporte de tamaño mediano.

Un 4 % del sector

El peso de la comunidad gallega en el conjunto del sector es, en términos económicos, de un 4 %, de una facturación que, según datos de Tedae (la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica y Espacio) superó los 8.000 millones de euros en el 2017.

El proyecto Fenyx asignado a Rozas recibe 35 millones

El de Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) -que es algo así como el laboratorio de investigación del Ministerio de Defensa- cuenta desde hace unas semanas con una dotación presupuestaria de 35 millones de euros para el desarrollo del Proyecto Fenyx, en el aeródromo gallego de Rozas, en Lugo.

Fenyx no es más que el acrónimo de Futura Aeronave de Investigación y Experimentación. Es un aparato capaz de albergar grandes cantidades de equipo científico, cámaras y sensores, y volar al menos 8 horas en condiciones climatológicas pésimas (en pleno huracán). El objetivo de proyecto es hacer investigación científica, desde estudios atmosféricos, ensayos de vuelo o teledetección.

El proyecto Fenyx ya cuenta con tres aviones, pero está en pleno desarrollo. Ahora mismo, los aparatos científicos vuelan a bordo de dos versiones del viejo Aviocar C-212 y de un Stemme S15, un motovelero de reducidas dimensiones con un único piloto. Pero el desarrollo del programa es ambicioso y prevé la compra de otra plataforma aérea de mayor capacidad, para llegar a las 8 o 10 horas ininterrumpidas de vuelo y mayor capacidad de material científico a bordo.

Este año 2018, según los hitos previstos del programa, se tiene que adquirir el avión modificado y certificado sobre el que se instalará la plataforma científica. Los favoritos son el C 27 Alenia, el C 295 de Airbus, ambos bimotores de contrastada experiencia en uso militar. El proyecto tiene presupuestados este año 3,4 millones para la compra del aparato, que según los planes previstos debería formalizarse en febrero, con un coste total de 34 millones que se pagarán hasta el 2021.

La financiación del Fenyx corre a cargo del Estado (un total de 8 millones), pero fundamentalmente de los fondos para el desarrollo FEDER de la Unión Europea (27 millones), recién aprobados.

 

 

Las aeronáuticas gallegas seguirán produciendo el Airbus A380 tras un “macropedido”

Faro de Vigo, 19-1-2018

Emirates encarga 36 aviones por 16.000 millones y asegura así la producción

Emirates Airline, con sede en Dubai, ha firmado un Memorando de Entendimiento (MoU) para adquirir hasta 36 aviones del Airbus A380, el avión comercial del mundo. Con ello asegura la producción de este modelo, en el aire en las últimas semanas por falta de pedidos, y también la producción para las aeronáuticas gallegas que participan en su contstrucción.

El macropedido, valorado en 16.000 millones de dólares (13.060 millones de euros) según los precios actualizados del catálogo del fabricante, contempla un encargo para 20 aviones A380 y una opción de compra para 16 unidades más, cuyas entregas comenzarían en el año 2020.

“Estoy convencido de que más pedidos seguirán el ejemplo de Emirates y que los grandes aviones se construirán también en la década de 2030”, afirmó ayer el responsable de ventas de la división de aviones comerciales de Airbus, John Leahy, que a comienzos de esta semana alertaba de la necesidad de pedidos para poder seguir con la producción.

Galicia participa en la construcción de este aeroplano a través de las firmas Delta Vigo y la ourensana Coasa -tras la adjudicación a Aernnova en verano de 2015-, que fabrican piezas para los alerones. Ayer recibieron como una “gran noticia” el pedido de Emirates Airline, ya que el A380 supone un mejor “posicionamiento en el segmento de la aviación comercial”, como explicaron para FARO el año pasado.

Según Airbus, un A380 despega o aterriza en uno de los 240 aeropuertos de todo el mundo cada dos minutos. El gigante aeronáutico europeo ha entregado 222 de estos superjumbos a 13 aerolíneas.

Airbus litiga por 3.200 millones con Polonia

Expansión, 12-1-2018

Airbus está a punto de vérselas en un tribunal de arbitraje internacional con un Estado europeo aliado de la OTAN por la cancelación de un pedido cuyo importe ronda los 3.200 millones de euros.
La filial de helicópteros del grupo “ya ha finalizado la valoración de daños” fruto de la “decisión unilateral” del Gobierno polaco de cancelar un pedido de 50 aparatos, indican fuentes de Airbus a EXPANSIÓN. “Airbus Helicopters confirma que pedirá una compensación”, añaden.
Las cancelaciones en la industria militar no son una excepción y aparecen recogidas en las cláusulas con-tractuales. El propio Gobierno español se ha enfrentado a una penalización de 243 millones por no comprar aviones A400M. Lo excepcional es la magnitud del pedido y la posibilidad de que acabe en los tribunales in-ternacionales.
El importe del contrato equivale a la mitad de los 6.652 millones de euros facturados en 2016 por la división de helicópteros del grupo Airbus, que en conjunto ingresa unos 67.000 millones al año.
Airbus no precisa cuánto dinero reclamará por un caso que también afecta de forma indirecta a España y al centro de Albacete, por donde pasan los conos de cola de todos los helicópteros de la empresa. Los pedidos anuales de este tipo de aparatos rondan las 350 unidades.

CAMBIO DE GOBIERNO

El caso de los helicópteros polacos se remonta a finales de 2016, cuando el Partido Ley y Justicia, de corte antieuropeísta, canceló el pedido realizado por el Gobierno anterior y anunció que intentaría confiar la fabri-cación de los aparatos a productores locales. Además, la Fiscalía del país anunció que investigaría si hubo prácticas corruptas tras el acuerdo.
La decisión generó una respuesta airada del Gobierno francés, que amenazó con revisar los acuerdos de cooperación militar con Polonia y que suspendió una visita a Varsovia del por entonces presidente de la Re-pública, François Hollande.
El consejero delegado de Airbus, Tom Enders, también arremetió en ese momento contra las autoridades polacas, a las que acusó de haber “engañado” durante meses a la empresa.

Boeing, a por los 200.000 millones

Expansión, 12-1-2018

AL ALZA/ La compañía mantiene la racha alcista tras cerrar un ejercicio con pedidos récord de nue-vos aviones.

El fabricante de aviones Boeing sigue aferrado a las subidas en Wall Street. Las acciones de la compañía estadounidense lograron una revalorización del 85% en 2017 y los inversores no muestran ningún síntoma de cansancio.
Desde que empezó el nuevo año, Boeing ha experimentado una subida de casi el 10% que le permite acer-carse a los 200.000 millones de dólares de capitalización por primera vez en su historia. Actualmente, la compañía que dirige Dennis Muilenberg desde 2015 alcanza una valoración de casi 195.000 millones de dó-lares.
El último impulso de Boeing tiene que ver con los récords de 2017, cuando la multinacional entregó 763 avio-nes y se aseguró pedidos por otros 912 aeronaves más. En 2016, Boeing entregó 748 aparatos y, un año antes, completó 762 aviones. El ejercicio 2018 también se espera histórico, antes los buenos vaticinios para el sector de la aviación en general.
El buen año en términos de pedidos se traducirá en un impulso del beneficio, que se anunciará el próximo 31 de enero. Los analistas esperan que Boeing registre un resultado neto en 2017 de 6.925 millones de dólares, frente a los 4.895 del ejercicio anterior. El resultado bruto de explotación (ebitda) se impulsaría un 52%, has-ta 11.800 millones de dólares.
Los expertos del mercado consideran, no obstante, que ha llegado el momento de que Boeing se tome un respiro en Bolsa. Los 25 analistas recogidos por la firma 4Traders calculan para Boeing un precio objetivo de 307 dólares por acción, por debajo del entorno de los 326 dólares en el que el principal rival de Airbus cotiza actualmente.

Entrega 763 aviones en 2017 y los pedidos netos crecen hasta 912 unidades

El Mundo, 10-1-2018

El fabricante aeronáutico estadounidense entregó la cifra récord de 763 aviones en 2017, con la que, a la espera de los datos oficiales de Airbus, prevé batir a su gran rival europeo. En 2016, Boeing entre-gó 748 aviones. Por otro lado, Boeing anotó 912 pedidos netos de nuevos aviones el año pasado, valorados a precios de catálogo en 134.800 millones de dólares, por encima de los 668 pedidos de 2016. Airbus anun-ciará sus entregas y pedidos el 15 de enero. Fuentes de la industria calculan que Airbus podría superar en pedidos netos a Boeing, aunque en entregas quedaría por debajo.

Galicia entra en el panel de proveedores de Comac, el gigante aeronáutico chino

La Voz de Galicia, 8-1-2018

El rival asiático de Boeing y Airbus ficha a Delta Vigo para su primer avión comercial

¿Volar en un avión chino? De entrada más de uno se lo pensaría dos veces. Pero ¿y si sus credenciales son una autonomía de 5.555 kilómetros, capacidad para 158 pasajeros sentados en dos clases, un precio estimado en 70 millones de dólares (63,5 millones de euros) y, lo más importante, un cheque en blanco del Gobierno de Shanghái al constructor estatal Comac (Commercial Aircraft Corporation of China) para sacar adelante el proyecto con los mejores proveedores del mundo?Es el C919, la apuesta de China para competir con Boeing y Airbus en el segmento de los aviones de pasillo único en el mercado más goloso de la aviación comercial, y que incorporará a bordo la más avanzada tecnología aeronáutica de patente cien por cien gallega. «Se pusieron en contacto con nosotros hace un par de años, y hace seis meses cerramos el contrato para la grada de montaje y prototipos de componentes», afirma Francisco Puga, presidente de Delta Vigo. La compañía aeronáutica, pionera en el sector en Galicia, junto con la ourensana Coasa, comenzó como subcontratista de Airbus hace 20 años y hoy ya no se le resiste ningún constructor.Un mercado colosalA los contratos del consorcio aeronáutico europeo, en calidad de proveedor estratégico (una distinción que solo tienen 60 de sus 5.700 suministradores), se han ido incorporando pedidos del gigante americano Boeing, de la brasileña Embraer o del canadiense Bombardier. Ahora Delta Vigo entra en el sector asiático por la puerta grande de un mercado colosal (China necesitará unos 6.000 aviones en las dos próximas décadas, según estimaciones de su Gobierno). La llamada de Comac no causó sorpresa a Delta. «Galicia hoy ya tiene nombre en la aeronáutica. Antes no estábamos en el mapa. Hoy Delta es conocida en todo el mundo. En el 2017 exportamos un 50 % de nuestra producción y en el 2020 estaremos en el 85 %», asegura Puga.Para entonces, el grupo vigués, que acaba de poner en marcha su cuarta planta de producción (dos en Vigo, una en Nigrán y otra en Illescas, junto a la planta de ensamblaje del A350 de Airbus), estará facturando 65 millones (cerró el 2017 con 30 millones) y tendrá una plantilla de 270 empleados (tiene ahora 184). El C919 no es el pedido más importante que tiene entre manos Delta Vigo, pero sí tal vez el de mayor recorrido. «Las aerolíneas asiáticas son en estos momentos los principales clientes de Boeing y Airbus, y Comac entra a romper ese mercado. Es la gran apuesta del Gobierno de China», explica Puga.150 unidades al año«Competimos con empresas enormes, pero nuestra tecnología nos permite ganar por conocimiento. Vamos a los componentes de mayor dificultad y ahí es donde aportamos valor», afirma.Ese conocimiento cien por cine gallego ya voló el pasado 17 de diciembre en el segundo prototipo del C919, en su primera misión de prueba, en Shanghái. Tras probar los 22 sistemas, el reactor deberá realizar «al menos otros 120 vuelos de prueba más», dijo Comac.Solo entonces, y «después de más de mil comprobaciones», la aeronave podrá obtener su certificado de aeronavegabilidad y comenzar a volar con pasajeros, algo que la compañía prevé para finales de este 2018.El C919 es el gran reto de la compañía y de China. «Queremos un avión que sea fácil de manejar, como un automóvil», dice el constructor, que asegura tener firmados ya 785 pedidos por parte de 23 clientes, con la aerolínea China Eastern como principal. El plan contempla construir hasta 150 unidades al año.

El bum de la aviación civil, gran motor del sector gallegoEl negocio civil es el gran motor de la industria aeronáutica en España, en donde Airbus Group tiene una amplia red de suministradores de componentes (2.255 el año pasado), a los que contrató un volumen de actividad por valor de 1.700 millones de euros.El constructor es el pulmón del sector en Galicia, pero la entrada de una compañía aeronáutica gallega en el panel de proveedores de Comac, además de ser un hito, abre grandes oportunidades para la industria auxiliar, integrada por una decena de firmas del metal.
El año recién despedido será recordado por la entrada en servicio de las versiones revisadas de las familias de aviones de los dos grandes fabricantes mundiales, Airbus A320 Neo y Boeing 737 Max, en los que vuela tecnología gallega firmada por Delta Vigo, Coasa y, en menor medida, Utingal; al igual que en la familia del A350 de Airbus.En crecimientoEl Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) cifra en aproximadamente un 20 % el incremento de la producción del sector, gracias a la demanda de los modelos en los que participa.Hay más mercado al que acceder. Por ejemplo, los primeros pasos de la aeronáutica gallega en la aviación ejecutiva ya están dados. Empresas del sector ya han conseguido paquetes de trabajo para reactores y helicópteros para viajes privados.
En la nómina de clientes de las empresas del consorcio figuran ya, además de Embraer, Airbus Helicopter (para la planta de Illescas), Augusta Westland (británica), Bombardier (canadiense), Gulfstream Aerospace (estadounidense, filial de General Dynamics) o Israel Aerospace Industries (IAI), la principal industria aeronáutica de este país, y conocedora del sector, porque eligió el aeródromo de Rozas para probar su dron militar.«Una de las mayores satisfacciones que hemos tenido en estos últimos años al frente del CAG es que tanto Airbus como Boeing y Embraer se han sorprendido de la capacidad de nuestras empresas. Nos han transmitido que su capacitación técnica y su ingeniería son de una calidad muy elevada. Ven a Galicia muy bien posicionada para seguir creciendo en este sector», afirma Enrique Mallón, presidente del Consorcio.

Curso de Estructuras y Materiales Aeronáuticos

El próximo 14 de febrero, dará comienzo la primera edición del Curso de Estructuras y Materiales Aeronáuticos, CEMA, organizado por el Consorcio Aeronáutico Gallego.

 

Esta acción formativa, dirigida a Ingenieros y Técnicos Superiores, constará de 136 horas de duración dónde se abordarán distintos temas como, por ejemplo, Conceptos Básicos de Aeronáutica, Diseño de Productos y Utillajes, Tecnologías de Fabricación y Ensayo de Materiales. Todas estas materias serán impartidas por expertos de la industria aeronáutica, tanto por empresas como por entidades de formación.

 

El curso tendrá lugar los miércoles, jueves y viernes en horario de tarde (de 16:00h a 20:00h), en nuestras instalaciones de Vigo, exceptuando los desplazamientos necesarios a los laboratorios para la realización de los ensayos prácticos. Contará con un aforo máximo de 15 alumnos por módulo, existiendo la posibilidad de realizar tan sólo los módulos que sean de interés para cada alumno o, por el contrario, realizar el curso completo.

 

Las inscripciones se realizarán enviando un email, a Jennifer González, Secretaria Técnica del CAG a la siguiente dirección: sec.tecnico@consorcioaeronautico.com o a Laura Vázquez a la dirección laura.vazquez@asime.es o llamando al teléfono 986 410 727.

 

Acogerá congreso internacional en marzo

Expansión, 15-12-2017

CONSORCIO AERONÁUTICO GALLEGO El conglomerado de empresas anunció ayer, en su asamblea general anual, que el próximo mes de marzo en Vigo acogerá el II Congreso Internacional Aeronáutico y Espacial. Además, el CAG nombró a Héctor Estévez Pomar como tesorero de la organización, en representación de la empresa Centum Research and Technology.

Las empresas piden en Vigo usos reales de los drones para que sean rentables

Atlántico –   15-12-2017

Galicia puede introducirse en el mercado si apuesta por innovar en procesos de fabricación y software

 

El sector de los conocidos popularmente como “drones”, aeronaves de reducido tamaño capaces de volar sin piloto a bordo, comienza a despegar en Europa. Pero de momento, sus usos son muy limitados. Por un lado, la legislación española y europea imponen a día de hoy -en 2018 se aprobará una reforma en fuertes restricciones. No pueden volar ni en una ciudad ni en el espacio aéreo comercial. Pero el segundo gran problema es que, a día de hoy, su aplicación en la vida civil es muy limitada por el escaso desarrollo técnico.

Este fue el contexto de trabajo durante la jornada técnica “Presente y futuro de los UAV” organizada por el Consorcio Aeronáutico de Galicia, celebrada ayer en Vigo.
Antidio Viguria, jefe de división avióniac de la fundación andaluza FADA, especializada en aeronática, explicó ayer que en este sector existe actualmente un nicho de mercado en cuanto a la innovación en procesos de fabricación -actualmente se ensamblan de forma casi artesanal en pequeños talleres- así como en los usos reales. Señaló que las empresas demandan cada vez nuevas ideas para el uso de esta tecnología pero siempre con el objetivo de que resulte rentable su uso. Lamentó por ello que de momento en España “solo hay empresas operadoras de drones que usan tecnologías ya existentes” como es el caso del cartografiado. En este aspecto, mostró experimentos en laboratorio de drones capaces de realizar pequeñas reparaciones en el aire. “En los drones de ocio el precio irá a menos, pero no en el comercial donde hay posibilidades de darle aplicaciones de mayor valor añadido”, explicó Viguria.


Son múltiples los ejemplos, como su uso para el reparto de mercancías, la vigilancia, o la detección de diferentes fenómenos a través de sensores, como por ejemplo incendios. Pero para todos ellos hay retos técnicos aún no resueltos. Entre ellos está la autonomía, entendida como la capacidad del dron para modificar la ruta en caso de obstáculos. Esto se solucionará con el protocolo europeo USpace, que se desarrollará entre los años 2019 y 2035 y que tiene por objetivo conectar y digitalizar los datos de todas las aeronaves.

Otro de los problemas es la escasa capacidad de duración de los vuelos. En laboratorio se investigan pilas de hidrógeno o una ruta automática al punto de carga del aparato.

Sobre los procesos de fabricación, Antidio Viguria explicó que su industrialización “se parecerá más a la de la automoción que la aeronáutica” dadas las dimensiones más pequeñas de los drones de tipo UAV.

A preguntas del presidente del CAG, Enrique Mallón, el ponente sostuvo que el sector de los drones tiene capacidad para generar altos niveles de empleo.

El Consorcio Aeronáutico Gallego celebra una jornada técnica sobre el presente y futuro de la industria aeronáutico en Galicia

Vigo, 14 de diciembre de 2017

El Consorcio también celebró esta mañana su Asamblea General

El CAG (Consorcio Aeronáutico Gallego) celebró hoy, jueves 14 de diciembre, la jornada técnica “Presente y Futuro de los UAVs”, cuyo objetivo fue, principalmente, visibilizar los programas existentes en Galicia relacionados con las tecnologías UAVs y reflexionar acerca de los pasos a seguir, así como identificar los factores clave del proceso de fabricación de los dispositivos UAVs, a través de un análisis de las necesidades del entorno para el desarrollo de dicha tecnología.

Esta jornada técnica reunió a las principales empresas y entidades relacionadas con la industria, como D. Antidio Viguria Jiménez, Jefe de la División de Aviónica y Sistemas de FADA-CATEC (Centro Avanzado de Tecnologías Espaciales, promovido por la Federación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial), quién indicó que “para desbloquear el potencial de esta industria se necesita tecnología” y que “debemos ser mucho más que operadores de drones. Debemos trabajar en el desarrollo de estándares para empresas, en la integración del vuelo a baja cota y en su marco regulador”

A continuación, Dña. Analía López Fidalgo, Directora del Área de Sensórica y Comunicaciones de ITG (Instituto Tecnológico de Galicia), indicó que “el mercado todavía está inmaduro y hay una serie de retos que debemos conseguir”. Comentaba que “hemos creado la primera unidad mixta de investigación especializada en Galicia”.

      

A continuación, intervino Dña. María Eugenia Fernandes Montilla, Auditora y asesora del CAG, que hizo una reflexión acerca de la realidad actual de la tecnología UAVs y analizó las necesidades que tiene el entorno para el desarrollo de esta tecnología.

Por último, intervino Dña. Patricia Argerey Vilar, Directora de la Axencia Galega de Innovación quién hizo un repaso acerca del estado actual del proyecto Civil UAVs Initiative de Rozas y explicó en detalle los avances que se están consiguiendo en este ámbito, además de reiterar la apuesta de la Xunta de Galicia por este sector.

 

La clausura del evento fue realizada por el Presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego, D. Enrique M. Mallón Otero, quién hizo un análisis del estado del sector e indicó que “el Consorcio Aeronáutico Gallego tiene plena confianza en el potencial de las empresas del tejido industrial gallego. La relevancia que Galicia ha conseguido durante los últimos años en la industria aeronáutica es gracias al apoyo de las Administraciones Públicas pero, sin duda, es gracias a las empresas y entidades que trabajan día a día en el desarrollo de la tecnología y procesos de fabricación que han situado a nuestra comunidad autónoma como referencia del sector”.

       

Tras la clausura de la jornada, el CAG celebró su Asamblea General Extraordinaria en la que se eligió a D. Héctor Estévez Pomar, de la empresa Centum Research and Technology, como nuevo miembro de la Junta Directiva, ocupando el cargo de Tesorero.

Además, se establecieron los nuevos proyectos que desarrollará el Consorcio Aeronáutico Gallego en 2018, dirigidos, en gran parte, a fortalecer las funciones como interlocutor entre las necesidades del mercado y/o de los proyectos potenciados por las Administraciones Públicas, como pueden ser los de GAIN o AMTEGA, y el tejido empresarial gallego.

Alianza de Airbus, Siemens y Rolls para el avión eléctrico

Expansión –   29-11-2017

INDUSTRIA AERONÁUTICA/ Los tres gigantes europeos quieren adelantarse a Boeing con un primer motor híbrido en 2020 propulsado con gas y electricidad.

En plena carrera del sector de la automoción por posicionarse en los mercados de baterías y coches eléctricos, tres grandes gigantes industriales europeos han anunciado que quieren ir más allá y preparar el camino para un reto si cabe más ambicioso, el de electrificar la aviación.

Airbus, Siemens y Rolls-Royce anunciaron ayer su decisión de unir fuerzas en el “futuro eléctrico” de la aeronáutica. Su objetivo es desarrollar en un primer momento un motor híbrido con el que realizar los primeros vuelos en 2020, aún en fase previa a la comercial.

El acicate para tomar la decisión han sido las exigencias de la Comisión Europea incluidas en la conocida como Flightpath 2050 Vision for Aviation. El reto implica la reducción de emisiones de CO2 en un 60%, de NOx en un 90% y de ruido en un 75%. “No se pueden lograr estos objetivos con las tecnologías que existen actualmente”, sentencian los tres gigantes.

Hasta la fecha, la idea de lanzar este tipo de motores había quedado restringida a proyectos piloto e inversiones en start up como la realizada por Boeing en Zunum Aero, que trabaja con modelos híbridos de pequeño tamaño y alcance cercano a 1.600 kilómetros. Para Airbus, la reducción del coste de combustible es una obsesión ya palpable en modelos como el A320neo.

La mayor parte de los vuelos son cortos, de menos de 1.500 kilómetros, y es en este nicho en el que la futura propulsión eléctrica puede encontrar su hueco.

El nuevo proyecto se llamará E-Fan X y consistirá en un aparato de cuatro turbinas, de las que tres serán de gas y una, de dos megavatios, eléctrica. Posteriormente, habrá dos de gas y dos eléctricas.

Airbus se hará cargo de la arquitectura del aparato, Rolls-Royce será responsable del motor turboeje y Siemens aportará los dos motores eléctricos.

 

UN REEMPLAZO CLAVE

Los nombres de Airbus y Rolls-Royce también se cruzaron ayer por motivos diferentes. El consorcio europeo anunció el fichaje del responsable de la división civil de motores de Rolls-Royce, Eric Schulz, para dirigir un área tan sensible como la de ventas de aviones comerciales.

Schulz sustituirá a John Leahy, un peso pesado del sector en cuyo legado figuran algunas de las mayores ventas en la historia del grupo. Sobre Schulz recaerá la presión de mantener el pulso comercial del grupo en un momento en el que Boeing da muestras de recuperación.

El directivo francés, de 54 años, reportará directamente al consejero delegado de Airbus, Tom Enders, quien ayer, en un comunicado, se refirió a Leahy como “leyenda viva” del sector.

En juego está un mercado global de 100.000 millones de dólares en el que Boeing y Airbus protagonizan una de las mayores disputas comerciales del planeta.

 

Competencia censura a Energía por dar 1.500 millones a la industria para nada

La Voz de Galicia –   17-11-17

Cuestiona el millonario coste y la infrautilización del servicio de interrumpibilidad

El guardián institucional que vela por el buen funcionamiento y por la competencia efectiva en los mercados ha dado un fuerte tirón de orejas al Ministerio de Energía por el mecanismo de subastas anuales que adjudican incentivos millonarios a las industrias para abaratar sus elevadas facturas eléctricas. Ellas, a cambio, prestan el denominado servicio de interrumpibilidad, esto es, ponen sobre la mesa su disponibilidad para desconectarse de la red en casos de emergencia. Pues ese vigía, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), viene a decir que ese sistema tiene un coste demasiado elevado para las arcas públicas, más teniendo en cuenta, añade, que apenas se utiliza, e insta al Gobierno a que justifique bien su necesidad. El regulador no la ve.

Otro varapalo más del superregulador a la política energética del ministerio, que probablemente haga oídos sordos de esas recomendaciones. Fundamentalmente, porque Energía le pidió (por obligación) a la CNMC un informe sobre una propuesta para modificar ligeramente las subastas de interrumpibilidad que ya ha sido publicada en el Boletín Oficial del Estado, o sea, que está cerrada y es oficial. De hecho, el organismo le reprocha tal actitud y acusa al Gobierno de menoscabar sus funciones.

Tiranteces formales al margen, Competencia cuestiona un sistema de adjudicación de incentivos, teóricamente de concurrencia competitiva, que está en funcionamiento desde el 2015. Desde entonces, las industrias se han repartido en torno a 1.500 millones (a razón de unos 500 anuales) para reducir sus costes energéticos. Ese dinero, como el resto que figura en el capítulo de gastos del sistema eléctrico, sale del bolsillo de los consumidores vía recibo de la luz. Representa en torno a un 2 % de él. Y, para más inri, destaca Competencia, a cambio de prestar un servicio que no hace falta, porque, de hecho, apenas se echa mano de él.

Subastas en entredicho

El sistema de subastas se instauró para que la Unión Europea no sospechase que en España se concedían ayudas públicas a las industrias (un modo de hacer que atenta contra la libre competencia). Pero el caso es que Bruselas tiene la mosca detrás de la oreja igualmente e investiga a España y a otros países por ese tipo de mecanismos por si tras ellos se esconden subvenciones.

El servicio de interrumpibilidad fue ideado en 1995 como un modo de impulsar la competitividad de las industrias a cambio de que estas redujesen consumo eléctrico cuando el sistema lo precisase. En aquel momento, ese mecanismo tenía sentido, porque el parque de generación no era el que es ahora, la demanda crecía y el peligro de apagones por falta de energía suficiente era real. Pero con el tiempo se construyeron centrales de ciclo combinado -ahora es la tecnología con más potencia instalada-, llegó la crisis y, con ella, empezó a caer la demanda (volvió a cifras de crecimiento positivas en el 2015). Conclusión: la potencia de generación supera con creces a las puntas de consumo y, por tanto, el servicio de interrumpibilidad es menos necesario que cuando se creó.

Sin incentivos, Alcoa cierra

Pero, sin ese mecanismo de incentivos, empresas como Alcoa, una de las grandes beneficiarias en las subastas -el consumo energético de sus tres fábricas en España, dos en Galicia, se come el 40 % de sus costes de producción-, echarían el cierre. Amagó en el 2015 con clausurar sus plantas de A Coruña y Avilés cuando en la primera subasta no obtuvo suficientes incentivos para garantizar su viabilidad.

Fuentes de la multinacional del aluminio explican que los mecanismos de apoyo a las industrias para aliviar sus costes energéticos existen en todos los países europeos y son necesarios en aras de la competitividad de la economía.

Sobre la infrautilización del mecanismo de interrumpibilidad que pone de manifiesto Competencia, los mismos portavoces subrayan que las fábricas de Alcoa están preparadas para ofrecer el servicio siempre que Red Eléctrica da la orden.

Sí al rediseño del mecanismo

El grupo coincide con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en que es preciso rediseñar el mecanismo para conceder los incentivos a las industrias, para disponer de un marco estable en el tiempo -la próxima subasta será en diciembre y concederá bonificaciones para solo seis meses del 2018, en lugar de los doce habituales-.

Obligado por Bruselas, el Ministerio de Energía prepara una reforma profunda del mecanismo de interrumpibilidad. Entre las propuestas que maneja está la de recurrir a ese servicio, obligando a las compañías que lo prestan a bajar producción para aumentar la oferta de energía en el mercado y abaratar los precios.

Las centrales de gas baten el récord diario de consumo

Las centrales de ciclo combinado están haciendo su agosto en un año caracterizado por un desplome preocupante de las reservas de agua en los embalses y, por tanto, de la producción hidráulica. Según datos facilitados ayer por el gestor técnico del sistema gasista, Enagás, la demanda de ese combustible por parte de las centrales de generación eléctrica batió el récord en seis años. El consumo ascendió a 526 gigavatios hora, una cifra que no se alcanzaba desde enero del 2011.

A falta de energías renovables suficientes por la sequía, las centrales de ciclo combinado y también las de carbón están alcanzando datos de producción inusuales en los últimos años. Según Red Eléctrica, la energía generada con carbón creció este año un 39,5 % y la producida con gas natural, un 42,6 %.

Por su parte, la eólica cayó un 9,8 % y la hidráulica, un 50 %. Este vuelco en el mix de tecnologías de generación repercutirá en el recibo eléctrico. Lo ha hecho ya, pues la factura fue hasta octubre un 12 % más cara que el año anterior.

Pleitos por el recorte renovable

España ha sumado una nueva demanda ante el tribunal internacional de arbitraje del Ciadi, del Banco Mundial, en contra de los recortes aplicados a las energías renovables por el Gobierno en los años 2010 y 2014. La que hace ya el número 29, está firmada por varios inversores alemanes y uno suizo.

El Ciadi falló en mayo pasado el primer laudo arbitral. Lo hizo contra España al condenarla a pagar 128 millones a unas compañías con sede en Luxemburgo. El Gobierno presentó un recurso este verano.

 

Airbus cierra un megacontrato de 430 aviones del que participará Galicia

La Voz de Galicia –  16-11-2017

Industrias de la comunidad fabrican componentes de las aeronaves encargadas

Falta algo más de un mes para el sorteo de la lotería de Navidad, pero a Airbus ya le ha tocado el gordo. El consorcio europeo anunció este miércoles el mayor contrato de su historia: 430 aviones encargados por el fondo estadounidense Indigo Partners. Un pedido valorado, a precio de catálogo -los constructores suelen ofrecer descuentos por volumen-, en42.000 millones de euros que dejará una jugosa pedrea en Galicia. Y es que fuentes del sector aeronáutico gallego dan por segura la participación de la ourensana Coasa y de sus filiales en ese megacontrato, aunque de momento es pronto, dicen, para concretar cuál será la contribución concreta que tendrán las industrias de la comunidad.

 

Los modelos encargados pertenecen a la familia del A320 Neo, un aparato en el que Coasa (filial gallega del grupo Aernnova) tiene gran implicación, ya que fabrica dos importantes componentes: las puertas del tren de aterrizaje -a diferencia del A330 Neo, donde el 100 % de las unidades se fabrican en Galicia, en el A320 Neo solo el 25 % se producen en Galicia, y el resto en otras plantas del grupo- y los spares del estabilizador horizontal.

El pedido, firmado durante la feria de aviación de Dubái, supone un impulso para Airbus en un momento de serias turbulencias para el grupo, involucrado en varias investigaciones por corrupción, alguna de las cuales ha llegado ya a los tribunales, que podrían derivar en multas millonarias, poniendo incluso en riesgo, según algunos analistas, el futuro del consorcio.

De ahí la importancia del contrato firmado este miércoles, quesupera todos los pedidos recibidos por Airbus durante este año (288 aparatos) y que le permite superar a su gran rival, la estadounidense Boeing, que hasta octubre había recibido encargos de 605 aviones, por los 718 que alcanza ya el grupo europeo.

«Es un éxito aplastante para Airbus», se felicitó Fabrice Bregier, director general delegado de la compañía, que destacó que el pedido confirma el tirón comercial del A320, uno de los modelos más vendidos de la historia de la aviación, con más de 13.700 aparatos entregados o en cartera de pedidos, 5.200 de ellos de la versión más moderna, la Neo, que incorpora unos motores más eficientes y unos dispositivos en los extremos de las alas que mejoran su aerodinámica, con lo que se reduce el consumo de combustible en un 20 %. Cifras que superan ampliamente las del 737 Max, el modelo rival de Boeing, del que se han encargado poco más de 4.000 unidades (225 de ellas en un contrato con FlyDubai anunciado también esta semana).

La aeronáutica gallega se engancha al nuevo bum de los reactores privados

La Voz de Galicia – 07-05-2017

Viajar en avión privado puede ser un lujo, un capricho o una necesidad. Superada la crisis, la mejora de los márgenes de beneficios y los protocolos de seguridad -endurecidos por la amenaza terrorista- han hecho resurgir este pequeño segmento de la aviación civil, que vive un bum de pedidos en todo el mundo.

A modo de ejemplo, la brasileña Embraer, una de las mayores fabricantes de aeronaves del mundo, entregó el año pasado 63 unidades del Phenom 300, el reactor de negocios más vendido del mundo; y en el primer trimestre del 2017 ha despachado otros 18 aparatos. Trabajar en esta división de negocio con el constructor brasileño, que tiene una planta de ensamblaje en Portugal, es uno de los principales objetivos que se ha marcado el Consorcio Aeronáutico Gallego, que hará una visita comercial a la base lusa de Évora a finales de mayo.

Pero los primeros pasos de la aeronáutica gallega en la aviación ejecutiva ya están dados. Empresas del sector ya han conseguido paquetes de trabajo para algunas de las compañías especializadas en el segmento de los reactores y helicópteros para viajes privados.

En la nómina de clientes de las empresas del consorcio figuran ya, además de Embraer, Airbus Helicopter (para la planta de Illescas), Augusta Westland (británica), Bombardier (canadiense), Gulfstream Aerospace (estadounidense, filial de General Dynamics) o Israel Aerospace Industries (IAI), la principal industria aeronáutica de este país, y buena conocedora del sector gallego, porque eligió el aeródromo de Rozas para probar su dron militar.

«De momento estamos hablando de pequeños pedidos, de colaboraciones puntuales, pero es uno de nuestros nichos de mercado preferentes, porque está creciendo de manera muy fuerte», explican fuentes del consorcio.

La aviación ejecutiva en España

Hay capacidad

¿Qué aporta el sector gallego a la aviación ejecutiva? «Las capacidades son las mismas que aportamos al sector en general. Nuestro potencial está en los materiales compuestos, electrónica y electricidad, software, fabricación de aeroestructuras y utillaje», precisa el consorcio gallego, integrado por 31 empresas asociadas, que sostienen un millar de empleos.

José Ramón Des, presidente de la aeronáutica Laddes Work (Ourense), explica que el principal inconveniente es que todo el mercado para esta división está fuera de España, lo cual obliga a un mayor esfuerzo comercial. Destaca el empresario que existen más posibilidades de crecer dentro de este segmento. «El negocio de las personalizaciones todavía está por explotar. Se trata de la adaptación de interiores y reconversión de los aparatos, que es algo que tienen que hacer empresas aeronáuticas acreditadas, pero aquí aún no se está haciendo, porque todavía tiene que crecer mucho el parque de aviones de negocios», asegura Des.

Un 1,5 % de aviones ejecutivos

El Registro de Matrículas de Aeronaves Civiles español, actualizado a fecha de diciembre del 2016, recoge la existencia de 7.081 aparatos privados, entre ultraligeros, helicópteros, aviones, planeadores y globos. Solo un 1,5 % de esa cifra se corresponde con aviones ejecutivos, de un total de ocho marcas comerciales registradas: Beechcraft Hawker, Global Expres, Challenger, Learjeat, Citation, Falcon, Boeing y Gulfstream.

«El Global Express XRS y el Gulfstream G550 son los preferidos por los empresarios españoles, aunque hay algunas compañías que empiezan a apostar por el G650», según Gebta, una organización empresarial de referencia en materia de viajes de empresa en España.

La flota del Ibex

Ambos son aviones que compiten en el mercado de los reactores privados, capaces de estar en el aire 13 horas sin repostar y cuyo coste medio aproximado supera los 50 millones de euros -el precio de adquisición oscila entre los 10 y los 200 millones de euros y está vinculado al tamaño del avión, al tipo de motor y la configuración interior, entre otros factores-. Precisamente, son estos dos modelos de aeronaves los más usados entre los directivos españoles.

En España, 18 compañías del Ibex 35 disponen de sus propios reactores ejecutivos. Entre ellas, Telefónica, Iberdrola, Banco Santander o Repsol.

Según las cifras que maneja el sector, la flota de aviones ejecutivos con matrícula española ronda el centenar y un 30 % de sus desplazamientos son transoceánicos. Los modelos más comunes son los reactores muy pequeños (hasta cinco pasajeros y 2.000 kilómetros de alcance) y los de tamaño medio (hasta nueve pasajeros y 5.500 kilómetros de alcance).

Primer avión 100% “Made In China”

El Mundo –    06-05-2017

 

El primer avión de pasajeros de medio alcance fabricado en China, el C919, surcó ayer por primera vez los cielos de la nación asiática sin incidentes. Con su éxito, este vuelo de prueba marca la entrada del país en una nueva era de la aviación y colma las ambiciones aeronaúticas de sus autoridades, que aspiran a poder desafiar en el futuro el duopolio de los gigantes de la industria, Boeing y Airbus.

El aparato, un bimotor blanco, azul y verde, despegó a las 14 horas local en medio de los gritos y aplausos de las miles de personas que se reunieron para presenciar el acontecimiento desde la pista del aeropuerto de Shanghai, un evento que retransmitió en directo la televisión nacional y que ha durado alrededor de hora y media. «¡Hoy es el día! ¡Hemos sido testigos del exitoso despegue!», declaraba emocionado Yang Chengxi, reportero de la cadena.

El ingenio volador es obra de la Corporación China de Aviación Comercial (Comac, en inglés), una empresa estatal fundada en 2008 con la misión específica de producir el primer avión de pasajeros comercialmente viable del país. Se espera que el C919, con capacidad para 158 pasajeros y una autonomía de vuelo de 5.550 kilómetros, pueda rivalizar con el B737 de la estadounidense Boeing y el A320 de la europea Airbus.

Sin embargo, los expertos aseguran que todavía quedan años –si no décadas– hasta que la aeronave china pueda rivalizar seriamente con las dos grandes, que por ahora son más fáciles de mantener. «Para Comac, será extremadamente difícil hacerse un hueco, ya que Airbus y Boeing tienen bien amarrado el mercado de los aviones comerciales, con un largo historial detrás y productos probados desde hace tiempo, en un sector en el que la credibilidad es crucial para convencer a los compradores», aseguró Shukor Yusof, analista del gabinete Endau Analytics.

Además, los reguladores de seguridad de Europa, Estados Unidos y otros países todavía tienen que certificar el avión chino, un proceso que puede llevar años pero que es necesario para que pueda comercializarse en el extranjero.

Aunque su fabricación y subida a los cielos ha supuesto todo un éxito para la industria nacional, lo cierto es que varios de los componentes principales de la nave son importados, como el tren de aterrizaje (alemán), los motores (franco-estadounidenses) o parte del interior (austriaco), por lo que algunos analistas aseguran que la afirmación de que el avión ha sido íntegramente fabricado por China es, cuanto menos, cuestionable.

La planificación para esta nave comenzó hace ya una década, pero diferentes problemas en su ejecución han ido retrasando su puesta de largo, en un principio prevista para 2014. Ahora, el aparato se ha convertido en una de las piedras de toque del plan made in China 2025, con el que Pekín aspira a convertirse en autosuficiente en muchos productos de alta tecnología para poder exportarlos luego también.

La aeronáutica gallega se cita en Vigo para ver sus capacidades

Atlántico Diario –    06-05-2017

El Consorcio Aeronáutico Gallego, CAG, celebró ayer en su sede en Vigo un Workshop sobre capacidades y potencialidades del Consorcio Aeronáutico Gallego.

En este evento, participaron varios de los miembros del Consorcio, que, a través de una breve presentación de cada una de sus empresas, pudieron identificar las distintas capacidades y potencialidades individuales y conjuntas de las mismas en el ámbito aeronáutico y espacial.

Durante esta jornada de partening se pusieron en común tanto las capacidades propias de cada una de las empresas intervinientes como la identificación de oportunidades y posibles proyectos nacionales o europeos. El desarrollo del acto consistió en breves presentaciones de cada uno de los participantes, celebrándose posteriormente reuniones.

Enrique Mallón, Presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego, MANIFESTÓ QUE “CON ESTE TIPO DE Workshops conseguimos optar a mayores y mejores proyectos y la posibilidad de darle una dimensión y dinamismo relevante a la industria aeronáutica gallega”.

El Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) fue creado el 10 de Octubre de 2007 formado por 53 empresas del sector metalúrgico gallego.

La aeronáutica gallega aúna esfuerzos para aspirar a más proyectos fuera de España

Faro de Vigo – 06-05-2017

Las empresas del consorcio apuntan entre sus próximos objetivos participar en el polo de drones de Rozas -El segundo congreso tendrá lugar en septiembre.

Las empresas del Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) buscan lograr más proyectos fuera de España, para los que intentarán “aunar esfuerzos” entre los 43 integrantes. De igual forma, apuntan al polo industrial de drones de Rozas (Castro de Rei, Lugo) como objetivo de cara a conseguir contratos en el futuro. Estas son las principales conclusiones que se extraen del workshop celebrado ayer en la sede de Asime en la que distintas firmas y centro tecnológicos expusieron sus capacidades.

Enrique Mallón, presidente del CAG, indicó que el sector quiere “colaborar entre ellos” para participar “en la renovación de la flota” aérea que están llevando a cabo las compañías. Para ello, este tipo de eventos sirven para “optar a mayores y mejores proyectos y la posibilidad de darle una dimensión y dinamismo relevante a la industria aeronáutica gallega”.

El workshop celebrado ayer consistió en breves presentaciones de cada uno de los participantes, con la idea de poder extraer posibles colaboraciones conjuntas en proyectos nacionales o europeos entre los diferentes participantes.

Por otro lado, Mallón indicó que el próximo mes de septiembre tendrá lugar la segunda edición del Congreso Internacional Aeronáutico y Espacial de Galicia. El primer certamen se celebró en junio de 2015 en el Hotel Pazo los Escudos de Vigo.

La industria aeronáutica gallega despega y aspira a doblar el empleo en tres años

El Progreso – 06-03-2017

Una veintena de empresas exportaron componentes para aeronaves por 2,9 millones en 2015, un 9% más en un año.

El desarrollo de la industria aeronáutica gallega coge velocidad con la creación del polo industrial y tecnológico de drones en Rozas y las expectativas que apuntan a que en los próximos 20 años se venderán 32.600 aviones de pasajeros como consecuencia de la ampliación y la renovación de flotas que acometerán las aerolíneas para atender la creciente demanda de los países emergentes. El sector sostiene ahora 800 empleos directos e indirectos, aunque los proyectos en marcha hacen prever que “esta cifra se podría ver duplicada en dos o tres años”, como indica Enrique Mallón, el presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG).

El año pasado, 20 empresas exportaron componentes de aviones y helicópteros por 2,9 millones de euros, un 9,4% más que en 2014, en su mayor parte destinados a Argentina y Francia. Al tratarse de un sector emergente, los datos que permiten radiografiarlo todavía son escasos. No obstante, su potencial se refleja ya en que tres empresas del ramo aeronáutico y espacial ingresaron 44,2 millones en 2013 y generaron riqueza por otros 13,7, según el último informe Ardán. En otra aproximación la Asociación Española de Tecnologías de Defensa Aeronáutica y Espacio cifra en 47 las compañías en Galicia y estima que en 2014 facturaron 327 millones.

Conscientes de que la capacidad y la competitividad son básicas para proveer a los primeros suministradores de las grandes multinacionales, las compañías apuestan por las alianzas. Así surgió en plena crisis la Unión de Empresas Gallegas de Aeronáutica (Udega), que agrupa a seis firmas del metal que han visto un filón en la producción de piezas para fuselajes y motores. Juntas, ofrecen a sus clientes la gestión integral de paquetes aeronáuticos. Convencido del potencial de este sector estratégico, el presidente de Udega, Jesús González, recalca que es necesario contar “con una mayor implicación institucional en el apoyo a las pymes”.

En esta línea insiste también el presidente del CAG, quien fija el reto de constituir “un verdadero polo industrial para que puedan venir más paquetes y con mayor carga de trabajo”.

La expansión del sector está en marcha y se traduce en inversiones. Delta Vigo anunció recientemente la apertura en Nigrán de su cuarta planta para reforzar la actividad del grupo dedicado al desarrollo del utillaje y composites para la aeronáutica y el automóvil, entre otros nichos de negocio.

Afincada en el parque tecnológico de Galicia, Coasa, filial de la vasca Aernnova, asumió en verano parte del mayor pedido de la historia de Airbus para su filial india IndiGo, que precisa 250 aviones. De San Cibrao das Viñas salen puertas del tren de aterrizaje y ‘spares’ de los estabilizadores horizontales para estas naves, así como las pieles de los alerones para el Airbus A380, el mayor avión del mundo. Al cierre de 2014, rondaba los 340 operarios divididos entre las áreas de ingeniería, fabricación y montaje, y facturaba 42 millones.

 

Los contratos de Coasa se traducen en carga de trabajo para auxiliares como Laddes Works, que también está anclada en el polígono de San Cibrao das Viñas. Está especializada en el diseño y en la fabricación y montaje de componentes de fibra de carbono y ‘honeycomb’ (nido de abeja), aunque también creó una división dedicada a la comercialización de aerogeneradores de baja potencia para diversificar.

AVIÓN ‘MADE IN’ GALICIA. Aunque a menor escala, en Galicia también se producen aeronaves. En Portonovo, Colyaer diseña y monta aviones ligeros destinados a labores de vigilancia, fotografía aérea y aviación deportiva que, además de España, ya sobrevuelan el cielo de China, Finlandia, EE.UU. o Australia. Al margen de esta firma, hace 20 años nació en Ribadeo Construcciones Aeronáuticas de Galicia, que llegó a idear tres modelos de avionetas con denominaciones autóctonas, el Toxo, el Toxo II y el Xesta. La idea era exportarlas a Estados Unidos, pero la falta de apoyo institucional llevó el proyecto a Aragón en 2004, aunque allí tampoco prosperó.

FORMACIÓN. Con 40 socios entre ingenierías, fabricantes, empresas de sistemas, centros tecnológicos, universidades y otras instituciones, el CAG advierte sobre la necesidad de formar a ingenieros y otros especialistas. “La demanda de profesionales va a ser alta con los proyectos en marcha y, aunque las instituciones educativas gallegas están a la vanguardia en sus relaciones con la empresa, es necesario aumentar la oferta de expertos y la especificidad de los programas formativos”, constata Mallón.

A la espera de comprobar el efecto tractor del proyecto que ejecutarán en Rozas Indra e Inaer, que se comprometieron con la Xunta a rubricar contratos por 42 millones con firmas locales y centros tecnológicos y a trasladar a Galicia sus dos centros de mantenimiento de drones, el presidente del consorcio apunta que la comunidad puede convertirse en “un referente europeo” en el desarrollo de aviones no tripulados.

Fruto de la apuesta por el sector, en breve comenzará a operar en Vigo el Centro de Innovación Aeroespacial de Galicia, cuyo objetivo es potenciar proyectos tecnológicos conjuntos en Europa.

Jesús González: “Entramos en un sector complejo en plena crisis siendo más competitivos”

Fundada en 2012, la Unión de Empresas Gallegas de Aeronáutica (Udega) suministra utillaje, gradas de montaje, elementos estructurales y pieza avionable metálica y en material compuesto a grandes compañías como las vascas Aernnova e ITP, las andaluzas Alestis y Carbures, la navarra MTorres y la burgalesa Aciturri. Bajo el paraguas de Udega se agrupan Utingal, Thune Eureka, Europecis, Tromosa, Demsu y Matrigalsa, seis firmas gallegas decididas a “aglutinar sus recursos humanos y materiales para abordar proyectos sin tener que afrontar grandes inversiones a título individual para poder acceder a paquetes de trabajo de los TIER 1”, esto es, los considerados proveedores de primer nivel de gigantes como Boeing o Airbus.

Así lo explica Jesús González, el presidente de Udega y gerente de Utingal, quien destaca que la alianza les permitió “introducirse en un sector complejo en época de crisis siendo más competitivos”. Prueba de ello es que el 60% de la facturación de uno de los socios procedió en 2015 de la aeronáutica, un nicho que en sus inicios solo proporcionaba el 5% de los ingresos. Suman 362 operarios, entre ingenieros técnicos industriales mecánicos, ingenieros aeronáuticos, programadores, operarios de FP superior y administrativos, entre otros perfiles

El interés por el ciclo de aeromecánica llega a empresas que buscan operarios

La Voz de Galicia – 13-02-2017

Docentes de As Mercedes viajaron a Albacete para conocer protocolos de reparación.

La implantación del ciclo de aeromecánica en As Mercedes ha despertado interés en las empresas, que ya miran hacia este centro de Formación Profesional para captar mano de obra. Una empresa de Silleda, que fabrica drones, se puso en contacto con la dirección para interesarse por contratar a tres alumnos. Es demasiado prematuro porque los estudiantes empezaron la formación en este mismo curso y hasta que no la terminen, dentro de dos, no podrán incorporarse al mercado laboral y para ello necesitarán, además, cinco años de prácticas. Dos de ellos, desde hace no mucho tiempo, son los del propio ciclo, pero tendrán que justificar otros tres más.

El ciclo superior arrancó en Lugo, pero todavía le queda mucho camino por recorrer.

Por el momento, y mientras no entren en funcionamiento las cinco especialidades que contempla el nuevo currículo de la LOE: ciclo superior de mantenimiento y motores de pistón de aviones; ciclo superior de mantenimiento de pistón de helicópteros; turbina de aviones; turbina de helicópteros y aviónica, los alumnos tendrán que examinarse para obtener el carné B1.2 y B.2, , que precisan para ejercer su profesión, en Albacete. El único centro público autorizado por Aviación Civil para certificar los conocimientos de los alumnos está en esta provincia, según confirmó el director de As Mercedes, Joaquín Expósito.

Tres profesores de As Mercedes y el director se desplazaron recientemente a la Maestranza Aérea de Albacete, donde se reparan los aviones en vuelo del Ejército y los de incendios. Acudieron invitados por el coronel lucense Armando Díaz Bruguera, destinado allí. Recorrieron además los talleres de motores, de asientos, de hidráulica y el hangar de chapa y pintura, además de los de radares.

Con este taller del Ejército podría haber algún intercambio de piezas para que los alumnos lucenses las utilicen durante su aprendizaje.

El centro lucense también está a la espera de recibir del INTA más piezas para poder formar a los alumnos en la nueva especialidad de FP.

Prácticas en Rozas

Los 21 matriculados ya están acudiendo al aeródromo de Rozas para recibir clases prácticas, según el convenio suscrito en su día por la empresa Aerolugo con As Mercedes y en el que también participa el INTA, que impartirá formación igualmente.

La delegación lucense que se desplazó a Albacete también visitó el centro integrado de FP Aguas Nuevas, que es el que acredita a los alumnos de aeromecánica con los carnés que necesitan para poder incorporarse al mercado laboral.

El director de As Mercedes señaló que confiaba en que cuando los estudiantes finalicen el ciclo superior ya esté en vigor el nuevo currículo de la LOE y no necesitarán desplazarse a Albacete para poder obtener las certificaciones.

“Mi primera impresión de los alumnos de aeroespacial es buena, tiene mucho interés”

La Región – 13-02-2017

 

Simone Battistini Imparte la asignatura “Tecnología Aeroespacial” en la lengua de Shakespeare a los 49 alumnos matriculados en el recién estrenado grado en Ingeniería Aeroespacial, durante el segundo cuatrimestre del actual curso académico 2016-2017.

Procedente de la Universidad de Brasilia, en Brasil, el ingeniero aeroespacial italiano Simone Battistini acaba de incorporarse a la Escuela de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio del Campus de Ourense. Imparte la asignatura “Tecnología Aeroespacial” en la lengua de Shakespeare a los 49 alumnos matriculados en el recién estrenado grado en Ingeniería Aeroespacial, durante el segundo cuatrimestre del actual curso académico 2016-2017.

¿Cómo surge esta colaboración con la Universidad de Vigo?

Fui invitado por el grupo de Ingeniería Aeroespacial del Campus de Ourense, que se está formando. Conozco a los profesores de aquí desde hace años porque he mantenido relación con la Universidad de Vigo desde el 2010, cuando yo estaba aún en la Universidad de Roma. Participamos en una iniciativa de la Agencia Estatal Europea (ESA)para el lanzamiento de satélites. Esta relación de cooperación entre ambas instituciones académicas continuó durante los años. Desde el 2013, estoy en la Universidad de Brasilia, donde también trabaja mi mujer e investigadora Chantal Cappelletti. Su trayectoria también es muy parecida a la mía.

¿Cuál ha sido su primera impresión con los alumnos?

Al ser el primer curso de la carrera, los alumnos son muy jóvenes pero he comprobado estos días que están muy interesados en aprender nuevos aspectos. Así lo manifiestan cuando hacen preguntas durante la clase. Mi primera impresión es que están muy ilusionados. Eso es lo importante. No obstante, reconozco que es una carrera un poco difícil. Ahora están con la parte didáctica.

¿Y con la ciudad?

Es la primera vez que estoy en Ourense pero sí que estuve con anterioridad en Galicia, en Vigo, exactamente. Es una ciudad pequeña pero histórica. Nací y pasé casi la vida entera en Roma por lo que disfruto de estar en esta ciudad. Se puede pasear e ir a pié.

¿Qué contenidos impartirá en este cuatrimestre?

La asignatura se titula “Tecnología Aeroespacial”. Es una introducción; es decir, me encargaré de abortar aspectos generales que los alumnos verán ya de forma más ampliada en los siguientes cursos de la titulación. Las clases serán en inglés. También hablo italiano y portugués pero creo que el inglés es un idioma importante para este sector .

Contrato millonario de la empresa de drones aerocámaras con EEUU

La Región – 12-02-2017

La operación fue posible gracias a los contactos realizados durante la misión comercial promovida en 2016 por la Diputación.

La empresa de drones Aerocámaras, ubicada en el Parque Tecnológico de Ourense, acaba de firmar un contrato con una empresa estadounidense radicada en California, cuya primera fase “es de un millón de euros”, según explica su gerente, Jaime Pereira.

Este contrato ha sido posible -añade- “gracias a la misión comercial con Estados Unidos promovida por la Diputación provincial; ahí tuvimos varios encuentros con empresas americanas de distintos perfiles y llegamos a un acuerdo con esta empresa, que de momento exige confidencialidad, pero sí puedo decir que empezaremos a trabajar en marzo y le ofreceremos servicios de inspecciones técnicas con drones, incluyendo equipo de piloto, otro de operador de cámara y un ingeniero”.

Pereira señala que “lo importante de esto, además del contrato en sí, es que te abre una puerta al mercado estadounidense”. Aerocámaras ya está trabajando en varios países “y estamos formalizando otros contratos en Oriente Medio, en concreto con países árabes, aunque también con contratos de confidencialidad, de momento”.

Se trata igualmente de servicios de inspección, sea de edificios e instalaciones industriales, de red eléctrica, aerogeneradores, aseguradoras o de puertos, embarcaciones, etcétera. En estos drones de la empresa se pueden cargar desde cámaras termográficas a otras específicas para detectar anomalías en líneas de alta tensión o cámaras con aumentos, “con lo que conseguimos no tener que acercarnos tanto con la aeronave e inspeccionar de forma exhaustiva cualquier problema en una fachada, tejado, torre del tendido eléctrico, etcétera”.

Este campo se espera que se abra en el futuro con la llegada de una nueva legislación que se prevé esté aprobada en dos meses. Según señala Jaime Pereira, “permitirá llevar a cabo este tipo de inspecciones dentro de los cascos urbanos”.

Experiencia

En este sentido, el gerente apunta que la empresa ya tiene experiencia con vuelos urbanos en distintas ciudades de países como Francia, Reino Unido, Suiza o México, donde sí está permitido. De hecho ya están “ultimando los trámites” para poder ser la primera empresa en acceder a ese nuevo campo de servicios que se abrirá en breve en las distintas ciudades españolas. Jaime Pereira avanza que “esto requerirá que contemos con más personal” para cubrir esa previsible nueva carga de trabajo.

“Estamos ultimando un dron de gran autonomía, que podrá volar horas”
Jaime Pereira es el gerente de Aerocámaras, empresa que tiene sede en el Parque Tecnológico y que tiene centros en toda España y otros puntos del mundo
¿Cuándo nace esta empresa?

Nació en 2007 como agencia de publicidad y en 2012 decidimos probar los primeros drones para los audiovisuales que realizábamos porque eran más baratos que los helicópteros.

¿Cómo fue el desarrollo?

A partir de ese momento, montamos una escuela de pilotos en el Pazo de Vilamarín, en colaboración con la Diputaciòn, y en los últimos dos años y medio habremos formado a 1.400 pilotos; ahora contamos con 14 centros repartidos por todo el país y somos la escuela número uno en España, con dos especialidades, la de seguridad y la de emergencias. También contamos con una línea de fabricación y otra de servicios profesionales. Hoy en día estamos trabajando en ocho países y en Perú abriremos oficina a finales de febrero.

¿Qué facturación anual tiene la empresa?

En este 2016 estábamos sobre el millón y medio de facturación y seguramente este año dupliquemos o tripliquemos esa cifra.

¿Cuál es su próximo proyecto?

Estamos ultimando un dron de gran autonomía, que podrá estar en el aire horas. Lo hemos estado desarrollando en el Parque Tecnológico con un equipo de cuatro personas a las que se unirán tres más en breve; esperamos presentarlo en abril o mayo.

Egatel cumple 25 años con su apuesta por el I+D+i intacta

La Voz de Galicia – 12-02-2017

 

La compañía ourensana invirtió en innovación más de 3,5 millones en los dos últimos años, y ya tiene el 85 % de su negocio en el extranjero.

El informe Ardán de Economía y Competitividad, que elabora el Consorcio de la Zona Franca de Vigo, reconoció por segundo año consecutivo a la empresa ourensana Egatel con la máxima puntuación en los indicadores de innovación. Javier Taibo, director general de la compañía, destaca la importancia de ese reconocimiento, que sirve para avalar la apuesta de Egatel por el I+D+i, que sigue intacta justo cuando la firma se dispone a celebrar su 25 aniversario. «Eso nos indica que estamos haciendo las cosas bien», dice Taibo, que hace hincapié en que el primer puesto en innovación obtenido en el informe Ardán es «con una diferencia notable» sobre sus perseguidores.

La empresa la fundó en el año 1992 Esteban Solleiro, ingeniero de telecomunicaciones ourensano, y su actividad arrancó centrada en el sector doméstico de recepción de televisión por satélite y en el mercado profesional de microrrepetidores analógicos. Desde entonces, Egatel no ha dejado de innovar y evolucionar. En pocos años, la compañía logró la homologación para fabricar equipos broadcast profesionales y amplió su gama de productos a transmisores y reemisores analógicos y digitales de baja, media y alta potencia.

En todo caso, uno de los principales hitos en el desarrollo de Egatel es la adjudicación del contrato para el primer despliegue de la red de TDT. La compañía ourensana acabó así por convertirse en el principal proveedor de equipos de transmisión de televisión digital en España cuando se produjo el llamado «apagón analógico».

Esa experiencia sirvió de trampolín para Egatel, que más tarde participó en los despliegues de TDT en países como México, Argelia, Tanzania, Marruecos, Argentina, Colombia, Kenia, Uruguay, Chile o Panamá, entre otros. Y es que la empresa ourensana inició en el año 2007 un proceso de internacionalización que continúa en la actualidad. En todo caso, su sede central sigue estando en Ourense, aunque la firma cuenta con delegaciones en Madrid, Argentina, Chile y México. Desde el Parque Tecnolóxico de Galicia, en San Cibrao das Viñas, se marca la línea de apuesta empresarial por el I+D+i que se ha traducido en una inversión de más de 3,5 millones de euros en los dos últimos años específicamente en ese ámbito.

Así ha logrado desarrollar Egatel uno de sus últimos y más exitosos productos, el Smart LNB. Según explica Javier Taibo, se trata de un sistema receptor y transmisor de datos vía satélite que permite conectar dos puntos «aislados y remotos» de forma sencilla. Ese trabajo mereció el premio INEO al producto más innovador. El jurado valoró entonces su mayor eficiencia y menor coste en relación a otros dispositivos similares que también están disponibles en el mercado.

La apuesta por el I+D+i de Egatel continúa con la participación de la compañía ourensana en proyectos en colaboración con otras empresas, universidades y centros tecnológicos en el ámbito de las comunicaciones marítimas, aeronaves no tripuladas y vehículos conectados. La firma con sede en Ourense cuenta actualmente con una plantilla de sesenta técnicos e ingenieros de alta cualificación.

La patronal lucense rejuvenece su directiva con cuatro incorporaciones

El Progreso – 11-02-2017

Eduardo Valín releva a Jesús Quintá como consejero delegado ejecutivo de la Confederación de Empresarios (CEL).

La Confederación de Empresarios de Lugo (CEL) rejuvenece su principal órgano de gobierno, su consejo de administración. Este cambio se produce tan solo dos semanas después de que la patronal gallega eligiese nuevo presidente, Antón Arias Díaz-Eimil, que este viernes realizó su primera visita institucional a la sede lucense. Desde la patronal se explica que es “una rotación natural”.

Eduardo Valín, de Transportes Valín, toma el testigo de Jesús Quintá (Alibós Galicia) como consejero delegado ejecutivo. Este, tras dejar el cargo que ocupó durante casi cinco años, afirmaba: “Ya cumplí una etapa en defensa de los intereses de los empresarios. Llevaba tiempo meditando pedir un relevo por mis obligaciones profesionales. Pero esperé a que pasase esta etapa complicada de la confederación gallega”.

La Xunta recibe el Premio Nacional de Innovación por el pionero polo de drones de Rozas

Faro de Vigo – 07-02-2017

El conselleiro de Economía, Francisco Conde, recogió ayer en Alcalá de Henares (Madrid) el Premio Nacional de Innovación y Diseño 2016 otorgado a la Axencia Galega de Innovación (Gain) en la modalidad “Compra Pública Innovadora” por el proyecto de aviones no tripulados de Rozas.

A su juicio, este galardón supone un reconocimiento al trabajo en materia de innovación por parte de la Xunta y al carácter pionero de este polo tecnológico e industrial.

Conde felicitó al equipo de Gain por este reconocimiento, al tiempo que agradeció a la Secretaría de Estado de I+D+i la concesión de este premio y su colaboración, junto al Ministerio de Defensa a través del INTA, en el polo de aviones no tripulados de Rozas.

En esta iniciativa, la Xunta cuenta con dos socios industriales (Indra e Inaer) y con el tejido productivo gallego, a través de pymes, universidades y centros de conocimiento. “El objetivo es convertir Rozas en una iniciativa pionera y que sea sinónimo de innovación, competitividad y creación de empleo de calidad”, añadió.

También subrayó la apuesta de la Xunta por la Compra Pública Innovadora para dar soluciones que puedan permitir el desarrollo de iniciativas por parte de las pymes gallegas para que sean “más competitivas”, favoreciendo así la creación de empleos estables y de alta cualificación, y “consolidando en Galicia un ecosistema de innovación y de talento”.

Los Reyes entregaron estos galardones junto a la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, y el alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez. Así, el Rey Felipe VI afirmó que “un emprendedor, una empresa, un sector o un país que en un mundo tan globalizado no innova queda, en el mejor de los casos, a remolque de los demás; y pierde, con ello, capacidad de iniciativa, liderazgo y competitividad”.

Asimismo, el monarca señaló que resulta “fundamental despertar y fomentar las vocaciones innovadoras en España” y subrayó que “las escuelas y las universidades del siglo XXI deben incidir en la cultura de la innovación”, puesto que “es sin duda la mejor apuesta de futuro”.

“Si queremos de verdad impulsar la innovación en nuestro país, lo debemos hacer entre todos; participando activamente en los procesos que la materializan, o apoyando, incentivando, premiando y dando la debida consideración y atención social a sus protagonistas, a sus obras e iniciativas”, resaltó el Rey.

Utingal creará un sistema robotizado para mejorar la calidad de piezas aeronáuticas

Faro de Vigo, 5-2-2017

Acortará los plazos del proceso de macizado, que consiste en aplicar resina a algunas partes que fabrican para aviones

Es la primera máquina de este tipo del mundo y participa Coasa

La empresa Utingal ha ideado un sistema para el macizado de piezas aeronáuticas, un proceso por el cual se inyecta resina a estructuras empleadas en la construcción de partes de los aviones que en la actualidad se hace prácticamente de forma “manual” y con la que se acortarán los plazos de entrega y se mejorará la calidad lograda. La firma de Tui lidera un proyecto en el que también participa la ourensana Coasa y la ingeniería Base 2. Con él buscan un sistema robotizado que se convertiría, según los precursores, en el primero del mundo destinado a esta labor. “Es una idea nuestra. Se trata de un proceso laborioso y que tarda mucho. Con este proceso se gana tiempo, ya que procesos que tardaban una semana se podrán hacer en un día”, indica Jesús López, responsable de Utingal.

Con la participación del Centro Tecnológico Aimen y del Centro Tecnológico de Investigación Multisectorial (Cetim), Utingal indica que el resultado de este proyecto de I+D+i sería para su uso particular, para el que intentarían además lograr la patente. “Desde Utingal crearon esta propuesta, ya que es algo que en la actualidad se hace fuera de Galicia”, concreta Yago Fontán, director gerente de Coasa, que añade que “el macizado es un proceso complicado al ser un trabajo muy ‘manual'”.

En concreto, el macizado se aplica a unas piezas denominadas núcleos, que es una estructura de “papel” hexagonal muy ligera, ancha y hueca. La resina que se inyecta en estas piezas es necesaria para reforzar ciertos puntos que luego pueden ser perforados para fijar diferentes componentes. Una especie de “encofrado”. Cuando se hace de forma manual se generan burbujas que luego tienen que ser eliminadas, lo que hace que este proceso sea tan complicado.

Utingal se va a encargar del diseño, desarrollo y aplicación de herramientas técnicas y utillajes para mejorar todo el proceso técnico vinculado al macizado. Coasa, por su parte, caracteriza el problema del macizado a nivel industrial y será partícipe del diseño y desarrollo. Mientras, Base 2 hace la automatización y robotización de los procesos desarrollados en coordinación con las otras dos empresas. Juntos forman el consorcio Macizado, que cuenta con una financiación de unos 600.000 euros, con subvención de la Axencia Galega de Innovación (GAIN) y con la cofinanciación los fondos Feder (Fondo Europeo de Desarrollo Regional).

Instalaciones y certificación

Jesús López explicó que la firma cerró 2016 con un aumento de más del 40% en la facturación, llegando a los 4 millones de euros. A ello contribuyó mucho la ampliación de su fábrica en Tui, que duplicó su tamaño y propició la llegada de nuevos contratos para la firma, como informó FARO en su momento. “Cumplimos con todos los compromisos. Sin embargo, ya se nos están quedando pequeñas las instalaciones”, informa López.

El gerente de la empresa explica también que en la actualidad se encuentran pujando -desde el mes de noviembre pasado- por tres nuevos contratos, dos de utillaje y uno de composite. Precisamente la firma recibió en enero una certificación internacional específica para este último material, la Nadcap “Con esto los grandes fabricantes sabrán que cumplimos con los requisitos que exigen”, concreta.

Por su parte, la factoría ourensana de Coasa también incrementó su actividad en 2016, tanto en horas de trabajo como en facturación. En ese último punto, Yago Fontán explica que se logró un aumento del 8% respecto a los datos de 2015. “Para este año seguiremos con los mismos contratos pero con mayor carga de trabajo al aumentar los pedidos de Airbus”, indica el director gerente, que también concreta que la serie A380 -para las que hacen las pieles, palabra empleada en la aeronáutica para referirse a las estructuras de fibra de carbono de los alerones- “baja su actividad industrial”.

La aeronáutica pide que a As Rozas que beneficie a Galicia

El Correo Gallego – 04/02/2017

El proyecto industrial planeado por la Xunta para el mercado de los drones inicia su cuenta atrás. El gobierno autonómico apuesta por un gran polo empresarial para la tecnología de los aviones no tripulados en el aeródromo de As Rozas (Lugo). Y según el Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG), su adjudicación se hará pública en los próximos días: “Se establecería como base de operaciones para una parte importante de esta industria en Galicia”. Cobra fuerza el nombre del consorcio europeo Airbus como futuro adjudicatario. Por eso, el sector gallego considera “imprescindible que la adjudicación del proyecto genere tejido industrial en nuestra comunidad autónoma”.

Según Enrique M. Mallón, presidente del CAG, “As Rozas puede ser relevante para la aeronáutica gallega, la inversión en este sector es imprescindible de cara al fortalecimiento dé esta industria en nuestra comunidad”. Y añade que “la implantación de mayor capacidad de producción en Galicia nos daría una mayor visibilidad de cara a nuevos proyectos y otros fabricantes del resto de España y Europa”. Por este motivo, Maltón apuesta por “incrementar la carga de trabajo gallega y que nuestra industria pueda participar en otros proyectos similares que hagan de tractores para empresas de otras actividades, así nos acercaríamos a los proveedores más importantes”.

En As Rozas ya se había fijado Defensa para realizar en el pasado otoño las pruebas de certificación de navegabilidad de sus drones (para volar en el espacio aéreo europeo). Ya en 2014 AGE alertaba sobre la posibilidad de que este aeródromo se convirtiese en base permanente para drones militares. Además, la unidad de drones del Ejército de Tierra que ya utilizó As Rozas ahora vuela desde el aeródromo de Pajares (León). Estos aparatos Searcher MKTIJ tienen una envergadura de hasta 10 metros y superan los 250 kilos de peso.

La aeronáutica gallega confía en que el proyecto de As Rozas “logre crear una actividad económica relevante para Galicia, debe garantizarse la atracción de carga de trabajo para las empresas gallegas”.

La aeronáutica presiona para que Rozas impulse a las empresas del sector

ABC  – 04/02/2017

Se prevé que la Xunta anuncie en breve el nombre de la empresa con la que se asociará para desarrollar su proyecto de aviones no tripulados para uso civil en Rozas (Lugo). Fuentes consultadas por este diario aseguran que la resolución está «a punto» y otras incluso estiman que será «en siete o diez días». Air- bus, Boeing, Indra e Inaer son las firmas en liza. Se trata de una idea novedosa, y por ende compleja, dado que supone la asociación entre el Gobierno autonómico y una de estas compañías. De hecho, ha ocupado importantes esfuerzos en la Consellería de Industria desde hace varios meses en los que a pesar de que ha despuntado algún nombre, el sigilo predomina.

En vísperas de la noticia definitiva, el Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) quiso ayer expresar su interés porque el elegido se comprometa a que todo el sector de la Comunidad se beneficie de su presencia en Galicia. Este es uno de los requisitos que la Xunta —que invertirá 55 millones de – euros— ha impuesto para decantarse por una u otra, pero dentro de esa horquilla, el CAG busca exprimir al máximo las posibilidades para el tejido industrial autonómico no solo a corto y medio plazo, sino también a largo como uno de los tractores de la economía. Por ello fuentes del sector piden que se garantice un control por parte de la administración más allá de cualquier promesa inicial.

Al margen de esta cuestión, el CAG expuso este miércoles a través de un comunicado su confianza en el proceso de negociación seguido. «Este puede ser un hecho relevante para la industria aeronáutica gallega y la inversión en su desarrollo es imprescindible para su fortalecimiento», indicó el presidente del CAG, Enrique M. Mallón. No se decantan públicamente por ninguna opción, tan solo aguardan que aumente la carga de trabajo y las actividades en la cadena de suministro; que haya un acercamiento a los proveedores y «mayor visibilidad de cara a nuevos proyectos y a fabricantes que puedan llegar del resto de España y de Europa». «Confiamos en que esta adjudicación sea analizada detenidamente y que con ella se logre crear una actividad económica e industrial relevante en Galicia», manifiesta Mallón.

CAG pide que el concurso de Rozas genere tejido industrial

Expansión  – 04/02/2017

El Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG), integrado por 40 socios entre empresas, universidades, centros tecnológicos y de formación, recuerda la importancia de que la resolución del concurso para el centro de investigación de drones en Rozas (Lugo) genere tejido industrial e implique a las empresas gallegas en general. El llamamiento del consorcio se produce a pocos días de que la Xunta desvele cuál de las cuatro ofertas finalistas (Boeing, Airbus, Indra e Inaer, especializada en servicios de emergencia aérea) es la ganadora para liderar un proyecto que implica una inversión pública de 25 millones de euros para el desarrollo precomercial del proyecto y 20 millones de euros más en compra pública innovadora.

“Desde el Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) tenemos claro que la inversión en este sector es necesaria, pero se debe garantizar la atracción de caiga de trabajo para las empresas gallegas que desarrollen actividad en nuestra comunidad”, señala Enrique Mallón presidente del CAG.

El conselleiro de Economía, Francisco Conde, reiteraba esta misma semana que los dos criterios para la resolución del concurso son la implicación de la industria gallega en la oferta, y su compromiso con la comunidad.

La aeronáutica gallega presiona para no quedar fuera de la base de drones de Rozas

La Voz de Galicia – 04/02/2017

 

Antes de un mes, la Xunta decidirá quien será su socio industrial en el proyecto de drones de Rozas (Lugo), que pretende ser un referente en el sector de la aviación no tripulada de ámbito civil, y el sector gallego no quiere quedarse fuera. Conocedor que en las propuestas presentadas, la encabezada por Airbus parte como favorita, El Consorcio Aeronáutico Gallego reivindicó ayer protagonismo para la industria local y pidió a la Administración que la adjudicataria garantice que generará tejido industrial en Galicia.

<<La implantación de mayor capacidad de producción aeronáutica en Galicia nos daría una mayor visibilidad  de cara a nuevos proyectos y a otros fabricantes que puedan llegar desde el resto de España y de Europa>> manifestó el Consorcio. <<Confiamos que esta adjudicación sea analizada detenidamente y que con ella se logre crear un actividad económica industrial relevante en Galicia>> concluyó.

Consorcio Aeronáutico Gallego destaca As Rozas

Atlántico – 04/02/2017

En los próximos días se prevé que se haga publícala adjudicación del proyecto sobre el aeródromo de As Rozas, aeródromo en torno al que se pretende crear un polo industrial orientado al mercado de los UAV’s, estableciéndolo como base de operaciones para una parte importante de esta industria a nivel europeo.

Enrique M. Mallón, Presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG), manifestó ayer que “el proyecto de As Rozas puede ser un hecho relevante para la industria aeronáutica gallega. La inversión en el desarrollo del sector aeronáutico en Galicia, es imprescindible de cara al fortalecimiento de esta industria en Galicia”, explicó.

Además añadió que “la implantación de mayor capacidad de producción aeronáutica en Galicia nos daría una mayor visibilidad de cara a nuevos proyectos y a otros fabricantes que puedan llegar desde el resto de España y de Europa”. “Lo ideal sería incrementar la carga de trabajo gallega en este ámbito y que nuestra industria pueda participar en otros proyectos similares que hagan de tractores para empresas de otras actividades. De esta forma se conseguirá un acercamiento a los proveedores más importantes”.

El CAG está integrado por 40 miembros entre los que figuran empresas, Universidades, Centros Tecnológicos y Centros de Formación.

El CAG exige que el centro de Rozas repercuta en la industria gallega

Faro de Vigo – 04/02/2017

La inminente adjudicación del proyecto de As Rozas, aeródromo en el que está previsto el desarrollo de un polo industrial orientado al mercado de los drones (aviones no tripulados), procupa a las empresas gallegas ya participantes en el sector. El Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG), que agrupa a 40 de estas firmas, consideró ayer “imprescindible” que el proyecto revierta sobre la industria gallega. “Lo ideal sería incrementar la carga de trabajo en Galicia en este ámbito  y que nuestra industria pueda participar en otros proyectos similares que hagan de tractores para empresas de otras actividades” señaló el presidente del CAG, Enrique Mallón. La Xunta dará a conocer las próximas semanas cual de las cuatro empresas que han llegado a la fase final del concurso (Airbus, Boeing, Indra e Inaer) se adjudicará el proyecto y se llevará  lo 25 millones de euros en ayudas a la inversión.

El Nuevo Airbus A-350 Logra Un Récord De Pedidos Para La Aeronáutica Gallega

La Voz de Galicia – 26/01/2017

El aumento del tráfico global de pasajeros explica que la cartera de pedidos del Airbus A-350 sume 818 órdenes firmadas por 44 aerolíneas de todo el mundo a diciembre del 2016. Desde Qatar Airways, que ha encargado 80, a Singapore Airlines, con 67; pasando por Iberia, que ha aprobado la compra de 16 aeronaves.

Es el avión estrella del consorcio aeronáutico europeo para la próxima década. Y la mejor noticia es que el A-350 es el modelo que más carga de trabajo está proporcionando ya a la aeronáutica gallega.

La industria española participa en un 11 % del programa industrial de esta aeronave (en tres versiones), capaz de trasladar de 270 a 350 pasajeros en vuelos de larga distancia (15.000 kilómetros sin escalas). Esos porcentajes en Galicia se traducen en una decena de empresas, casi 100 millones de inversión en sistemas de producción y 1.000 empleos de alta cualificación dedicados en más de un 70 % a ingeniería.

Preparados para crecer

Coasa, filial de Aernnova (uno de los mayores adjudicatarios de primer nivel de Airbus), con sede en el parque tecnológico de Ourense, suma más de 40 millones de inversión en las instalaciones, para acondicionarlas a nuevos pedidos. Este aparato necesitó 145.000 horas de trabajo de la planta ourensana en el 2016, y esa actividad se incrementará un 30 % en el 2017, para la producción de 95 aviones al año. La evolución prevista es meteórica, ya que, a partir del 2020, Airbus necesitará entregar hasta 140 unidades al año, según fuentes de Coasa. La planta se encarga del estabilizador horizontal, timones de dirección y motores.

Delta Vigo fue visionaria en el año 2011 al invertir 20 millones de euros en una fábrica en Toledo (Illescas) que hoy fabrica para Airbus el estabilizador horizontal y el elevador de este avión. Este año arrancará una nueva planta en Nigrán, en la que ha inyectado 30 millones.

Udega, la unión de empresas aeronáuticas, producirá piezas de utillaje para Coasa durante toda la vida comercial del avión tras invertir 7 millones. La sociedad formada por Matrigalsa (Vigo), Utingal (Tui), Hispamoldes (Ourense), Tromosa (Santiago), Europrecis (Vigo), Demsu (Mos) y Tune Eureka (Vilagarcía) suma 473 empleos.

Delta Vigo Diseña Una Nueva Línea Productiva Para Boeing En EE UU

Faro de Vigo – 28/01/2017

La compañía Delta Vigo espera poder operar en la nueva planta de Porto do Molle al finalizar el verano teniendo ya “cerrado el año industrial actual”. Según Francisco Puga, presidente de la aeronáutica, a estos trabajos ya firmados se suma un nuevo proyecto de bienes de equipo para el gigante Boeing en Charleston (Carolina del Sur, Estados Unidos), “similar a lo realizado para Airbus en su momento, para los larguerillos del ala”. La firma cerró 2016 con un aumento en la facturación de 5 millones, con lo que rondó los 24, según informó a FARO ayer durante la jornada técnica del Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG).

Puga explicó a FARO que ahora tienen contratos con Airbus y Bombardier, pero que para Boeing entregarán esta línea productiva, “que todavía no se ha transportado hasta allí”. “Trabajar para ellos es importante y se trata de algo tecnológicamente avanzado. Las previsiones para los próximos años son muy buenas”, señaló Puga.

Por su parte, el presidente del CAG, Enrique Mallón, explicó a los medios que este sector industrial gallego incrementó más de un 10% el empleo y un 7% la facturación, unos “números muy buenos” que se espera mejorar este año hasta un crecimiento del 12% en el empleo y del 10% en la facturación.

Ponentes

La jornada celebrada por el CAG (organizada junto a Banco Pastor) también contó con la ponencia del strategy & BD director de Boeing, Eduardo Carrillo, que destacó el potencial de Galicia, en el que “hay empresas, sobre todo en el mundo de los sistemas, que pueden tener un encaje” en una iniciativa que ha puesto en marcha la empresa vinculada a la investigación y desarrollo.

 

Por su parte, tanto Alfonso Moreno, de Babcok Mission Critical Services, como Héctor Estévez, de Centum, presentaron su empresa y los diferentes servicios que ofrecen.

Junto a ellos también intervino Patricia Argerey, directora general de la Axencia Galega de Innovación (GAIN), que explicó que los siete proyectos licitados en el centro de drones de Rozas tienen que ver con la gestión eficiente del territorio (3,9 millones), la seguridad marítima y la calidad de las aguas (4 millones) y también con la gestión del control del tráfico aéreo (6 millones), haciendo así los casi 14 millones anunciados.

La industria aeronáutica gallega crece un 17% en facturación en dos años.

El correo Gallego – 28/01/2017

El sector verá crecer el empleo hasta en un 22 por ciento entre 2016 y 2017. Se superarán los 1.100 puestos actuales.

Los vientos son favorables al ascenso del vuelo del sector aeronáutico gallego. Registrará entre los ejercicios 2016 y 2017 un incremento de la facturación del 17 por ciento con respecto a 2015, en que se certificó un volumen de negocio de más de 320 millones de euros. Este es parte del balance de una industria que solo el año pasado constató un aumento de 10 por ciento en el empleo, hasta alcanzar los 1.100 trabajadores de alta cualificación, y un 7 por ciento en la facturación. En este escenario, en 2017 las previsiones son alcanzar un incremento del negocio en un 10 por ciento, así como más de un 12 por ciento en el empleo. A esto se suma que en los dos últimos años se han aplicado más de 100 millones de inversión por empresas gallegas como Delta Vigo, y  Utingal, entre otras, asi como otros 150 millones de la Xunta de Galicia.

Estos son algunos de los datos sobre los que giró la jornada técnica sobre el presente y el futuro de la industria aeronáutica, organizada en Vigo por el Consorcio Aeronáutico Gallego, presidido por Enrique Mallón.

El presidente del consorcio incidió en la demanda de los grandes fabricantes de “ampliar la cadena de suministro” porque quieren contar con más de un proveedor en casa una de las piezas avionables. ”Nos están empujando y motivando a presentar cada vez nuevas empresas que puedan participar, lógicamente con las certificaciones necesarias, en este sector que está en auge y en crecimiento constante”, explicó.

Enrique Mallón indica que las principales empresas fabricantes han trasladado “su voluntad de estudiar sus posibilidades en el ámbito de los vehículos aéreos no tripulados-drones- ya que van a “contar cada vez más protagonismo en el sector y , ahí las empresas del consorcio también quieren participar”, porque van a ser una gran nicho de mercado. Llama a crear una mayor sensibilización hacia las empresas de aeroestructuras –  que provienen del ámbito de la metalmecánica – por las expectativas de contar con un protagonismo mayor al actual. “Hay que apoyar inversiones en Galicia e intentar que el sector crezca porque en otras partes de España la administración pública va a apoyar a estas empresas”, indica Mallón. Este apunta el desarrollo en Galicia de proyectos relacionados con motores, puertas de aviones, asientos y de utillaje para la construcción de distintas piezas.

PROYECTOS- El representante de la empresa Babcok, que en estos momentos se encuentra construyendo en Rozas un helicóptero no tripulado de 150 kilos, denominado, “lunes” y segundo de 25 kilos. “Lúa”, anuncia que los planes de la empresa pasan por fabricar otros  40 o  60 drones también en Galicia.

Boeing Destaca La Capacidad De Galicia Para Atraer Inversiones

Atlántico – 28/01/2017

La industria prevé un crecimiento del sector aeronáutico del 10% para este año

Dicen repetidamente los empresarios gallegos que lo único que le falta a Galicia es creérselo, en referencia a los conocimientos tecnológicos y la producción industrial que se desarrolla desde la comunidad con repercusiones internacionales. Por si hacía falta, el director de estrategia de Boeing, Eduardo Carrillo, comentó ayer durante unas jornadas sobre la industria aeronáutica que en Galicia “hay capacidades y tecnologías que potencialmente pueden ser bastante útiles” para este sector global.

“Hay empresas, sobre todo en el mundo de los sistemas, que pueden tener un encaje” en una iniciativa que Boeing tiene en marcha en su empresa vinculada a la investigación y desarrollo, destacó Eduardo Carrillo, como Centum, dedicada a la innovación en sistemas de localización para crear aeronaves específicas.
Estas declaraciones se encuadran en la jornada “presente y futuro de la industria aeronáutica”, organizada por el Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG), auspiciado por Asime. En él, el presidente del CAG, Enrique Mallón, destacó que la industria aeronáutica gallega registró en 2016 un incremento de más del 10% en el empleo y del 7% en la facturación, unos “números muy buenos” que se espera mejorar este año aumentando los porcentajes hasta registrar un crecimiento del 12% en el empleo y del 10% en la facturación.
El presidente del CAG añadió que el sector en Galicia tiene “6-7 años garantizados de contratos”; y, respecto a las inversiones, dijo que acumula en los últimos dos años más de 100 millones de las empresas gallegas, a los que se suman otros 150 millones por medio de un proyecto de la Xunta. No obstante, pidió a las administraciones que, como ya ocurre en otros lugares, apoyen las inversiones en Galicia para “intentar que el sector crezca”.

Nivel de empleo

En concreto, indicó que en Galicia hay entre 28 y 30 empresas que trabajan directamente para grandes fabricantes o proveedores de primer nivel, lo que “supone unos 1.100 empleos de alta cualificación, la mayoría en Galicia”.

Sobre este potencial innovador, el director de estrategia de Boeing señaló que la multinacional está “permanentemente buscando tecnologías y soluciones que le permita fabricar y diseñar aviones de una manera más barata”, por lo que, “en la medida que esas soluciones se encuentren en Galicia”, dijo, estarán “encantados”; aunque reparó en que “el mundo aeronáutico es tremendamente competitivo y hay muchas regiones tanto en España como en Europa que quieren competir por un pedazo de pastel”.
Enrique Mallón indicó que tan

to los vehículos aéreos no tripulados (UAV, en sus siglas en inglés) como la aeroestructuras “van a ser un gran nicho de mercado” y “van a tener más protagonismo” en la industria, que también tendrá que trabajar para avanzar en nuevos materiales. “Es un sector con muchas posibilidades de crecimiento, pero hay que seguir apostando” por él, ha mantenido.

El presidente del CAG apuntó que los grandes fabricantes (Boeing, Airbus, Embraer) manifestaron su interés por tener más de un proveedor para cada una de las piezas, para lo que es necesario ampliar la cadena de suministro en elementos como motores, estabilizadores, puertas, asientos, y utillaje para la construcción de determinadas piezas.

La británica Babcock fabricará en serie 60 aeronaves al año en su base de Rozas

La voz de Galicia – 28/01/2017

Ganó una parte de la adjudicación del plan industrial de Rozas como Inaer. Pero desde hace apenas un mes, la empresa dedicada a operaciones de emergencia aérea y mantenimiento de aeronaves en España ha cambiado de nombre, tras ser adquirida por Babcock International Group, empresa de servicios de apoyo de ingeniería, líder en el Reino Unido.Este proceso no ha trastocado en nada el programa de desarrollo de aeronaves no tripuladas que ganó junto con Indra una plaza en el CIAR (Centro de Investigación Aeroportada de Rozas) licitado por la Xunta. Todo lo contrario, la compañía, desde su sede en Londres, acaba de aprobar un plan de desarrollo y producción de aeronaves que pasarán a engrosar la flota de Babcock Internacional, para las misiones contratadas por sus clientes en todo el mundo. Alfonso Lorenzo, técnico del departamento de I+D de Babcock y uno de los responsables del proyecto de Rozas, asegura que la apuesta por la empresa es firme, y que los resultados comenzarán a verse poco a poco.Primer vuelo de prueba«La gente pregunta dónde están los empleos y los aviones prometidos… Bueno estamos hablando de un proyecto industrial y esto requiere su tiempo. Supongo que cuando Citroën se instaló en Vigo hace más de 50 años no empezó a producir miles de coches ni a crear miles de empleos de un día para otro», comentó de manera informal en una pausa de la jornada sobre el sector que ayer celebró en Vigo el Consorcio Aeronáutico Europeo. A modo de muestra de la relevancia del proyecto comprometido con Galicia, el técnico de Babcock avanzó que la compañía está trabajando en estos momentos en dos prototipos de helicóptero no tripulado: «Estamos haciendo los primeros vuelos de prueba con la unidad más pequeña, de menos de 25 kilos, que estará lista a mediados de febrero. Paralelamente avanzamos en el otro prototipo, de más de 150 kilos»,

explicó.Una vez que ambos aparatos obtengan las correspondientes certificaciones, Babcock comenzará la producción en serie, un proceso que se hará íntegramente en Rozas, con la participación de una veintena de proveedores de la comunidad. «Hemos destinado ya algo más de 3 millones de euros en contratas a proveedores

ar la tecnología que desarrollan para Babcock.Otro de los planes de la compañía es la instalación en Rozas de la base de reparaciones de todos los helicópteros, para lo que han comenzado a construir un hangar de 1.200 metros cuadrados.

gallegos», confirmó Alfonso Lorenzo. La producción arrancará en meses (un plazo que no quiso precisar y que condiciona a los tiempos de espera de certificaciones), con una cadencia de 60 unidades al año de ambos aparatos. «Las aeronaves se incorporarán a la flota operativa de Babcock. Estamos hablando de alrededor de 240 unidades en 4 años», avanzó.Trabajo para 6 añosLa firma británica está negociando contratos con los proveedores de manera que puedan comercializ

 

Lorenzo fue uno de los ponentes de la jornada en la que el Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) aprovechó para hacer balance. Según los expuesto, el sector registró en el 2016 un incremento de más del 10 % en el empleo (1.100 trabajadores en total) y del 7 % en la facturación (de la que no hay cifras consolidadas).Son buenos resultados para una industria que espera superarlos este año aumentando los porcentajes hasta registrar un crecimiento del 12 % en el empleo y del 10 % en la facturación, según el CAG.Dice el consorcio que, con los contratos firmados, la mayoría con el constructor Airbus, aunque también con Boeing y Embraer, la carga de trabajo está asegurada para, al menos, durante 6 años.

EL CONSORCIO AERONÁUTICO GALLEGO CELEBRA UNA JORNADA TÉCNICA SOBRE EL PRESENTE Y FUTURO DE LA INDUSTRIA AERONÁUTICA EN GALICIA

Vigo, 27 de enero de 2017

El Consorcio Aeronáutico Gallego, CAG, celebró hoy viernes, 27 de enero, en el Hotel Pazo de Los Escudos, una jornada técnica sobre “El Presente y Futuro de la Industria Aeronáutica”.
Esta jornada técnica, reunió a las principales empresas y entidades relacionadas con la industria. Para ello, contaron con la presencia de relevantes empresas, organismos e instituciones que operan en el territorio nacional e internacional.
La principal intención de este evento fue poner en valor los proyectos que actualmente se están desarrollando en Galicia y en España, así como conocer las oportunidades y previsiones que el sector aeronáutico ofrece a nivel europeo y global, y presentar y promocionar las capacidades de nuestra industria. Además todas estas organizaciones han transmitido de primera mano sus experiencias, impresiones y recomendaciones para aumentar la participación de la industria gallega en este mercado.


La jornada comenzó con un acto de apertura en el cual intervino en primer lugar Enrique M. Mallón, Presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego, quien ha manifestado que “Nuestros objetivos principales son fomentar la industria aeronáutica, crear foros de debate e introducir a empresas en la cadena de suministro aeroespacial.”
La siguiente intervención fue a cargo Fernando Merino, Director General del Pastor Grupo Banco Popular, quien resaltó “La industria aeronáutica se encuentra en una continua evolución, debido al porcentaje de beneficios que ser revierten en I+D+i.”

 

A continuación, intervino Teresa Pedrosa Silva, Delegada del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Vigo, y señaló que, “Nunca triunfa una idea sin que vaya de la mano de las empresas de este país, por eso quiero agradecer al mundo empresarial que hayan escogido Galicia para instalarse”.
Seguidamente dio comienzo la primera mesa sobre Proyectos de la Industria Aeronáutica para Galicia en la cual intervino Patricia Argerey Vilar, Directora General de la Axencia Galega de Innovación, quien afirmó que “Apostamos por un sector con un gran valor añadido, Galicia tiene gran potencial y ha apostado fuertemente por su posicionamiento en la industria espacial”
En siguiente lugar, intervino Alfonso Lorenzo Rodríguez, Departamento de I+D+i de Babcock Mission Critical Services España, quien ha manifestado que ”Realizamos grandes inversiones en formación y entrenamiento para conseguir los mejores equipos de trabajo, deseamos trasladar a Galicia nuestros modelos de formación y simuladores”.
El siguiente turno de intervención fue para Héctor Estévez Pomar, CEO de Centum Research & Technology, el cual afirmó que “Viéndonos desde la industria, estamos en Galicia debido a una serie de agentes y centros de conocimientos muy potentes, nos sentíamos solos, pero a día de hoy hay una gran oportunidad para muchas empresas”.
Después de esta intervención se dio paso a Fernando Agudo Agelet, Director Técnico de Centro de Innovación Aeroespacial de Galicia (CINAE) quien manifestó que “ Nuestro objetivo es la fabricación de una constelación de satélites para el control del tráfico aéreo”
La siguiente mesa versó sobre la Cadena de Suministro, donde se trataron las Oportunidades y Tendencias de Futuro de la misma. Esta intervención estuvo a cargo de José Antonio Ferreras, Responsable de Procurement de AERNNOVA, quien dijo que “En la industria aeronáutica no siempre se entrega a tiempo y en calidad los productos, quien no lo haga en 2 o 3 años estará fuera del mercado, por esto Aernnova y sus premios destacan…”
Después del Networking-Café se abordó la Navegación Aérea y sus Distintos Fines y Utilidades en la cual participó Julio Dorado Calviño, Gerente de AIRNOR manifestando que “Los helicópteros son los tractores del cielo con infinidad de funciones, los drones dejarán de ser de uso militar y fotográfico”
A continuación, Arantxa Sánchez de Rivera, Directora Comercial de PEXA, habló sobre el Segmento de Procesos Finales en España destacando que “Las pinturas de las aeronaves tienen una gran importancia tanto para reducir peso, erosiones, fricciones y uso militar”
Seguidamente, intervino Santiago Hernández Ibáñez, Catedrático de la Universidad de La Coruña que habló sobre los Proyectos de la Industria Aeronáutica para América y comentó que “Las empresas gallegas tienen un gran número de posibilidades de negocio como: fabricación de aeroestructuras, utillaje, ensayos y control de calidad y sistemas de control, entre otros”

 

La última mesa trató sobre los Proyectos de la Industria Aeronáutica para España y Europa. I+D+i, Previsiones y Reflexiones, en la cual Eduardo Carrillo de Albornoz-Braojos, Strategy &BD Director de BOEING manifestó que “Globalidad e Innovación son las características que definen a Boeing, en 2008 hemos conseguido que un avión volase con una pila combustible”
Por último, tuvo lugar el acto de clausura contando con la intervención de Enrique M. Mallón Otero, Presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego quien resaltó que “Todas las empresas partícipes tienen una gran relevancia para el Consorcio Aeronáutico Gallego, nuestro compromiso con el sector está claro. Asistiremos a ferias, foros y congresos, ya que es uno de los pilares más importantes para darse a conocer en el mercado norteamericano”
En último lugar, tomó la palabra Ignacio López Chaves, Delegado Territorial en Vigo de la Xunta de Galicia destacando que “Hay empresas en Galicia que han hecho una gran apuesta por la industria aeronáutica y la Xunta de Galicia apuesta por esta industria, nuestra comunidad es una comunidad saneada y sabemos donde tenemos que invertir el dinero recaudado a través de los impuestos”

Conjugar vanguardia y tradición

Expansión – 12/12/2016

Cuentan mariscadores gallegos que la marea roja, una plaga infecciosa, puede acabar con buena parte de la pesca del mejillón y otros bivalvos, como las vieiras, en las rías gallegas. El negocio del marisco mueve al año 66,5 millones de euros y una producción de 7.500 toneladas vendidas en las lonjas de la región. A estas cifras se suman las 17.860 personas que viven de la pesca y el marisqueo. Por tanto, el impacto de esta plaga supone un peligro para la economía local.

Pero, en la biotecnológica GalChimia han encontrado una doble solución al problema. “Nuestra innovación se basa en nanomateriales que se incorporan en las bateas, donde se crían los mejillones. Con ellos se previene, por una parte, la llegada de la marea roja con varios días de antelación. Así, se pueden retirar los productos antes de que llegue la contaminación y mantenerlos en las plantas mariscadoras. Por otro, ayudan a atacar las toxinas en caso de que el marisco haya sido contaminado”, explica Carme Pampín, consejera delegada de la firma, nacida en 2001 como una spin off de la Universidad de Santiago de Compostela. Factura 1,8 millones de euros anuales.

GalChimia es una de las 219 compañías que innovan en el sector biotecnológico gallego bajo el paraguas del clúster Bioga. Supone uno de los focos emergentes, de mayor interés para impulsar la economía regional. Su crecimiento ha sido notable en los últimos años y, en la actualidad, genera unos ingresos anuales de 250 millones de euros.

Este sector refleja, además, una tendencia en Galicia: el creciente apoyo que están aportando negocios punteros, como la biotecnología, a otros tradicionales de la economía regional, como la pesca. Así, los segundos ganan en competititividad.

“Nuestro sector aporta valor al crecimiento gallego y, en concreto, a actividades claves como la pesca y la agricultura, a las que también se están dedicando recursos de control de plagas, o hacerlos más sostenibles”, resalta Loli Pereiro, responsable de Gestión de Bioga. “El fin es modernizarlos con nuevas herramientas”, resume. “La medicina personalizada destinada a patologías cardiovascuares y neurológicas es otro de los terrenos donde se trabaja”, añade.

Precisamente en el ámbito médico, destaca la labor de firmas como Qubiotech. La compañía surgió como una spin off de la Fundación Ramón Domínguez, entidad gallega dedicada a la investigación médica. Uno de los desarrollos más destacados de Qubiotech es un softwar instalado en la nube, que en cuestión de cinco minutos aporta al médico datos precisos e imágenes a partir de la información recibida de una resonancia magnética o de otros recursos, como el PET . “De momento, esta herramienta está especializada en patologías neurológicas, como la de-
mencia o el Párkinson”, explica Daniel Fernández, director gerente d la compañía. “Aporta resultados sobre la diferencia entre un cerebro sa-
no y otro enfermo. La plataforma es rápida, de fácil acceso para el especialista y, sobre todo, da información más completa que los diagnósticos por imagen tradicionales”, subraya.

Esfuerzos como los de esta compañía gallega contribuyen a impulsar la I+D en la región, cuyo gasto se alzó al 0,87% del PIB gallego en 2014, mientras la media nacional se situó en el 1,23%, según datos del INE. El Ejecutivo gallego tiene en marcha un Plan Estratégico, por el que se asume que hasta 2020 se llegue al 1,7%.

Dentro de los ámbitos de nuevo cuño en estas tierras, el aeronáutico destaca con el mismo empuje que el biotecnológico. Si la biotecnología aporta su ayuda en el mar, la aeronáutica contribuye desde el aire a un mayor control de posibles incidentes en la actividad pesquera de las rías. Para una mejor precisión y más accesibilidad, se sirve de unos dispositivos en boga últimamente: los drones.

Con el fin de impulsar desarrollos con estos sistemas se ha puesto en marcha este año el polo tecnológico e industrial gallego de drones en el aeródromo de Rozas (Lugo), una iniciativa en la que participan al 50% la firma tecnológica Indra y el fabricante de helicópteros Inaer. La inversión asciende a 150 millones de euros y en la planta se fabrican aviones y helicópteros no tripulados.

La iniciativa quiere posicionar a las firmas gallegas del sector en un mercado que moverá 120.000 millones de euros en 2020 a nivel mundial. El proyecto cuenta con el apoyo del Consorcio Aeronáutico Gallego, presidido por Enrique Mallón, integrado por 40 compañías, instituciones y centros tecnológicos. “Controlar la pesca y detectar incendios, una de las grandes amenazas de Galicia cada verano, son algunas de las contribuciones de los drones”, explica.

La OMC desafía a Trump con una multa multimillonaria a Boeing

El País – 28/11/2016

La organización con sede en Ginebra califica de ilegales ayudas por importe de 5.700 millones de dólares.

Antes de la llegada del imprevisible Donald Trump a la Casa Blanca, Estados Unidos y Europa negociaban un acuerdo comercial con una mano y con la otra se enzarzaban a bofetadas, con castigos para Google y Apple a este lado del Atlántico y para Volkswagen y Deutsche Bank en la otra orilla. La Organización Mundial de Comercio (OMC) entra hoy en escena en ese contencioso con un formidable revés para los estadounidenses: la máxima autoridad del comercio internacional ha anunciado una multa de 5.700 millones de dólares (unos 5.400 millones de euros) por subsidios ilegales, dentro del largo contencioso que enfrenta a Estados Unidos y Europa por las ayudas a los gigantes aeronáuticos Boeing y Airbus. Washington podría recurrir esa decisión. Pero la Comisión Europea se ha apresurado a cantar lo que califica como una “victoria sonada”.

“La decisión de la OMC es una importante victoria para la Unión Europea y su industria aeronáutica”, ha asegurado la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström. La OMC considera estrictamente ilegales subsidios por más de 5.000 millones de euros del Estado de Washington a Boeing. Washington ofrecía a esa compañía ayudas fiscales hasta 2040 vinculadas a la fabricación de uno de sus modelos (el 777X) a cambio de fabricarlo en ese Estado y de impedir que pueda producirlo con piezas importadas. “Esperamos que Estados Unidos respete las reglas y elimine esos subsidios sin ningún retraso”. aseguró Malström. La respuesta de Washington será una de las primeras señales de Trump y su América es lo primero.

La resolución forma parte de una larga disputa transatlántica, la mayor en el comercio mundial. Estados Unidos y Europa se han acusado mutuamente de subvencionar la aviación comercial desde 2004, cuando Estados Unidos presentó una reclamación ante la OMC por subsidios ilegales a Airbus. La saga va más allá de esta decisión: la OMC consideraba hace un par de meses que Airbus (la compañía europea) incumplió el dictamen que obligaba a retirar las ayudas por el A380. Y junto a la posible apelación por los subsidios ilegales del Estado de Washington a Boeing, quedan por resolver tanto el caso Airbus como otro caso relacionado con las ayudas a la I+D de la Nasa y el Departamento de Defensa estadounidense al fabricante norteamericano, previsto para la primavera de 2017.

Sede de Boeing en Los Angeles.La UE pugnaba por declarar ilegales hasta 8.700 millones de dólares, que finalmente se han quedado en 5.700 millones. El 777X ha recibido más de 300 pedidos de aerolíneas como Emirates Airline y grupos europeos como Lufthansa, que ahora podrían estar en el aire si la decisión de la OMC obliga a modificar las condiciones de esos contratos. Pero con Trump en la presidencia y una larga lista de casos –los VW, Deutsche Bank, Apple, Google, Starbucks y muchos otros–, los analistas creen que la saga Airbus-Boeing podría degenerar en una escalada de sanciones comerciales a ambos lados del Atlántico, incluso más allá del sector aeronáutico: en una guerra comercial de resultado incierto y que podría implicar la imposición de elevados aranceles. De momento, tras la decisión de septiembre de la institución con sede en Ginebra, Washington acusó a Europa de “desobedecer” las reglas. Y eso aún con Barack Obama en el despacho oval. La UE teme ahora la misma postura por parte de las autoridades estadounidenses. Más aún con Trump al mando.

El parque de drones de Rozas levanta el vuelo

Faro de Vigo – 14/05/2016

Feijóo anuncia que el centro tecnológico para los UAVs arrancará en septiembre y que los primeros contratos con firmas de Vigo llegarán en un mes.

La cuenta atrás del proyecto Civil UAVs Initiative con el que la Xunta quiere impulsar un polo industrial y de desarrollo tecnológico para aeronaves civiles no tripuladas (drones) con las multinacionales Indra e Inaer en Rozas (Castro de Rei, Lugo) ha llegado a su fin. En un acto organizado ayer en el Centro de Investigación Aeroportada del aeródromo lucense, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció que el parque comenzará su actividad en septiembre tras la selección de personal este mes y la firma de los primeros contratos con las empresas subcontratistas en junio, entre las que habrá una decena de compañías viguesas.

Feijóo (2i.) observa uno de los helicópteros que se producirán en el polo de drones de As Rozas (Lugo).En la presentación del proyecto participaron el presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, y el rerente responsable de Inaer, Enrique Nogueroles, así como el director del INTA, Ignacio Azqueta Ortiz, y el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde. Feijóo señaló que se prevé que la construcción del hangar y la instalación del centro de mantenimiento de helicópteros comiencen en julio y los vuelos de prueba, en agosto. Mientras, entre julio y septiembre, se procederá al traslado a Galicia de seis empresas especializadas.

Indra e Inaer resultaron adjudicatarias de este proyecto el pasado febrero en un proceso de licitación pública en el que concurrieron las principales empresas del sector, convirtiéndose Inaer e Indra en socios tecnológicos de la Xunta mediante un acuerdo de colaboración público privada. Según Feijóo, ambas multinacionales han firmado un compromiso con la industria gallega y aseguró que permanecerán en la comunidad hasta 2026. Rozas aspira a convertirse en el centro de una nueva industria aeronáutica vinculada con otros tres emplazamientos. El primero de ellos se situará en Vigo, donde se localizarán importantes infraestructuras, especialmente en cuanto a centros tecnológicos, empresas o la propia universidad olívica. Mientras, el segundo punto se ubicará en Nigrán, en el parque de Porto do Molle, donde se encuentra el Edificio Tecnolóxico Aeroespacial. Por su parte, en Ourense se creará el Grado en Ingeniería Aeroespacial. De esta forma, se conectará el tejido universitario y empresarial de Galicia. Feijóo recordó que se crearán en torno a 600 empleos cualificados y subrayó que destinarán 115 millones al proyecto, entre la Xunta y las empresas, para trasladar a Galicia toda su actividad en este ámbito.

 

El centro de drones de Rozas contratará con 18 empresas gallegas

La Voz de Galicia – 14/05/2016

El desarrollo del proyecto tecnológico e industrial de aviones no tripulados a cargo de Xunta, Indra e Inaer, que tendrá su centro operativo en el aeródromo lucense de Rozas, incluirá la subcontratación de 18 empresas y 13 centros tecnológicos gallegos, e implicará también a las tres universidades de la comunidad. Estos contratos, al amparo de los 115 millones de euros de inversión prevista hasta el año 2020, empezarán a realizarse a partir del mes de julio, según anunció ayer el presidente de la Xunta en la presentación del denominado Proyecto Civil UAVs Iniciative. A esa puesta de largo acudieron no solo altos cargos del Gobierno gallego sino también la cúpula de los socios de este proyecto Feijoo desveló además el calendario que tendrá este proyecto, estratégico para la Xunta, que trata de colocarse en el mapa de un negocio, el de los drones, con mucho recorrido. Según dijo el presidente, este mismo mes empezarán a contratar al personal inicial. Luego, entre julio y septiembre los socios tecnológicos trasladarán la actividad a Galicia de las seis empresas que comprometieron. A inicios de verano construirán un hangar nuevo en el que desarrollarán la actividad; en agosto están previstos los primeros vuelos de prueba; y en septiembre, arrancará la actividad en el Centro Tecnológico de UAVs (aviones no tripulados). Indra e Inaer trasladarán a Galicia la actividad que desarrollan en este tipo de aviones. El compromiso adquirido en el contrato supone que desarrollarán en el centro tecnológico, centrado en el ámbito civil, sistemas para mejorar la prestación de servicios públicos como el control y la prevención de incendios, salvamento marítimo y vigilancia costera, control del furtivismo, gestión de emergencias y recursos turísticos, inventariado y gestión del territorio, entre otros.Pasillo aéreo para dronesInaer, que lleva 20 años operando en Galicia en emergencias médicas aéreas, extinción de incendios y salvamento y rescate, trasladará a Rozas su centro de mantenimiento de aeronaves y creará centros de instrucción de pilotos y operadores de UAVs, además de una ingeniería para certificar aeronaves de más de 25 kilos de peso. Tiene también el compromiso de poner en marcha un centro de control de tráfico para la futura gestión de pasillos aéreos destinados a la navegación de drones de ámbito civil.

La otra pata del proyecto, la multinacional Indra, también lleva tiempo trabajando en Galicia (tiene oficinas en A Coruña). Según recordó ayer en Rozas su presidente, Fernando Abril Martorell, desarrolló el sistema del historial clínico electrónico.Indra e Inaer desarrollarán en Rozas el Targus, un avión que podrá ser opcionalmente pilotado y que será el primero de estas características de España; un helicóptero no tripulado con alta capacidad de carga y un vehículo marino no tripulado, que incorporará un robot submarino para la recogida de muestras y dotado con sistemas de detección de náufragos y equipos de salvamento marítimo. Además de en el aeródromo de Rozas -con 330 hectáreas de superficie, una pista de despegue de 1.190 metros y espacio aéreo segregado para realizar pruebas con UAVs-, los socios tecnológicos dispondrán de una oficina satélite en la Zona Franca de Vigo. En concreto en Porto do Molle, en Nigrán, al lado de la Universidad de Vigo.

.Comienza el proceso de compra de los equipos tecnológicos del centro de investigación, por 5,7 millonesEl procedimiento para la compra de todo el equipo tecnológico del CIAR (Centro de Investigación Aeroportada de Rozas) está ya en marcha. En estos días saldrán a licitación siete lotes, por un valor total de 5,7 millones de euros. El subdirector de experimentación y certificación del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, Bartolomé Marqués Balaguer, que asumió la responsabilidad de poner en marchas las instalaciones de Rozas, señaló ayer que a finales del 2017 estará operativo el centro lucense a pleno rendimiento.

En esta primera fase del concurso realizarán una consulta al mercado sobre los productos tecnológicos de interés para el CIAR, que adquirirán a través de un procedimiento de compra pública de plazo precomercial.«Nosotros -señaló Bartolomé Marqués- definiremos las funcionalidades y las empresas cómo y qué aportan».Marqués, que participó en la mesa redonda en Rozas con representantes de Indra, Inaer y la Xunta, hizo alusión al esfuerzo para poner en marcha la iniciativa de Rozas. Explicó, ante los rectores de la universidades gallegas y representantes políticos y empresariales, que ahora sería interesante crear un máster en vehículos no tripulados.
Según Marqués, no tendría por qué funcionar necesariamente en Ourense, cuya universidad dispondrá de una escuela de ingenieros agrónomos. Explicó que en Huelva tienen un máster y carecen de la escuela que imparte la ingeniería. El director del INTA, por su parte, hizo alusión a los retos que se le plantean a los drones que tienen que asumir.

El centro tecnológico de Rozas estará operativo en septiembre.

La Voz de Galicia – 14/05/2016

 

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, anunció que el centro tecnológico de Rozas -en el municipio lucense de Castro de Rei-, especializado en la investigación en el ámbito de los aviones no tripulados, empezará a funcionar en septiembre y, de hecho, este mes comenzará la contratación del”primer personal”.
Feijóo hizo este anuncio durante la presentación del “Acuerdo de inversiones para el desarrollo del polo tecnológico e industrial de aviones no tripulados de Galicia”, en el que participa la propia Xunta de Galicia y las multinacionales Indra e Inaer, un acto en el que también estuvo presente el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde

La británica Babcock fabricará en serie 60 aeronaves al año en su base de Rozas

La voz de Galicia – 28/01/2017

Ganó una parte de la adjudicación del plan industrial de Rozas como Inaer. Pero desde hace apenas un mes, la empresa dedicada a operaciones de emergencia aérea y mantenimiento de aeronaves en España ha cambiado de nombre, tras ser adquirida por Babcock International Group, empresa de servicios de apoyo de ingeniería, líder en el Reino Unido.Este proceso no ha trastocado en nada el programa de desarrollo de aeronaves no tripuladas que ganó junto con Indra una plaza en el CIAR (Centro de Investigación Aeroportada de Rozas) licitado por la Xunta. Todo lo contrario, la compañía, desde su sede en Londres, acaba de aprobar un plan de desarrollo y producción de aeronaves que pasarán a engrosar la flota de Babcock Internacional, para las misiones contratadas por sus clientes en todo el mundo. Alfonso Lorenzo, técnico del departamento de I+D de Babcock y uno de los responsables del proyecto de Rozas, asegura que la apuesta por la empresa es firme, y que los resultados comenzarán a verse poco a poco.Primer vuelo de prueba«La gente pregunta dónde están los empleos y los aviones prometidos… Bueno estamos hablando de un proyecto industrial y esto requiere su tiempo. Supongo que cuando Citroën se instaló en Vigo hace más de 50 años no empezó a producir miles de coches ni a crear miles de empleos de un día para otro», comentó de manera informal en una pausa de la jornada sobre el sector que ayer celebró en Vigo el Consorcio Aeronáutico Europeo. A modo de muestra de la relevancia del proyecto comprometido con Galicia, el técnico de Babcock avanzó que la compañía está trabajando en estos momentos en dos prototipos de helicóptero no tripulado: «Estamos haciendo los primeros vuelos de prueba con la unidad más pequeña, de menos de 25 kilos, que estará lista a mediados de febrero. Paralelamente avanzamos en el otro prototipo, de más de 150 kilos»,

explicó.Una vez que ambos aparatos obtengan las correspondientes certificaciones, Babcock comenzará la producción en serie, un proceso que se hará íntegramente en Rozas, con la participación de una veintena de proveedores de la comunidad. «Hemos destinado ya algo más de 3 millones de euros en contratas a proveedores

ar la tecnología que desarrollan para Babcock.Otro de los planes de la compañía es la instalación en Rozas de la base de reparaciones de todos los helicópteros, para lo que han comenzado a construir un hangar de 1.200 metros cuadrados.

gallegos», confirmó Alfonso Lorenzo. La producción arrancará en meses (un plazo que no quiso precisar y que condiciona a los tiempos de espera de certificaciones), con una cadencia de 60 unidades al año de ambos aparatos. «Las aeronaves se incorporarán a la flota operativa de Babcock. Estamos hablando de alrededor de 240 unidades en 4 años», avanzó.Trabajo para 6 añosLa firma británica está negociando contratos con los proveedores de manera que puedan comercializ

 

Lorenzo fue uno de los ponentes de la jornada en la que el Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) aprovechó para hacer balance. Según los expuesto, el sector registró en el 2016 un incremento de más del 10 % en el empleo (1.100 trabajadores en total) y del 7 % en la facturación (de la que no hay cifras consolidadas).Son buenos resultados para una industria que espera superarlos este año aumentando los porcentajes hasta registrar un crecimiento del 12 % en el empleo y del 10 % en la facturación, según el CAG.Dice el consorcio que, con los contratos firmados, la mayoría con el constructor Airbus, aunque también con Boeing y Embraer, la carga de trabajo está asegurada para, al menos, durante 6 años.

Conjugar vanguardia y tradición

Expansión – 12/12/2016

Cuentan mariscadores gallegos que la marea roja, una plaga infecciosa, puede acabar con buena parte de la pesca del mejillón y otros bivalvos, como las vieiras, en las rías gallegas. El negocio del marisco mueve al año 66,5 millones de euros y una producción de 7.500 toneladas vendidas en las lonjas de la región. A estas cifras se suman las 17.860 personas que viven de la pesca y el marisqueo. Por tanto, el impacto de esta plaga supone un peligro para la economía local.

Pero, en la biotecnológica GalChimia han encontrado una doble solución al problema. “Nuestra innovación se basa en nanomateriales que se incorporan en las bateas, donde se crían los mejillones. Con ellos se previene, por una parte, la llegada de la marea roja con varios días de antelación. Así, se pueden retirar los productos antes de que llegue la contaminación y mantenerlos en las plantas mariscadoras. Por otro, ayudan a atacar las toxinas en caso de que el marisco haya sido contaminado”, explica Carme Pampín, consejera delegada de la firma, nacida en 2001 como una spin off de la Universidad de Santiago de Compostela. Factura 1,8 millones de euros anuales.

GalChimia es una de las 219 compañías que innovan en el sector biotecnológico gallego bajo el paraguas del clúster Bioga. Supone uno de los focos emergentes, de mayor interés para impulsar la economía regional. Su crecimiento ha sido notable en los últimos años y, en la actualidad, genera unos ingresos anuales de 250 millones de euros.

Este sector refleja, además, una tendencia en Galicia: el creciente apoyo que están aportando negocios punteros, como la biotecnología, a otros tradicionales de la economía regional, como la pesca. Así, los segundos ganan en competititividad.

“Nuestro sector aporta valor al crecimiento gallego y, en concreto, a actividades claves como la pesca y la agricultura, a las que también se están dedicando recursos de control de plagas, o hacerlos más sostenibles”, resalta Loli Pereiro, responsable de Gestión de Bioga. “El fin es modernizarlos con nuevas herramientas”, resume. “La medicina personalizada destinada a patologías cardiovascuares y neurológicas es otro de los terrenos donde se trabaja”, añade.

Precisamente en el ámbito médico, destaca la labor de firmas como Qubiotech. La compañía surgió como una spin off de la Fundación Ramón Domínguez, entidad gallega dedicada a la investigación médica. Uno de los desarrollos más destacados de Qubiotech es un softwar instalado en la nube, que en cuestión de cinco minutos aporta al médico datos precisos e imágenes a partir de la información recibida de una resonancia magnética o de otros recursos, como el PET . “De momento, esta herramienta está especializada en patologías neurológicas, como la de-
mencia o el Párkinson”, explica Daniel Fernández, director gerente d la compañía. “Aporta resultados sobre la diferencia entre un cerebro sa-
no y otro enfermo. La plataforma es rápida, de fácil acceso para el especialista y, sobre todo, da información más completa que los diagnósticos por imagen tradicionales”, subraya.

Esfuerzos como los de esta compañía gallega contribuyen a impulsar la I+D en la región, cuyo gasto se alzó al 0,87% del PIB gallego en 2014, mientras la media nacional se situó en el 1,23%, según datos del INE. El Ejecutivo gallego tiene en marcha un Plan Estratégico, por el que se asume que hasta 2020 se llegue al 1,7%.

Dentro de los ámbitos de nuevo cuño en estas tierras, el aeronáutico destaca con el mismo empuje que el biotecnológico. Si la biotecnología aporta su ayuda en el mar, la aeronáutica contribuye desde el aire a un mayor control de posibles incidentes en la actividad pesquera de las rías. Para una mejor precisión y más accesibilidad, se sirve de unos dispositivos en boga últimamente: los drones.

Con el fin de impulsar desarrollos con estos sistemas se ha puesto en marcha este año el polo tecnológico e industrial gallego de drones en el aeródromo de Rozas (Lugo), una iniciativa en la que participan al 50% la firma tecnológica Indra y el fabricante de helicópteros Inaer. La inversión asciende a 150 millones de euros y en la planta se fabrican aviones y helicópteros no tripulados.

La iniciativa quiere posicionar a las firmas gallegas del sector en un mercado que moverá 120.000 millones de euros en 2020 a nivel mundial. El proyecto cuenta con el apoyo del Consorcio Aeronáutico Gallego, presidido por Enrique Mallón, integrado por 40 compañías, instituciones y centros tecnológicos. “Controlar la pesca y detectar incendios, una de las grandes amenazas de Galicia cada verano, son algunas de las contribuciones de los drones”, explica.

La OMC desafía a Trump con una multa multimillonaria a Boeing

El País – 28/11/2016

La organización con sede en Ginebra califica de ilegales ayudas por importe de 5.700 millones de dólares.

Antes de la llegada del imprevisible Donald Trump a la Casa Blanca, Estados Unidos y Europa negociaban un acuerdo comercial con una mano y con la otra se enzarzaban a bofetadas, con castigos para Google y Apple a este lado del Atlántico y para Volkswagen y Deutsche Bank en la otra orilla. La Organización Mundial de Comercio (OMC) entra hoy en escena en ese contencioso con un formidable revés para los estadounidenses: la máxima autoridad del comercio internacional ha anunciado una multa de 5.700 millones de dólares (unos 5.400 millones de euros) por subsidios ilegales, dentro del largo contencioso que enfrenta a Estados Unidos y Europa por las ayudas a los gigantes aeronáuticos Boeing y Airbus. Washington podría recurrir esa decisión. Pero la Comisión Europea se ha apresurado a cantar lo que califica como una “victoria sonada”.

“La decisión de la OMC es una importante victoria para la Unión Europea y su industria aeronáutica”, ha asegurado la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström. La OMC considera estrictamente ilegales subsidios por más de 5.000 millones de euros del Estado de Washington a Boeing. Washington ofrecía a esa compañía ayudas fiscales hasta 2040 vinculadas a la fabricación de uno de sus modelos (el 777X) a cambio de fabricarlo en ese Estado y de impedir que pueda producirlo con piezas importadas. “Esperamos que Estados Unidos respete las reglas y elimine esos subsidios sin ningún retraso”. aseguró Malström. La respuesta de Washington será una de las primeras señales de Trump y su América es lo primero.

La resolución forma parte de una larga disputa transatlántica, la mayor en el comercio mundial. Estados Unidos y Europa se han acusado mutuamente de subvencionar la aviación comercial desde 2004, cuando Estados Unidos presentó una reclamación ante la OMC por subsidios ilegales a Airbus. La saga va más allá de esta decisión: la OMC consideraba hace un par de meses que Airbus (la compañía europea) incumplió el dictamen que obligaba a retirar las ayudas por el A380. Y junto a la posible apelación por los subsidios ilegales del Estado de Washington a Boeing, quedan por resolver tanto el caso Airbus como otro caso relacionado con las ayudas a la I+D de la Nasa y el Departamento de Defensa estadounidense al fabricante norteamericano, previsto para la primavera de 2017.

Sede de Boeing en Los Angeles.La UE pugnaba por declarar ilegales hasta 8.700 millones de dólares, que finalmente se han quedado en 5.700 millones. El 777X ha recibido más de 300 pedidos de aerolíneas como Emirates Airline y grupos europeos como Lufthansa, que ahora podrían estar en el aire si la decisión de la OMC obliga a modificar las condiciones de esos contratos. Pero con Trump en la presidencia y una larga lista de casos –los VW, Deutsche Bank, Apple, Google, Starbucks y muchos otros–, los analistas creen que la saga Airbus-Boeing podría degenerar en una escalada de sanciones comerciales a ambos lados del Atlántico, incluso más allá del sector aeronáutico: en una guerra comercial de resultado incierto y que podría implicar la imposición de elevados aranceles. De momento, tras la decisión de septiembre de la institución con sede en Ginebra, Washington acusó a Europa de “desobedecer” las reglas. Y eso aún con Barack Obama en el despacho oval. La UE teme ahora la misma postura por parte de las autoridades estadounidenses. Más aún con Trump al mando.

El parque de drones de Rozas levanta el vuelo

Faro de Vigo – 14/05/2016

Feijóo anuncia que el centro tecnológico para los UAVs arrancará en septiembre y que los primeros contratos con firmas de Vigo llegarán en un mes.

La cuenta atrás del proyecto Civil UAVs Initiative con el que la Xunta quiere impulsar un polo industrial y de desarrollo tecnológico para aeronaves civiles no tripuladas (drones) con las multinacionales Indra e Inaer en Rozas (Castro de Rei, Lugo) ha llegado a su fin. En un acto organizado ayer en el Centro de Investigación Aeroportada del aeródromo lucense, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció que el parque comenzará su actividad en septiembre tras la selección de personal este mes y la firma de los primeros contratos con las empresas subcontratistas en junio, entre las que habrá una decena de compañías viguesas.

Feijóo (2i.) observa uno de los helicópteros que se producirán en el polo de drones de As Rozas (Lugo).En la presentación del proyecto participaron el presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, y el rerente responsable de Inaer, Enrique Nogueroles, así como el director del INTA, Ignacio Azqueta Ortiz, y el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde. Feijóo señaló que se prevé que la construcción del hangar y la instalación del centro de mantenimiento de helicópteros comiencen en julio y los vuelos de prueba, en agosto. Mientras, entre julio y septiembre, se procederá al traslado a Galicia de seis empresas especializadas.

Indra e Inaer resultaron adjudicatarias de este proyecto el pasado febrero en un proceso de licitación pública en el que concurrieron las principales empresas del sector, convirtiéndose Inaer e Indra en socios tecnológicos de la Xunta mediante un acuerdo de colaboración público privada. Según Feijóo, ambas multinacionales han firmado un compromiso con la industria gallega y aseguró que permanecerán en la comunidad hasta 2026. Rozas aspira a convertirse en el centro de una nueva industria aeronáutica vinculada con otros tres emplazamientos. El primero de ellos se situará en Vigo, donde se localizarán importantes infraestructuras, especialmente en cuanto a centros tecnológicos, empresas o la propia universidad olívica. Mientras, el segundo punto se ubicará en Nigrán, en el parque de Porto do Molle, donde se encuentra el Edificio Tecnolóxico Aeroespacial. Por su parte, en Ourense se creará el Grado en Ingeniería Aeroespacial. De esta forma, se conectará el tejido universitario y empresarial de Galicia. Feijóo recordó que se crearán en torno a 600 empleos cualificados y subrayó que destinarán 115 millones al proyecto, entre la Xunta y las empresas, para trasladar a Galicia toda su actividad en este ámbito.

 

El centro de drones de Rozas contratará con 18 empresas gallegas

La Voz de Galicia – 14/05/2016

El desarrollo del proyecto tecnológico e industrial de aviones no tripulados a cargo de Xunta, Indra e Inaer, que tendrá su centro operativo en el aeródromo lucense de Rozas, incluirá la subcontratación de 18 empresas y 13 centros tecnológicos gallegos, e implicará también a las tres universidades de la comunidad. Estos contratos, al amparo de los 115 millones de euros de inversión prevista hasta el año 2020, empezarán a realizarse a partir del mes de julio, según anunció ayer el presidente de la Xunta en la presentación del denominado Proyecto Civil UAVs Iniciative. A esa puesta de largo acudieron no solo altos cargos del Gobierno gallego sino también la cúpula de los socios de este proyecto Feijoo desveló además el calendario que tendrá este proyecto, estratégico para la Xunta, que trata de colocarse en el mapa de un negocio, el de los drones, con mucho recorrido. Según dijo el presidente, este mismo mes empezarán a contratar al personal inicial. Luego, entre julio y septiembre los socios tecnológicos trasladarán la actividad a Galicia de las seis empresas que comprometieron. A inicios de verano construirán un hangar nuevo en el que desarrollarán la actividad; en agosto están previstos los primeros vuelos de prueba; y en septiembre, arrancará la actividad en el Centro Tecnológico de UAVs (aviones no tripulados). Indra e Inaer trasladarán a Galicia la actividad que desarrollan en este tipo de aviones. El compromiso adquirido en el contrato supone que desarrollarán en el centro tecnológico, centrado en el ámbito civil, sistemas para mejorar la prestación de servicios públicos como el control y la prevención de incendios, salvamento marítimo y vigilancia costera, control del furtivismo, gestión de emergencias y recursos turísticos, inventariado y gestión del territorio, entre otros.Pasillo aéreo para dronesInaer, que lleva 20 años operando en Galicia en emergencias médicas aéreas, extinción de incendios y salvamento y rescate, trasladará a Rozas su centro de mantenimiento de aeronaves y creará centros de instrucción de pilotos y operadores de UAVs, además de una ingeniería para certificar aeronaves de más de 25 kilos de peso. Tiene también el compromiso de poner en marcha un centro de control de tráfico para la futura gestión de pasillos aéreos destinados a la navegación de drones de ámbito civil.

La otra pata del proyecto, la multinacional Indra, también lleva tiempo trabajando en Galicia (tiene oficinas en A Coruña). Según recordó ayer en Rozas su presidente, Fernando Abril Martorell, desarrolló el sistema del historial clínico electrónico.Indra e Inaer desarrollarán en Rozas el Targus, un avión que podrá ser opcionalmente pilotado y que será el primero de estas características de España; un helicóptero no tripulado con alta capacidad de carga y un vehículo marino no tripulado, que incorporará un robot submarino para la recogida de muestras y dotado con sistemas de detección de náufragos y equipos de salvamento marítimo. Además de en el aeródromo de Rozas -con 330 hectáreas de superficie, una pista de despegue de 1.190 metros y espacio aéreo segregado para realizar pruebas con UAVs-, los socios tecnológicos dispondrán de una oficina satélite en la Zona Franca de Vigo. En concreto en Porto do Molle, en Nigrán, al lado de la Universidad de Vigo.

Comienza el proceso de compra de los equipos tecnológicos del centro de investigación, por 5,7 millonesEl procedimiento para la compra de todo el equipo tecnológico del CIAR (Centro de Investigación Aeroportada de Rozas) está ya en marcha. En estos días saldrán a licitación siete lotes, por un valor total de 5,7 millones de euros. El subdirector de experimentación y certificación del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, Bartolomé Marqués Balaguer, que asumió la responsabilidad de poner en marchas las instalaciones de Rozas, señaló ayer que a finales del 2017 estará operativo el centro lucense a pleno rendimiento.

En esta primera fase del concurso realizarán una consulta al mercado sobre los productos tecnológicos de interés para el CIAR, que adquirirán a través de un procedimiento de compra pública de plazo precomercial.«Nosotros -señaló Bartolomé Marqués- definiremos las funcionalidades y las empresas cómo y qué aportan».Marqués, que participó en la mesa redonda en Rozas con representantes de Indra, Inaer y la Xunta, hizo alusión al esfuerzo para poner en marcha la iniciativa de Rozas. Explicó, ante los rectores de la universidades gallegas y representantes políticos y empresariales, que ahora sería interesante crear un máster en vehículos no tripulados.
Según Marqués, no tendría por qué funcionar necesariamente en Ourense, cuya universidad dispondrá de una escuela de ingenieros agrónomos. Explicó que en Huelva tienen un máster y carecen de la escuela que imparte la ingeniería. El director del INTA, por su parte, hizo alusión a los retos que se le plantean a los drones que tienen que asumir.

El centro tecnológico de Rozas estará operativo en septiembre.

La Voz de Galicia – 14/05/2016

 

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, anunció que el centro tecnológico de Rozas -en el municipio lucense de Castro de Rei-, especializado en la investigación en el ámbito de los aviones no tripulados, empezará a funcionar en septiembre y, de hecho, este mes comenzará la contratación del”primer personal”.
Feijóo hizo este anuncio durante la presentación del “Acuerdo de inversiones para el desarrollo del polo tecnológico e industrial de aviones no tripulados de Galicia”, en el que participa la propia Xunta de Galicia y las multinacionales Indra e Inaer, un acto en el que también estuvo presente el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde